El espacio empieza a tener un gran atasco (y eso puede traer terribles consecuencias)
  1. Tecnología
  2. Ciencia
RIESGO DE COLISIONES Y MUERTES

El espacio empieza a tener un gran atasco (y eso puede traer terribles consecuencias)

No hay normativa reguladora y las compañías que lanzan satélites cada vez son más

placeholder Foto: Simulación de la basura espacial en órbita alrededor de la Tierra.
Simulación de la basura espacial en órbita alrededor de la Tierra.

En 1978, el científico de la NASA Donald Kessler ya lo había advertido. Sostenía que el espacio sobre la Tierra podría algún día estar tan abarrotado, tan contaminado por satélites activos y residuos de exploraciones espaciales, que podría hacer más difíciles, si no imposibles, los futuros esfuerzos espaciales.

Ahora, el CEO de Rocket Lab, una empresa de lanzamiento de cohetes, ha alertado que su compañía ya está empezando a experimentar el efecto de la creciente congestión en el espacio exterior.

Foto:  Lanzamiento de SpaceX

Peter Beck señala que el gran número de objetos en el espacio en la actualidad, un número que está creciendo rápidamente en parte por Starlink, la constelación de satélites de Internet de SpaceX, está haciendo más difícil encontrar un camino claro para que los cohetes lancen nuevos satélites.

Dificultades desde la Tierra

"Esto tiene un impacto masivo desde el punto de vista del lanzamiento", indica a CNN. “Los cohetes tienen que tratar de abrirse camino entre estas constelaciones de satélites".

El objetivo de SpaceX, la compañía de Elon Musk, es poner en órbita entre 12.000 y 40.000 satélites

Y parte del problema radica en el hecho de la falta de regulación del espacio exterior. El último tratado internacional ampliamente acordado no ha sido actualizado en cinco décadas y eso ha provocado que sea la propia industria espacial comercial la que se autorregule.

Beck acusa a SpaceX, la compañía de Elon Musk, de ser la causante de esta saturación espacial. En los últimos 12 meses, la empresa ha lanzado más de 700 satélites para asegurar la conexión a Internet en el planeta. Ya es la mayor constelación de satélites con diferencia, y la compañía planea hacerla crecer hasta llegar a una cifra entre 12.000 y 40.000 satélites. Por su parte, Rocket Lab apenas ha lanzado 55 satélites en los dos últimos años.

placeholder SpaceX lanzando satélites al espacio para crear una red de internet de alta velocidad a nivel global. Foto: EFE Cortesía SpaceX
SpaceX lanzando satélites al espacio para crear una red de internet de alta velocidad a nivel global. Foto: EFE Cortesía SpaceX

Los investigadores llevan advirtiendo desde hace décadas de las consecuencias devastadoras que puede provocar la congestión en el espacio exterior. Volviendo a Kessler, sostenía que si el tráfico espacial se vuelve demasiado denso, una sola colisión entre dos objetos podría desencadenar una desastrosa reacción en cadena.

Un trozo de escombros chocaría con un satélite y ese impacto (como un accidente de coche pero a 27.000 km/hora), podría generar cientos o miles de nuevos trozos de escombros por sí mismo. Esos nuevos pedazos podrían golpear otros objetos en órbita, los cuales colisionarían con otros objetos, y así sucesivamente, hasta que la órbita terrestre baja se saturaría con una cantidad creciente de proyectiles incontrolables.

Y cualquiera de ellos podría derribar un satélite, un cohete lanzador o incluso una estación espacial en órbita con humanos dentro.

Un peligro para todos

Algunos expertos advierten que las zonas de la órbita terrestre baja ya han alcanzado una masa crítica de congestión.

El Tratado del Espacio Exterior de 1967 sigue siendo el principal documento internacional que regula la actividad en el espacio ultraterrestre

Moriba Jah, astrodinamista de la Universidad de Texas en Austin y uno de los principales expertos en tráfico espacial, señala que la mayor parte de la órbita de la Tierra por debajo de los 750 kilómetros se está convirtiendo en una zona de peligro.

Jah espera que los operadores de satélites y compañías de cohetes, compartan datos de localización en tiempo real de sus cohetes y satélites para hacer las predicciones de posibles colisiones más precisas, algo que no se hace.

Foto: La entrada del satélite en la atmósfera pudo verse desde varios lugares del mundo (Foto: Twitter)

Aunque no ha habido ninguna colisión este año, advierte Jah, podría ser sólo cuestión de tiempo.

El problema reside en que cada vez más empresas, aparte de las mencionadas, van a construir sus propias constelaciones gigantes, siendo Amazon y OneWeb, las más importantes.

placeholder Futuro satélite ClearSpace 1, encargado de retirar basura espacial alrededor de la Tierra. Foto: EFE  Escuela Politécnica Federal de Lausana
Futuro satélite ClearSpace 1, encargado de retirar basura espacial alrededor de la Tierra. Foto: EFE Escuela Politécnica Federal de Lausana

A este problema se suman las grandes cantidades de basura espacial que actualmente surcan el espacio, como partes de cohetes desaparecidos, satélites muertos y residuos de colisiones anteriores.

El Tratado del Espacio Exterior de 1967, que sigue siendo el principal documento internacional que regula la actividad en el espacio ultraterrestre, se acordó en un momento en que sólo dos gobiernos iban al espacio.

Ahora que más países y empresas comerciales están también en el negocio de los vuelos espaciales, los reguladores no quieren crear un entorno sin ley, pero son reticentes a imponer nuevas normas por temor a que otros países puedan llegar a ser más dominantes en el espacio.

SpaceX Astronomía Amazon Elon Musk Basura espacial Espacio
El redactor recomienda