Cae a la Tierra uno de los satélites más antiguos de la NASA: fue lanzado en 1964
  1. Tecnología
  2. Ciencia
SE DESINTEGRÓ AL REENTRAR EN LA ATMÓSFERA

Cae a la Tierra uno de los satélites más antiguos de la NASA: fue lanzado en 1964

A pesar de que dejó de estar en funcionamiento en 1971, ha estado casi medio siglo orbitando nuestro planeta sin ninguna utilidad

placeholder Foto: La entrada del satélite en la atmósfera pudo verse desde varios lugares del mundo (Foto: Twitter)
La entrada del satélite en la atmósfera pudo verse desde varios lugares del mundo (Foto: Twitter)

En el mes de septiembre de 1964, la NASA lanzó al espacio el satélite OGO-1, el acrónimo de Observatorio Geofísico Orbital-1, por sus siglas en inglés. Se trataba de una misión destinada a que los científicos pudieran entender el entorno magnético que existe alrededor de la Tierra y estuvo en funcionamiento siete años, hasta 1971.

Desde entonces, el satélite no había dejado de estar dando vueltas alrededor de la Tierra hasta que este pasado fin de semana, por fin, caía sobre nuestro planeta. La NASA ha confirmado que el OGO-1, que fue el primero de una serie de cinco satélites que se enviaron hace más de 50 años al exterior, ha sido el último de ellos en caer.

A lo largo de ese tiempo, el satélite ha ido orbitando sin un rumbo fijo, pero con el tiempo ha ido perdiendo velocidad, lo que ha provocado que, a su vez, le hiciera perder altitud. La razón es que los satélites que orbitan alrededor de la Tierra chocan con todo tipo de partículas o basura espacial, lo que, finalmente, lleva a que vuelvan a entrar en la atmósfera terrestre.

Más de 8.000 objetos en el espacio

Tal y como publica Space, el satélite OGO-1 regresó a la atmósfera el sábado 29 de agosto. Lo hizo tal y como había previsto la NASA, al sur del Océano Pacífico, y a pesar de sus casi 500 kilos de peso, nunca representó ningún riesgo para la población ya que se quemó en su entrada en la atmósfera terrestre.

El satélite se adelantó casi media hora según el horario que había pronosticado la NASA y lo hizo, aproximadamente, a unos 160 kilómetros al sureste de Tahití, en la Polinesia Francesa. Según el portavoz de la agencia espacial norteamericana Josh Handal, estuvo vigilado en todo momento tanto desde las instalaciones centrales como desde la propia isla del Pacífico.

El OGO-1 era uno más de los satélites no operativos que orbitaban la Tierra. Según la NASA, actualmente hay más de 3.000 satélites en funcionamiento, pero la basura espacial no deja de crecer: se calcula que hay otros 8.000 objetos alrededor de la Tierra entre satélites que han terminado su vida útil y otras partes que se han ido desprendiendo de las naves enviadas al espacio y que aún no han reentrado en la atmósfera terrestre.

NASA Basura espacial Planeta Tierra
El redactor recomienda