COMBINANDO FÁRMACOS RELAJANTES

Desarrollan una técnica para eliminar el dolor en la extracción de cálculos renales

El tratamiento se suministraría directamente en el ureter y aliviaría significativamente el dolor a través de la relajación muscular de la zona

Foto: Corte transversal de los riñones (iStock)
Corte transversal de los riñones (iStock)

Extirpar las piedras renales puede resultar insoportablemente doloroso, pero unos investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y del Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos) han ideado un tratamiento que podría hacer que el paso de cálculos renales sea más rápido y menos doloroso.

El equipo de investigadores ha identificado una combinación de dos medicamentos que relajan las paredes del uréter (el tubo que conecta los riñones con la vejiga) y se pueden administrar directamente a la zona con un instrumento similar al catéter. Con ello, las piedras podrían moverse a través del tubo más fácilmente y sin dolor. Este tipo de tratamiento también podría facilitar y hacer menos dolorosa la inserción de estents (malla extensible que se utiliza para abrir conductos del cuerpo que han sido previamente tapadas) en el uréter, que a veces se hace después de que se pasa un cálculo renal, para evitar que el tubo se bloquee o se desplome.

Los cálculos renales están formados de cristales duros, que se acumulan en los riñones cuando hay demasiados desechos sólidos en la orina y no hay suficiente líquido para limpiarlo. Se estima que alrededor de uno de cada diez personas tendrá un cálculo renal en algún momento de sus vidas. Mientras que las piedras más grandes requieren cirugía, el plan de tratamiento habitual es simplemente esperar a que pasen las piedras, lo que tarda un promedio de diez días. Los pacientes reciben analgésicos, así como un medicamento oral que está destinado a ayudar a relajar el uréter, pero los estudios han ofrecido evidencia contradictoria sobre si este medicamento realmente ayuda.

Diez por ciento de la población, afectada

Según nos cuenta SciTechDaily, Michael Cima, del MIT, y Brian Eisner, del Hospital General de Massachusetts, pensaron que entregar un relajante muscular directamente al uréter podría ofrecer una mejor alternativa. La mayor parte del dolor por pasar un cálculo renal surge de calambres e inflamación en el uréter a medida que los cálculos pasan a través del tubo estrecho, por lo que relajar los músculos que rodean el tubo podría ayudar a aliviar este trance.

Se identificaron dos fármacos que funcionaron y descubrieron que tenían mejores resultados si actuaban juntos

Con ayuda de Christopher Lee, autor principal del estudio, que se ha publicado en la revista científica 'Nature Biomedical Engineering', seleccionaron 18 medicamentos utilizados para tratar afecciones, como la presión arterial alta o el glaucoma, y los expusieron a las células ureterales humanas cultivadas en un plato de laboratorio, donde podían medir cuánto relajaban estos fármacos las células musculares.

Llegaron a la conclusión de que si mandaban estos fármacos directamente al uréter, podrían obtener un efecto de relajación mucho mayor que a través de la vía oral, al mismo tiempo que minimizaban posibles consecuencias al resto del cuerpo.

Identificaron dos medicamentos que funcionaron especialmente bien, y descubrieron que tenían mejores resultados cuando se administraban juntos. Uno de ellos es la nifedipino, un bloqueador de los canales de calcio utilizado para tratar la presión arterial alta, y el otro es un tipo de fármaco conocido como ROCK (rho quinasa), un inhibidor usado para tratar el glaucoma.

Los investigadores probaron varias dosis de esta combinación de fármacos en uréteres extraídos de cerdos y demostraron que podían reducir drásticamente la frecuencia y la longitud de las contracciones del uréter. Las pruebas en cerdos vivos también mostraron que el tratamiento casi eliminó las contracciones de este conducto.

No afecta a otros órganos

Para estos experimentos, los investigadores suministraron los fármacos utilizando un cistoscopio, que es muy similar a un catéter, pero tiene un pequeño canal de fibra óptica que puede conectarse a una cámara o lente. Gracias a esto, detectaron que los medicamentos no estaban presentes en el torrente sanguíneo de los animales, lo que sugiere que los medicamentos permanecieron en el revestimiento del uréter y no se fueron a ninguna otra parte del cuerpo, lo que disminuiría el riesgo de posibles efectos secundarios.

Según los investigadores, se necesitan más estudios para determinar cuánto dura el efecto relajante muscular y cuánta relajación se necesitaría para acelerar el paso de piedra, pero ya es un primer paso, y muy importante, para aliviar el dolor de la extracción de cálculos renales.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios