EN EL SUR DE INGLATERRA

Una cría de foca herida muere asustada por los humanos: querían hacerse un selfie

Una red de pesca había provocado una grave herida, pero en vez de llamar a los servicios médicos, las personas que la descubrieron la asustaron rodeándola para hacerse fotos

Foto: La cría tenía una grave herida en una de sus aletas que le había provocado una infección mortal (Foto: Twitter/RSPCA)
La cría tenía una grave herida en una de sus aletas que le había provocado una infección mortal (Foto: Twitter/RSPCA)

Una cría de foca llegó herida a la playa de Chesil, una localidad del condado de Dorset, en el sur de Inglaterra. Una red de pesca la había causado una grave lesión en una aleta, llegándole a cortar parte del hueso. El mamífero marino se había salido del mar en un último intento por salvar su vida, pero no contaba con la presencia de humanos en la playa.

Muchas personas se dirigieron hacia la foca con la intención de hacerse un selfie junto al animal. Sin embargo, lo que para los humanos era una distracción perfecta para una mañana del fin de semana, para el mamífero fue su sentencia de muerte: se asustó de la presencia de tantas personas a su alrededor y decidió volver a introducirse en el agua con sus heridas.

Varias horas después, la cría de foca regresó a la costa por segunda vez, pero en esta ocasión apenas quedaban humanos en la playa, ya que estaba anocheciendo. Sin embargo, una persona se dio cuenta de las graves heridas del animal y llamó al RSPCA, la mayor organización de bienestar animal del Reino Unido.

No pudieron hacer nada

La primera persona que se hizo cargo de la cría fue Derek Davey, un experto en animales que vive en la zona y que cuidó a la foca hasta que pudo ser trasladada a un hospital del RSPCA. Allí trataron sus heridas, pero no pudieron salvar su vida: horas más tarde moría por culpa de una infección.

Probablemente la foca hubiera muerto igual, pero la actuación de los humanos solo sirvió para alargar su agonía al asustarla

Derek Davey ha explicado a LadBible que es probable que la foca hubiera muerto de todas formas, por la gravedad de sus heridas, pero el hecho de que las personas la asustaran acercándose para hacerse un selfie le hizo volver al mar, retrasando su rescate. Lo peor es que prolongaron su agonía y nadie se preocupó de su estado de salud.

El experto en animales señaló que el mamífero "tenía una red de pesca alrededor de su aleta que se había clavado en el hueso y había infectado la herida. Rodear a la foca para hacerse fotografías solo logró asustar al animal y, aunque regresó horas después, solo retrasó su rescate y alargó su muerte”.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios