COSTABA MÁS DE 21 DÓLARES

Esta gaviota robó el bocadillo de langosta a una profesora (y ha conquistado internet)

En el mismo instante en el que la profesora universitaria apretaba el botón para hacer la foto, la gaviota entraba en acción y cogía el bocadillo con su pico

Foto: (Foto: Wikipedia)
(Foto: Wikipedia)

Alicia Jessop es profesora de Leyes del Deporte en la Pepperdine University de California y colabora habitual del Washington Post. Estaba de viaje por la costa este de Estados Unidos cuando el pasado fin de semana quiso probar un famoso sándwich de un restaurante del estado de Maine. Sin embargo, cuando se preparaba para hacer una foto al rico bocadillo de langosta que había comprado poco antes, las cosas no salieron como pensaba.

Alicia sostenía el sándwich con una mano mientras con la otra se preparaba para hacer la fotografía cuando una gaviota decidió convertirse en la protagonista del momento. En el mismo instante en el que la profesora universitaria apretaba el botón para hacer la foto, la gaviota entraba en acción y cogía el bocadillo con su enorme pico para robárselo a su dueña.

Alicia se quedó impactada pero con una imagen que ella misma subió a su cuenta de Twitter y que, en apenas un par de días, se ha convertido en viral. Más de 200.000 personas han dado un me gusta, casi 30.000 lo han retuiteado y unas 5.000 han comentado la imagen más viral del fin de semana en las redes sociales.

Una foto algo cara

La propia Alicia subía una segunda fotografía apenas una hora después posando delante del restaurante en el que se había comprado el sándwich: “43 dólares y un ataque de gaviota más tarde, estoy disfrutando de mi primer bocadillo de langosta en Fox´s Lobster House en York, Maine”.

Alicia tuvo que comprarse un segundo bocadillo que no era precisamente barato: 21,95 dólares, según la carta del restaurante, unos 19 euros al cambio. Reconoce a The Guardian que “estaba realmente avergonzada. Escuchas historias de personas que suben fotos locas a Instagram y se hacen daño a sí mismos y me dije, 'Oh, Dios mío, ahora eres esa persona’. Acababa de desperdiciar 21 dólares por una foto”.

Ha explicado que tardó unos 20 segundos en encuadrar la imagen y poder sacar la foto perfecta del sándwich, pero lo que se encontró fue a la gaviota al notar que algo se agitaba en su mano: "En ese momento me di cuenta de que la gaviota se había abalanzado sobre el bocadillo y ni siquiera la había visto venir. Es un pájaro realmente inteligente y todo sucedió muy rápido". Alicia recordará su viaje para conocer Maine durante mucho tiempo gracias a esta anécdota.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios