INCREMENTO DE MUERTES POR COLISIÓN CON BARCOS

El corredor de la muerte de los cachalotes está en Canarias: "Los barcos deben frenar"

Cada vez que un lince ibérico es atropellado en Andalucía se produce una gran alarma social. ¿Por qué no sucede lo mismo con grandes y vulnerables especies marinas en Canarias?

Foto: Fotograma del vídeo en el que se ve a un calderón con la cola amputada por el choque con un barco (Francis Pérez)
Fotograma del vídeo en el que se ve a un calderón con la cola amputada por el choque con un barco (Francis Pérez)

El pasado 27 de marzo murió al sur de Tenerife un ejemplar de calderón tropical de unos siete meses de edad. Se llamaba Hope, pero el nombre se lo pusieron Jacobo Marrero, Francis Pérez y otros voluntarios mientras estaban eutanasiando al cetáceo.

El mamífero sufría una sección de la aleta caudal que suponía prácticamente la amputación de su cola y el código deontológico veterinario impone que el protocolo para un "animal con heridas físicas que comprometen su vida y síntomas de sufrimiento por causas antropogénicas" es la eutanasia. La causa de ese corte fue la colisión con una embarcación, muy probablemente un ferry de alta velocidad como los que conectan Tenerife con Gran Canaria y el resto de islas del archipiélago.

El calderón es el quinto ejemplar ejecutado en Canarias tras la colisión con un barco en lo que llevamos de año, aunque los expertos estiman que este número siempre suele estar infravalorado, dado que sólo se cuentan los que se contemplan o los que acaban varados en la orilla. Muchos otros mueren en mitad del mar y jamás son contabilizados.

"En Canarias se juntan especies de carácter migratorio como los rorcuales, que atraviesan el archipiélago en primavera de Sur a Norte y en otoño de Norte a Sur porque se reproducen en aguas cálidas y se alimentan en aguas frías", explica a Teknautas Natacha Aguilar de Soto, experta en cetáceos de la Universidad de La Laguna, "pero también hay población residente de al menos nueve especies como el cachalote, el calderón tropical, dos especies de zifios, el delfín mular..."

Un cachalote varado en Banda Aceh, Indonesia (Reuters)
Un cachalote varado en Banda Aceh, Indonesia (Reuters)

Las colisiones son más habituales en cetáceos de buceo profundo, que son habituales los especímenes residentes en estas aguas, la zona con mayor riqueza de cetáceos de España y de gran parte de Europa. De las más de 30 especies identificadas, la más delicada ecológicamente es el cachalote, catalogado como vulnerable por la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (IUCN) debido principalmente a tres causas: colisiones con barcos, pesca de los recursos de los que se alimenta y la contaminación marina.

En los últimos diez años, la media de cachalotes muertos en aguas del archipiélago por un choque con barcos está de entre dos y tres anuales (según datos de la Red de Varamiento de Canarias) lo cual no parece un número enorme pero es suficiente para quebrar un equilibrio ecológico muy delicado. En primer lugar, porque 2,5 es también la media de nacimientos de estos cetáceos, pero el resultado final de la ecuación no es cero —las gallinas que entran por las que salen— sino que acaba resultando negativo.

"Canarias es uno de los pocos centros de reproducción en el Atlántico Norte, aquí durante todo el año encontramos grupos de guardería de hembras y crías juveniles de cachalote", dice esta bióloga marina. Esperan a que los machos, que suelen frecuentar latitudes más altas para alimentarse, regresen a áreas tropicales y sub-tropicales para aparearse.

Distribución mundial de los cachalotes (Wikimedia Commons)
Distribución mundial de los cachalotes (Wikimedia Commons)

Es decir, existe una población permanente de hembras y crías a la que, en época de migración, se unen los solitarios cachalotes macho. De ahí el trajín, especialmente notable en el sur de Tenerife o en el corredor entre esta isla y la vecina Gran Canaria.

Las 'cachalotas' sostienen la pirámide

Estas hembras junto a las de Madeira forman, además, un grupo genético aislado y diferente al de las Islas Azores y otras zonas del Atlántico. Curiosamente, son de las pocas especies que comparten con el ser humano tener la menopausia, y no es por casualidad.

"Los cachalotes tienen una estructura social matrilineal en la que los grupos se organizan alrededor de las hembras más viejas", explica Aguilar de Soto, "que ejercen de guías y de mantenedoras de la estructura y la cohesión social". Estas son precisamente las que más a menudo se encuentran varadas en Canarias.

Natacha Aguilar de Soto (ULL)
Natacha Aguilar de Soto (ULL)

Dada la pirámide que forman, perder a una cachalote madura por colisión equivale a fragmentar el escalafón y que posteriormente, otros cachalotes jóvenes acaben desorientados y muertos. "Si esa hembra estaba cuidando a una cría o a un juvenil, estos también van a acabar muriendo".

Por tanto, existen dos opciones para los cetáceos canarios. Si esta pérdida poblacional no es subsanada por otros ejemplares procedentes de Madeira, el censo de 230 cachalotes que se hizo hace pocos años no tiene más opción que reducirse drásticamente. Si es subsanada por nuevos ejemplares, llevaría al archipiélago a ser considerado lo que los biólogos llaman un "sumidero atractivo", un lugar en principio idóneo para aparearse pero que también acaba siendo una trampa.

Plan de choque

En junio del año pasado, el Ministerio de Transición Ecológica lanzó un ambicioso plan para proteger a los cetáceos... del Mediterráneo. Un corredor de 85 kilómetros o la prohibición de las prospecciones entre Alicante y Girona que, evidentemente, dejaba a los cachalotes o calderones de Canarias igual de desamparados que antes de anunciar la medida.

Las islas cuentan con varias reservas marinas, en La Palma, El Hierro y Lanzarote (cuya principal finalidad es la sostenibilidad pesquera) y después tiene otra veintena de áreas catalogadas como Zonas de Especial Protección de la red Natura 2000 o Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), en su mayoría zonas pegadas a la costa: playas, bahías o sebadales.

Un cachalote hembra de unos 10 metros de largo y unas 9 toneladas de peso fue encontrado muerto en la bahía de Santa Cruz de Tenerife (EFE)
Un cachalote hembra de unos 10 metros de largo y unas 9 toneladas de peso fue encontrado muerto en la bahía de Santa Cruz de Tenerife (EFE)

Las zonas de tránsito de los grandes cetáceos son, por tanto, un área oscura en las tareas de conservación, dado que coinciden con las rutas de paso de los ferrys interinsulares de Fred Olsen o Naviera Armas, embarcaciones de pequeña eslora o grandes buques y cruceros turísticos. Sería como querer instalar un Parque Natural en mitad de una autopista.

Además, hay acciones que escaparían incluso al ámbito regional o nacional dado que afectarían a las rutas del tráfico marítimo internacional. Por ello, si tuviese que tomar una única medida urgente, Natacha Aguilar de Soto lo tendría claro: "Reducir desde ya la velocidad de los barcos cuando pasen por zonas de concentración de cetáceos, que además están ya declaradas como áreas de especial conservación de la Unión Europea o España", y para los ferrys rápidos, "hacer cambios de ruta cuando sea posible para evitar esas zonas".

La tecnología también jugaría un papel en la conservación de los cetáceos en estas zonas. Pese a que los barcos llevan años usando sónar para evitar las colisiones, los expertos piden añadir a esto otras tecnologías de detección térmica que impidan más casos como el de Hope, el calderón que fue bautizado porque se moría.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios