SE TRATA DE UNA RANA ACUÁTICA DE SEHUENCA

Romeo, la rana más solitaria del mundo, halla a su Julieta (y salva a toda su especie)

Después de nueve años buscando una hembra de rana acuática de Sehuenca para conseguir perpetuar una especie condenada a la extinción, los expertos han logrado un milagro

Foto:

La rana más solitaria del mundo tiene nombre propio: Romeo. Hace nueve años, cuando tan solo tenía uno de edad, unos científicos consiguieron encontrar a esta rana acuática de Sehuenca, una especie que ya entonces se consideraba extinguida. Pero el descubrimiento de este macho abrió un mundo de posibilidades, para el que era condición 'sine qua non' encontrar una hembra para que la especie pudiera continuar viva. Hoy, hay buenas noticias para Romeo.

Después de diez años de vida, los expertos han conseguido encontrar otros cinco ejemplares de esta misma especie, entre ellos, dos hembras. La dificultad para hallarlas radica en que la zona en la que tradicionalmente se han criado es un lugar de muy difícil acceso. En concreto, en un bosque nublado que se sitúa al oeste de La Paz (Bolivia). La fortuna ha querido que los investigadores encuentren lo que necesitaban, pero continúa la carrera contrarreloj.

Y es que estas especies solo viven un máximo de 15 años, por lo que a Romeo solo le quedan cinco para poder tener descendencia y, así, conseguir perpetuar una especie que se consideraba ya desaparecida. Para ello, los científicos deben ahora de poner en funcionamiento un programa de reproducción en cautiverio que permita que Romeo y su Julieta puedan tener renacuajos que consigan hacer posible el milagro que hace una década se creía imposible.

Sin embargo, antes de comenzar este ciclo reproductivo, los expertos son conscientes de que necesitan tiempo para solucionar un primer problema: y es que estos cinco nuevos especímenes se encuentran en cuarentena por culpa de la quitridiomicosis, una enfermedad infecciosa que nace como consecuencia de un hongo que se está convirtiendo en uno de los grandes problemas para la supervivencia de los anfibios que habitan en la zona.

Romeo saltó a la fama hace unos años, cuando los científicos que la encontraron y que se encargan de cuidarla decidieron crearle un perfil en una conocida página de citas: "En cuanto a quién estoy buscando, no soy demasiado exigente. Solo necesito otras Sehuencas como yo. De lo contrario, toda mi existencia tal y como la conocemos terminará. Si estás dispuesto a ayudar a un viejo Romeo, trata de encontrar a su única Julieta", se explica en su perfil.

Un lustro después de aquel curioso anuncio, Romeo ha encontrado a su particular Julieta. Antes de intentarlo con la rana acuática de Sehuenca, los expertos ya lo consiguieron con otras dos especies de anfibios, una de ella natural de España: ya se consiguió con el sapo de Kihansi en Tanzania y con el sapillo balear de Mallorca. En ambos casos, se pudieron reintroducir en su hábitat natural tras conseguir que se reprodujeran y así perpetuaran su especie.

Cuando parecía que todo estaba perdido, la rana de Sehuenca ha encontrado una maravillosa oportunidad para que su especie continúe viva. De momento, tiene cinco años por delante para conseguirlo. Tras el hallazgo de hembras de la misma especie, la rana más solitaria del mundo no volverá a estar sin compañía nunca más: ahora queda por ver si Romeo y su particular Julieta consiguen traer renacuajos al mundo. Una oportunidad que no se puede dejar pasar.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios