lA EXTENSIÓN de LA COMUNIDAD DE MADRID en 1 año

Estamos destruyendo el Amazonas a la velocidad más rápida de la última década

Las cifras alertan de un aumento del 13 por ciento en la deforestación sólo en el último año, aunque ha crecido casi el doble desde 2012

Foto: Una plantación de aceite de palma, en mitad del Amazonas (Reuters)
Una plantación de aceite de palma, en mitad del Amazonas (Reuters)

Hay dos formas de ver un vaso: medio lleno o medio vacío. Dos ministerios de Brasil, el de Medio Ambiente y el de Ciencia y Tecnología, han publicado un informe conjunto en el que explican que la deforestación del Amazonas ha caído un 60 por ciento si lo comparamos con las peores cifras de su historia, las registradas entre los años 1994 y 2005.

Sin embargo, mirando fríamente los datos, lo cierto es que 2018 está siendo el peor año de la década en cuanto a la tala de árboles. Desde 2008 no se daban unas cifras tan preocupantes: entre julio de 2017 y agosto de 2018 se perdieron 7.900 hectáreas de bosque, aproximadamente toda la extensión de la Provincia de A Coruña o de la Comunidad de Madrid.

Las cifras del gobierno brasileño no pueden ser más preocupantes
Las cifras del gobierno brasileño no pueden ser más preocupantes

Mientras las autoridades sacan pecho y ven el vaso medio lleno, con cifras inferiores a las de la época más negra del Amazonas, las ONGs conservacionistas y que se encargan de velar por el cuidado de los bosques lo ven medio vacío. Y temen a lo que está por llegar, tras el triunfo de Jair Bolsonaro en las últimas elecciones presidenciales.

Preocupa el nuevo presidente

La campaña electoral del populista Bolsonaro fue muy dura con sus intenciones acerca del futuro del mayor bosque del planeta. Quiere levantar las protecciones de las que hoy gozan los indígenas, desmantelar el Ministerio de Medio Ambiente y que sea el Ministerio de Agricultura quien maneje los asuntos relacionados con la Amazonía.

El futuro no puede pintar más negro: las ONGs que cuidan del bosque aseguran que el Ministerio de Agricultura está en manos de grandes empresarios que sólo buscan su interés económico y no velan por el cuidado de la tierra. Es más, Bolsonaro ha asegurado que piensa retirar a Brasil del acuerdo climático de París, una decisión que también tomo Donald Trump nada más llegar a la Casa Blanca.

El Ministro de Medio Ambiente brasileño, Edson Duarte, asegura que son los madereros ilegales quienes provocan “el aumento de la delincuencia organizada que destroza ilegalmente el Amazonas”. En declaraciones que recoge IFL Science, Duarte asegura que los delincuentes están asociados a otros asuntos turbios como el tráfico de armas. El futuro del Amazonas no puede ser menos halagüeño

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios