llevan desde 2016 denunciando su ineficacia

Los veterinarios, contra el censo genético de perros de Madrid: "No tiene ni pies ni cabeza"

Los colegiados de media España, incluidos los de Madrid, ven el proyecto "innecesario" y creen que solo encarecerá el coste de tener una mascota en la capital

Foto: (Foto: EFE)
(Foto: EFE)

Lleva años siendo uno de los grandes planes de la administración de Ahora Madrid, aunque aún a día de hoy no existe un plan definitivo para ponerlo en marcha. Oficializar este censo genético de mascotas, del que hace un mes se filtró hasta el coste para los dueños de los canes (unos 35 euros), es uno de los proyectos clave de la política de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, pero se han encontrado un buen enemigo enfrente, los propios veterinarios.

El objetivo del equipo liderado por Manuela Carmena es conseguir que esta identificación por ADN sea una ayuda para encontrar y denunciar a los propietarios de animales que no recojan las heces de sus mascotas, pero expertos y colegios de veterinarios de todo el país siguen denunciando la ineficacia y elevado coste de esta medida. “Es un follón de dinero sin prácticamente ninguna garantía de éxito”, explica a Teknautas Federico Vilaplana, presidente del Colegio de Veterinarios de Cádiz.

Él, como máximo representante del colegio en la provincia andaluza, consiguió que la propia capital gaditana diese marcha atrás a su proyecto de crear identificaciones genéticas para sus mascotas, pero el avance del proyecto madrileño (ya ha pasado por la consulta popular) ha encendido las alarmas entre los colegiados. Ya hay ciudades como Málaga o pueblos como Meco (Madrid) que tienen en vigor una medida similar y varios que lo están debatiendo, pero ahora tanto Vilaplana como sus compañeros del resto de comunidades temen que la instauración de este proyecto en Madrid funcione como una especie de onda expansiva.

"Nosotros llevamos años diciendo que es algo innecesario y que apenas hay garantías de que vaya a funcionar. Imagina todo lo que hay que hacer para analizar un solo excremento: tiene que ser un policía u otro funcionario el que recoja la muestra, de ahí tienen que llevarla a hacer las costosas pruebas al laboratorio y ver si coincide con uno de los perros censados. Si después de todo eso la prueba sale negativa serían recursos del contribuyente gastados para nada”, explica el veterinario.

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

Los problemas no se acaban en el apartado más logístico y económico del asunto, sino que la falta de garantía de éxito también se ve en la parte más científica, según los veterinarios. "Los excrementos se pueden mezclar con otros anteriores o puede que alguien los toque y entonces de nada serviría el análisis. Es más, si alguien deja los excrementos de su perro y el mío va y mea encima, la prueba estaría contaminada", argumenta Vilaplana.

En Madrid también están contra el proyecto

Fuera de Cádiz, en la Comunidad de Madrid, a pesar de que ya hay municipios como Meco que son pioneros en estos métodos, el Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid (COLVEMA) también comparte la postura de Vilaplana. "Según está el proyecto de la capital a día de hoy creemos que no tiene ni pies ni cabeza y es hasta contraproducente poner una medida así a nivel municipal", comenta el veterinario Manuel Lázaro, vocal del COLVEMA, a este periódico. “La normativa apenas da beneficios al dueño del animal, pero sí eleva el coste de tener una mascota con todos los papeles en regla”.

Ya en 2016, después de que Ahora Madrid abriese el debate sobre esta normativa siguiendo los pasos de Meco, esta institución mandó un informe al Ayuntamiento desaconsejando el proyecto, pero su recomendación no frenó la idea de la administración municipal. “Creemos que es algo que puede sonar muy bien cuando no se piensa en el fondo del asunto, pero necesita de una condiciones y unas estructuras tan complejas que hacen casi imposible que sea algo funcional”, explica Lázaro.

Este veterinario madrileño con 30 años de experiencia ve muy complicado que esta medida funcione en una ciudad con unos 280.000 perros censados y cree que al final solo penalizará a los usuarios que siempre cumplen las reglas. “El dueño que no quiera que al Ayuntamiento registre el ADN de su mascota solo tendrá que censarlo en otro pueblo”.

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

Tanto Lázaro como Vilaplana creen que hay otras formas más baratas y eficientes para acabar con la proliferación de excrementos en las calles. “Creemos que la clave está en la educación de los dueños de los perros y en la mano dura en las multas. En cuanto a la identificación con el microchip que es algo instaurado en toda Europa ya funcionamos perfectamente”, argumenta el veterinario gaditano.

Por su parte, el Consistorio capitalino, a través de su área de Medio Ambiente, ha asegurado a este periódico que el proyecto solo está en fase de estudio aunque ya haya pasado la fase de consultas. "El Ayuntamiento está estudiando la posibilidad y lo quiere incluir en la futura ordenanza de limpieza y residuos, pero aún no hay ni un borrador inicial todavía", explican desde el Ayuntamiento. Además, aseguran que se va a ver en contacto con el Colegio de Veterinarios de Madrid para estudiar todas posibilidades.

El "éxito" de la medida en otros municipios

A pesar de la unidad entre los veterinarios, el debate sobre el uso de estas técnicas está más abierto de lo que parece y sale de las murallas madrileñas. El 1 de enero se empezó a multar a dueños con este método en Málaga y en toda España ya hay más de 20 municipios con la medida instalada o en fase de estudio.

En pueblos como Mislata o Xàtiva (Valencia), que llevan desde 2016 con este método, aseguran que es "todo un éxito", y que han conseguido acabar con 90% de las heces caninas dejadas en las calles de estos municipios. Incluso desde el primero de esos pueblos aseguran que fue mucho más barato este proyecto que la limpieza de los excrementos.

(Foto: Flickr)
(Foto: Flickr)

¿El secreto para tal éxito? Según las administraciones de estos pueblos se reduce a algo tan sencillo como el carácter disuasorio de esta medida. Las multas por no recoger lo hecho por tu perro conlleva una multa de 200 euros, mientras que si te cogen sin tener el perro registrado puedes llegar a pagar un total de 300.

A la espera de ver qué ocurre finalmente con la ordenanza madrileña cada vez son más los municipios que importan esta medida, a pesar de los veterinarios.

Todos los pueblos con medidas similares

Comunidad de Madrid. Meco. Torrejón de Ardoz, Alcobendas, Getafe y San Agustín de Guadalix (interesados).

Valencia: Xàtiva, Mislata, Alboraya, Bocairent y Almussafes.

Alicante: Crevillent y Alcoy.

Málaga: Malaga, Rincón de la Victoria y Ojén.

Granada: Maracena.

Huelva: Bonares.

Zaragoza: Maria de Huerva.

La Rioja: Ezcaray, en fase de identificación.

Barcelona: La Mancomunidad del Cardener, de los municipios Callus, Suria y Sant Joan de Vilatorrada. Parets del Vallès, Tordera y Hostalets de Pierola 

Girona: Ribes de Freser.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios