Es noticia
Menú
El sensor con el que Xiaomi quiere cambiar el funcionamiento de la fotografía móvil
  1. Tecnología
OCUPA UN TERCIO DE SU NUEVO MÓVIL

El sensor con el que Xiaomi quiere cambiar el funcionamiento de la fotografía móvil

Durante años, la industria se centró en vendernos el número de pixeles como sinónimo de calidad fotográfica. Pero Xiaomi ha puesto otro elemento en el fotoco de atención: el tamaño del sensor. Y el de su último móvil es enorme

Foto: Vista de la nueva cámara de Xiaomi. Foto: Xiaomi.
Vista de la nueva cámara de Xiaomi. Foto: Xiaomi.

Si hay alguien que haya hecho daño a la industria de las cámaras fotográficas, han sido los fabricantes de 'smartphones'. La constante evolución de los teléfonos móviles en este apartado ha logrado que millones de personas de todo el mundo se conformen (y estén muy satisfechos) con lo que tienen en el bolsillo y descarten comprarse un dispositivos dedicados. Esta competición ha derivado en otras carreras como la del número de megapíxeles. Durante muchos años nos llevan vendiendo el incremento en los megapíxeles como un sinónimo de mejor calidad, cayendo muchas veces en la hipérbole y sin comunicar claramente el sentido o la utilidad de estas novedades.

Algo parecido ha pasado con el número de sensores. En los últimos cursos hemos asistido a una avalancha de móviles asequibles o baratos que anunciaban a bombo y platillo cámaras cuádruples donde se incluían piezas dedicadas a captar la profundidad o el modo macro que a la hora de la verdad servían de poco. La última cuenta de este rosario de exageraciones sean los terminales que ofrecen zoom mágicos de 100 o 120 aumentos que en realidad son recortes de la imagen de dudosa calidad cuando se exprimen al máximo.

Foto: Vista de la Xiaomi TV F2, que funciona con Fire TV. (Foto: EC)

La magia de una pulgada

Sin embargo, el último movimiento de Xiaomi ha puesto el foco de atención en otro lugar: el tamaño del sensor. Lo ha hecho con su último móvil, el M12S Ultra, presentado este lunes en China, país del que probablemente tarde en salir, comercialmente hablando, si alguna vez lo llega a hacer. Este terminal tendrá una cámara triple cuya pieza principal, de 50 megapíxeles, tendrá un sensor de una pulgada de tamaño que mide 13,2 por 8,8 milímetros.

Esta pieza se jalona con un gran angular (48MP) y un teleobjetivo (48MP) que permitirá cinco aumentos ópticos. Esta última pieza, el teleobjetivo, promete también lograr 120 aumentos de forma digital. Nadie se libra de las exageraciones.

Por cierto, esta cámara es fruto de la alianza de la marca china con Leica, un fabricante mítico en la industria fotográfica, que anteriormente se alió también con Huawei. Estos matrimonios son cada vez más comunes. Por ejemplo, Oppo y OnePlus se unieron a Hasselblad. El problema de todo esto es que estas asociaciones se limitan al calibrado de las imágenes, el procesado, la creación de filtros o de algún modo de disparo. Y a día de hoy, pocos sabrían señalar qué parte hay de verdad y qué parte hay de marketing en todo esto.

placeholder Foto: Xiaomi.
Foto: Xiaomi.

No hay que olvidar que los tres móviles de referencia en fotografía (iPhone, los Galaxy de Samsung y los Pixel de Google) no han recurrido nunca a una alianza de este tipo. En el caso de Xiaomi, Leica, además de mejorar la interfaz o los modos de disparo disponibles en la app, también ha colaborado en la parte física del dispositivo, al ocuparse del revestimiento posterior del módulo de la cámara, hecho de un material que ayudará a reducir, según la compañía, los reflejos que se producen y se plasman en la imagen cuando se toman imágenes nocturnas, evitando los destellos, por ejemplo que se forman cuando se fotografían las farolas. El módulo de la cámara, por cierto, ocupa nada más y nada menos que un tercio de la parte trasera.

Sony, el socio clave

Pero volvamos al sensor principal del Mi 12S Ultra, el que mide una pulgada de tamaño. Para hacernos una idea, esta medida supone casi el doble (1,7) de superficie que el sensor principal de un terminal de referencia como el Galaxy S22 Ultra de Samsung. Es un IMX 989 firmado por Sony, lo que ya dice bastante del experimento. No hay que olvidar que Sony es un proveedor de referencia para los fabricantes de telefonía móvil en lo que se refiere a sensores de cámaras de foto. En los últimos, otros, como Samsung, han empezado a hacer ruido con sus creaciones pero lo cierto es que los nipones mantienen el liderato oficioso en este mercado. La factura del desarrollo del IMX 989 se eleva hasta los 7,5 millones de dólares, como la propia compañía ha reconocido.

Es cierto que Xiaomi ha conseguido que la atención se centre en esto, pero no es ni mucho menos la primera empresa que hace uso de un sensor de una pulgada. La propia Sony ya lo hizo a finales del pasado año con el Xperia Pro-I, presentado el pasado otoño. Otras marcas como Sharp también hicieron uso de esta tecnología. Sin embargo, no hay que olvidar que estas compañías, por mucho nombre que tengan en la electrónica de consumo, no dejan de ser meros figurantes en el mercado de los 'smartphones'. El caso de Xiaomi no es exactamente igual, ya que el bloque óptico consigue cubrir y aprovechar todo el sensor, cosa que no habían logrado los que habían apostado por algo similar anteriormente.

Todo esto para qué

¿Cuáles son los beneficios de incluir algo así? Sin entrar en demasiados vericuetos técnicos, se puede resumir que el tamaño del sensor tiene implicaciones directas en el resultado y en la calidad de la imagen. Es cierto que hay otros elementos, como la profundidad de campo o el tipo de lente, pero este es bastante importante. Aumentar el tamaño, permite aumentar los receptores y eso es sinónimo de más luz en cada toma. Y eso ayuda a necesitar menos tiempo de exposición cuando las condiciones de luminosidad no son buenas pero también ayuda a tener más información en condiciones normales. Gracias a esta pieza, Xiaomi promete un mejor rendimiento con poca luz, un enfoque más rápido y un rango dinámico mejorado gracias al nuevo sensor de imagen. Aseguran, además, que son capaces de capturar más del 77% de luz que el iPhone 13 Pro.

placeholder Foto: Sony.
Foto: Sony.

Esta mayor captura de luz, implica no tener que recurrir a técnicas de 'pixel binning' tan agresivas o fuertes procesados basados en la inteligencia artificial, logrando un procesado más natural y más rápido. El 'pixel binning', grosso modo, se puede resumir, grosso modo, como la agrupación de píxeles para crear píxeles más grandes y así capturar más luz. Por ejemplo, una cámara de 64 megapíxeles que recurra a esta técnica dispararía en condiciones de baja luminosidad con 16 para capturar más luz a cambio de perder resolución.

Este tecnología es la que utiliza, por ejemplo, Samsung en su sensor más avanzado, el ISOCELL H3. Esta pieza ofrece una resolución de 200 megapíxeles, lo que supone una de las mayores resoluciones existentes. Para ello han tenido que crear unos píxeles extremadamente pequeños, de 0,56 micras. Sin embargo, cuando van a disparar en entornos difíciles, combinan 4 de estos 'minipixeles' para crear un súper píxel.

Hasta aquí hemos hablado y mucho de la cámara de Xiaomi. Sin embargo, no hay que olvidar que el 12S Ultra es un móvil. Cuenta con una pantalla AMOLED de 6,73 pulgadas, con una tasa de refresco de 120 Hz. En su interior monta un procesador Qualcomm Snapdragon 8+ Gen 1. La memoria interna será de 256 o 512GB y la RAM de 8 o 12. Cuenta con una bateria 4,860 mAh con carga de 67W. La carta de especificaciones se completa con otras cosas como resistencia IP68 al agua y al polvo, Dolby Atmos y cuatro altavoces de Harman Kardom. El precio de salida ronda los 6.000 yuanes, que al cambio actual serían unos 860 euros. Sin embargo, no hay planes por ahora de que este móvil se venda en Europa.

Si hay alguien que haya hecho daño a la industria de las cámaras fotográficas, han sido los fabricantes de 'smartphones'. La constante evolución de los teléfonos móviles en este apartado ha logrado que millones de personas de todo el mundo se conformen (y estén muy satisfechos) con lo que tienen en el bolsillo y descarten comprarse un dispositivos dedicados. Esta competición ha derivado en otras carreras como la del número de megapíxeles. Durante muchos años nos llevan vendiendo el incremento en los megapíxeles como un sinónimo de mejor calidad, cayendo muchas veces en la hipérbole y sin comunicar claramente el sentido o la utilidad de estas novedades.

Fotografía