Es noticia
Menú
Picasso no come Picasso: la familia del pintor hunde el plan del bisnieto de forrarse a su costa
  1. Tecnología
La burbuja de los NFT llega a todos

Picasso no come Picasso: la familia del pintor hunde el plan del bisnieto de forrarse a su costa

Una pujante agencia de talentos y dos miembros de la familia Picasso querían conseguir un hito en el mercado del arte digital, pero su apuesta va camino del desastre

Foto: Imagen: L. Martín.
Imagen: L. Martín.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El plan era claro. Florian Picasso y su madre Marina Plcasso, bisnieto y nieta de Pablo Picasso respectivamente, cogerían una obra inédita del artista malagueño guardada en su colección privada y la llevarían al millonario mercado de los NFT en forma de 1.010 réplicas digitales de la creación de su antepasado colgadas en la Blockchain. Además, la original, la física, la subastarían en una gran casa para dar más tirón al proyecto. Se vendería como un paso clave en la historia del arte con un importante rédito económico para sus impulsores. Nadie podría resistirse a tener el primer Picasso acuñado en el mundo digital en plena fiebre de este mundo. Todo era perfecto salvo por un pequeño detalle, no contaban con los derechos de autor.

Bajo el nombre 'Man and the Beat', el proyecto de estos dos Picasso tenía incluso su propia canción, 'Tomorrow', en la que Florian, DJ de profesión, comparte pista con la superestrellas John Legend y el rapero Nas. Un elenco de primer nivel que debía suponer la guinda de un pastel montado junto a firmas de gestión de talentos, productores y todo tipo de empresas interesadas en dar su propio pelotazo en el febril mercado NFT. Pero ni siquiera esta unión les ha servido para cumplir su objetivo. Tras la negativa del resto de la familia Picasso de incluir la firma del pintor en estas piezas de obras digitales, su idea se ha hundido.

Foto: Algunos de los avatares de Bored Ape Yatch Club. (BAYC)

Ni el atractivo de la obra inédita, una cerámica de Marina Picasso (hija de Paulo, el primogénito del pintor y nacido de su relación con la bailarina rusa Olga Khokhlova), la madre de Florian, al cual adoptó hace algunas décadas en Vietnam, ni los 1.000 NFT que se anunciaron, ni el uso de artistas más que consagrados han sido suficiente. Solo tres semanas después de anunciar su lanzamiento y tras más de un año de trabajo, no queda nada del proyecto revolucionario.

La venta de los NFT, que se habían acuñado y vendido en colaboración con la plataforma Origin Protocol, se ha cerrado misteriosamente, según se puede ver en la página del proyecto. En esa misma web se lee que solo se han conseguido vender el 10% de todos los 'tokens' ofertados (unos 110 de los 1.010 acuñados). La mayoría tenían un precio de salida de 2 eths, unos 5.000 dólares al cambio actual. Y en Nifty Gateway, el otro 'marketplace' en el que se podrían encontrar las obras, únicamente hay dos a la venta, puestos por sus dueños, y sin apenas ofertas o actividad. Además, no hay ni rastro de la supuesta subasta.

En un momento de explosión de este mercado, con situaciones como la de un joven indonesio que consiguió vender su colección de selfis por un millón de euros al convertirlas en NFT, ¿a qué se debe este pinchazo de un proyecto con tanto renombre? Todo apunta a que influyó algo que ocurrió justo después de anunciar el lanzamiento del proyecto y que es clave en toda la burbuja actual de este mercado: si vendían los NFT como supuestos Picassos, sería una "falsificación". Así lo declaró la familia Picasso (dueña de los derechos de autor de su familiar) y lo repite su abogado, el francés Jean-Jacques Neuer, en conversación con El Confidencial. "Ninguno de esos NFT pueden ser considerados como Picassos porque no han sido aprobados por la familia". Y eso no ha gustado al mercado.

Con la llegada del arte al Blockchain, el 'copyright' vive un momento de debate en el entorno digital, con fraudes y clones de obras por doquier que se venden como si fueran originales. Y ni siquiera un proyecto como este, con toda una familia de artistas detrás y una gran agencia de representación apoyando, se libra de estos problemas que, como en este caso, pueden dar al traste con todo el trabajo.

Un año de trabajo en la fiebre NFT

Aunque todo el foco se ha puesto en Florian y Marina Picasso, lo cierto es que todo lo montado con 'Man and the beat', no es algo inventado simplemente por ellos, sino que forma parte de un plan de un nuevo gigante de la música que también se ha querido sumar a la ola especulativa de los NFT. Como explicaban en la revista Forbes, y confirma el propio Neuer a este periódico, tras el plan está Milk&Honey. Una compañía de gestión de talento que está creciendo como la espuma en el sector musical y deportivo y está detrás de proyectos musicales de artistas como Dua Lipa, Justin Bieber, Doja Cat o Drake. Los NFT de Picasso iban a ser su primer gran salto al mundo de las 'cripto' con su rama Milk&Honey Labs.

Desde El Confidencial nos hemos puesto en contacto con esta empresa, pero no hemos recibido respuesta al cierre de este artículo. Aunque gracias a lo contado a Forbes, en una entrevista realizada antes de que todo estallase, es fácil hacerse una idea del proceso llevado a cabo hasta el golpetazo actual. En la revista explican que el cofundador y jefe de MHL, Alex Harrow, y el agente de Florian Picasso, Cyril Noterman, tuvieron la idea del proyecto un día durante una llamada, y Harrow "gestionó el trato trabajando con una amplia gama de partes que también incluían al presidente de Spin Artists, David Brady; Nicolás Guarino de ArtRedefined; Eric Galen de Greenspoon Marder; y Stuart Price, el creador de éxitos detrás de 'Levatating' de Dua Lipa, y que produjo finalmente 'Tomorrow".

Para conseguir a Legend y Nas, aseguran, no tuvieron muchos problemas. El primero dijo que sí en un instante, y se inspiró viendo una obra de Picasso y el segundo, uno de los artistas que se ha convertido en fanático de las criptomonedas, tampoco puso problemas. No hay cifras por parte de los implicados sobre lo que ha podido costar todo el proyecto ni información sobre quién ha cargado con los costes, pero el papel de esta empresa es tan importante que Neuer asegura que se han dirigido directamente a ellos para que aclararan en cada punto del proyecto que nada podría considerarse como "un Picasso".

Como explica también Neuer, todo cambió justo después del anuncio del lanzamiento en una entrevista realizada para la agencia estadounidense AP la última semana de enero. El abogado, que deja claro que en la familia no hay rupturas personales "no hay problemas con Florian o Marina, son parte de la familia" y que achacan todo a problemas de comunicación, sí explica que tras leer la entrevista y todos los reportes posteriores se afanaron en mandar un mensaje aclarando que en ningún momento se tratarían de NFT oficiales de Picasso. Se trataba de una obra creada personalmente por Florian y todos los impulsores del mismo. "Dejamos claro que nadie puede reclamar una de estas obras como un Picasso real, no lo es, la familia no lo ha aprobado ni puede venderse así, de hacerlo sería una falsificación", insiste.

El volantazo dio al traste con el plan inicial que ya habían puesto en marcha todos los implicados y el propio Florian tuvo que contar en sus redes sociales que el lanzamiento se retrasaba. Pusieron 'disclaimers' avisando de lo que se estaba comprando en realidad y se relanzó la idea de una forma mucho más discreta, pero los problemas no se quedaron ahí. La casa de subastas Sotheby's también aclaró que no tenía nada que ver con todo esto y la cerámica original finalmente se vendió como un 'regalo' que acompañaba al primer NFT de la colección que fue subastado, una edición única que se colocó por 40.000 dólares y cuyo dueño se llevó, de paso, un Picasso real. "Con la cerámica no hay ningún problema, forma parte de la colección de Marina y está todo correcto", aclara Neuer.

¿Cómo se puede ir todo al traste por no aclarar detalles tan básicos? Ni por parte de la agencia, ni por la de Florian (también preguntada por este medio), ni por la de la familia aciertan a explicarlo, pero todos se ciñen a un problema de comunicación generado a partir de matices en ciertas entrevistas y en la web del proyecto. Pero, ¿se queda solo en eso? Tanto el último comunicado de Marina como la postura de la familia dejan algunas dudas.

Demasiado jugoso

Este mismo fin de semana Marina Picasso ha grabado un vídeo intentando aclarar lo ocurrido y pidiendo disculpas por los posibles malentendidos, pero a la vez ha dejado claro que seguirá creando NFT junto a su hijo. "Esta primera colección es realmente una introducción al mundo de los NFT, pero tenemos la intención de seguir produciéndolos", asegura mientras detalla que las diferencias con otros miembros de su familia surgieron por problemas en la comunicación.

La nieta del pintor es conocida en parte por su choque frontal con su pasado, al contrario que su hijo, que siempre ha puesto en valor su apellido. Marina incluso ha escrito un libro, 'Picasso, mi abuelo', en el que rememora el lado oscuro del artista y cómo maltrató a toda la familia. "Nadie en mi familia pudo escapar a su total dominio. Necesitaba sangre para firmar cada una de sus pinturas. He pasado toda mi vida tratando de escapar de la miseria creada por Picasso", llegó a declarar. Además, en los últimos años ha intentado vender buena parte de su colección privada en acuerdos por centenares de millones de dólares (es una de las grandes fortunas de Suiza, país en el que reside) con la idea de irse separando cada vez más de su sombra, pero en este nuevo movimiento no parece contar con el apoyo del resto de sus parientes.

Aunque la propia Marina asegura en el vídeo que cuenta con el apoyo de su tío Claude Picasso, hijo de Pablo y administrador de la sociedad que gestiona los derechos, lo cierto es que la Administración Picasso, formada por Maya Widmaier Picasso, Claude Picasso, Paloma Picasso, Marina Picasso y Bernard Ruiz-Picasso, ha acabado por poner un mensaje en su página web que salta cada vez que una persona accede a ella y que deja clara su posición sobre este nuevo mercado. "La Sra. Marina Ruiz-Picasso, el Sr. Florian Picasso, el Administrador del Patrimonio Picasso, el Sr. Claude Ruiz-Picasso, así como la Administración de Picasso, desean señalar que, a la fecha, no existe ningún NFT de Picasso autorizado por el Patrimonio. Los NFT de D. Florian Picasso, y los artistas con los que colabora, son de creación propia, independientemente de cualquier reivindicación en referencia a Pablo Picasso y sus obras".

Solo en 2021 el mercado de los 'tokens no fungibles' movió un total de 3.000 millones de euros, con cerca de 845.000 personas que se han animado a comprar y vender todo tipo de obras o coleccionables. Unos números demasiado jugosos y que generan terremotos en todo el mundo del arte.

El plan era claro. Florian Picasso y su madre Marina Plcasso, bisnieto y nieta de Pablo Picasso respectivamente, cogerían una obra inédita del artista malagueño guardada en su colección privada y la llevarían al millonario mercado de los NFT en forma de 1.010 réplicas digitales de la creación de su antepasado colgadas en la Blockchain. Además, la original, la física, la subastarían en una gran casa para dar más tirón al proyecto. Se vendería como un paso clave en la historia del arte con un importante rédito económico para sus impulsores. Nadie podría resistirse a tener el primer Picasso acuñado en el mundo digital en plena fiebre de este mundo. Todo era perfecto salvo por un pequeño detalle, no contaban con los derechos de autor.

Pablo Picasso Rap Spotify Forbes
El redactor recomienda