Electrodomésticos conectados que querrás probar en tu casa
  1. Tecnología
EJEMPLOS DE INTERNET DE LAS COSAS

Electrodomésticos conectados que querrás probar en tu casa

El internet de las cosas es una realidad que ya lleva unos años entre nosotros. De hecho, se ha implantado en multitud de aparatos que usamos a diario

Foto: Cada día utilizamos internet de las cosas (Gerd Altmann en Pixabay)
Cada día utilizamos internet de las cosas (Gerd Altmann en Pixabay)

Internet de las cosas es un concepto que parece sacado de una película de ciencia ficción. Sin embargo, es una realidad que está por todas partes. Conforme leas este artículo te darás cuenta que tú mismo tienes en casa un buen número de dispositivos encuadrables dentro de su definición.

Conforme avance la implantación de la tecnología 5G, el internet de las cosas jugará un papel todavía más importante. Sin duda, se trata de un concepto clave para mejorar la calidad de vida de las personas y ofrecer más y mejores servicios.

Qué es el internet de las cosas

El internet de las cosas, también denominado internet of things (IoT por sus siglas en inglés), es un concepto que hace referencia a la interconexión digital de los objetos que usamos en nuestra vida cotidiana. Con esto queremos decir que mantienen más parámetros de conexión con la Red y con otros objetos electrónicos que con las personas.

Este término fue utilizado por primera vez por Kevin Ashton en el Auto-ID Center del MIT en 1999. Él afirmaba que si todos los dispositivos estuviesen conectados a Internet y contaran con sensores de identificación, no habría problemas relacionados con la fecha de caducidad de las medicinas o la comida, por ejemplo.

Beneficios del internet de las cosas

El internet de las cosas ofrece una serie de beneficios incuestionables en el día a día. Estos son los más destacados:

  • Posibilidad de conectar un equipo a Internet y de disfrutar de todas las ventajas que ello supone. Como, por ejemplo, tener siempre actualizaciones de contenido a nuestra disposición.
  • Mayor velocidad en el intercambio de información. De hecho, se produce casi en tiempo real.
  • Mejores tomas de decisiones. Puesto que esa información se obtiene al instante, el usuario puede decidir en base a ella qué hacer lo antes posible. Algo especialmente importante, por ejemplo, si hablamos de dispositivos relacionados con la seguridad.
  • Más automatización. Es cierto que el usuario puede ser quien tome las decisiones, pero el dispositivo, configurado en base a una serie de patrones predeterminados, también puede tomarlas por sí solo para ahorrar tiempo.
  • Ahorro energético... Al automatizar los procesos, las decisiones se toman en función de valores objetivos obtenidos a partir de la información disponible en Internet. Por ejemplo, una lámpara puede apagarse o encenderse en función de la hora a la que se produzca el amanecer y el anochecer, así como de las condiciones climáticas.

Los aparatos inteligentes están a la orden del día en millones de hogares

Pero también hay que tener en cuenta el factor económico. Al gastar menos energía, pagaremos menos en la factura. Los dispositivos también serán capaces de alertarnos de posibles fallos para que atendamos sus averías antes de que sean de gravedad.

Ejemplos del internet de las cosas

Hoy en día, cualquier dispositivo que pueda conectarse a Internet a través de una red WiFi o, en su defecto, a otro aparato mediante Bluetooth que ofrezca este tipo de conectividad, es considerado como perteneciente al internet de las cosas.

Por ejemplo, solo tienes que pensar en wearables tan sencillos como la pulsera de actividad Xiaomi Smart Band 6, que recoge datos a través de sus sensores (distancia recorrida, velocidad, calorías consumidas...) y los envía a un teléfono móvil al cual permanecen conectados vía Bluetooth. Puedes revisar toda esa información más detalladamente a través de una app y, en base a ella, la aplicación brinda consejos de entrenamiento y de salud para mejorar el rendimiento y el bienestar.

placeholder Xiaomi Smart Band 6
Xiaomi Smart Band 6

Pero hay muchos otros ejemplos. Con un controlador remoto de apertura de puerta de garaje WiFi con el que puedes permitir el paso de un coche a través de ella aunque te encuentres a cientos o miles de kilómetros. Asimismo, las lavadoras inteligentes analizan tus hábitos y las condiciones meteorológicas para recomendarte los programas de lavado más útiles en cada momento.

Por su parte, el robot aspirador Cecotec Conga 1090 permite al usuario programar su funcionamiento a través de una sencilla app. A ella envía información sobre el estado de limpieza para que sepa cómo actuar. Un paso más allá va el iRobot Roomba 692, que hasta admite instrucciones por voz gracias a su compatibilidad con Alexa y Google Assistant.

placeholder iRobot Roomba 692
iRobot Roomba 692

El control de la salud es, sin duda, uno de los aspectos en los que el internet de las cosas resulta más útil. Otra prueba de ello la ofrecen las básculas inteligentes, que son capaces de proporcionar multitud de datos muy valiosos. Hablamos, por ejemplo, del porcentaje de grasa corporal, de la masa ósea, de agua o la edad metabólica. Esta tecnología ncluso nos ha permitido cocinar de forma más saludable y sencilla, como demuestran las freidoras de aire sin aceite conectadas.

El internet de las cosas también ha llegado al universo de los interruptores de luz. Esto permite que, a través del móvil o de un asistente virtual, sea posible encender y apagar las luces, cambiar su color o regular la intensidad lumínica. También está presente en el de los cubos de basura, lo que permite saber cuándo la bolsa está llena, sellarla y reemplazarla automáticamente. Todo gracias a unos cuantos sensores y a una pequeña batería.

placeholder Cubo de basura inteligente Townew
Cubo de basura inteligente Townew

Otro elemento indispensable para disfrutar de un hogar conectado es un frigorífico inteligente como este Samsung Side by Side. ¿El motivo? Más allá de su gran capacidad, permite registrar los alimentos introducidos para una mejor gestión. Algo muy útil al hacer la lista de la compra y no adquirir de más ni de menos.

Por su lado, los termostatos inteligentes activan el sistema de calefacción o aire acondicionado del hogar si esta desciende o sobrepasa un valor predeterminado (la temperatura de confort). Sin duda, la forma ideal para ahorrar energía, proteger el medioambiente y gastar menos.

placeholder Termostato inteligente NEST
Termostato inteligente NEST

En resumen, con una conexión a Internet WiFi y un teléfono móvil, podemos abrir puertas de garaje, encender bombillas a distancia, bajar, subir y bloquear las persianas o, literalmente, llevar a cabo cualquier otro proceso de forma automatizada... siempre que contemos con el dispositivo conectado adecuado.

Evidentemente, nos hemos dejado muchos ejemplos en el tintero (zapatillas inteligentes que miden estadísticas de carrera, sensores para el jardín que activan los sistemas de riego, balizas informativas...), pero es que el internet de las cosas ha llegado a tal punto de implantación que era imposible citarlos todos. Pero estamos seguros de que has podido hacerte una idea bastante aproximada de qué es, para qué sirve y cómo ha sido capaz de cambiar nuestra vida.

Internet de las cosas Tecnología Compras
El redactor recomienda