Siete días con el nuevo clon 'low cost' contra la Roomba y la Conga (y no, no es de Xiaomi)
  1. Tecnología
UNA AYUDITA DOMÉSTICA

Siete días con el nuevo clon 'low cost' contra la Roomba y la Conga (y no, no es de Xiaomi)

Realme, el fabricante chino de teléfonos asequibles, estrena en España su primer robot aspirador, que puede ser una buena alternativa para los que buscan algo sin estridencias ni grandes ambiciones más que mantener la casa a punto

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

En la mitología de la electrónica de consumo, existe la leyenda popular de que si se busca un buen clon a precio de saldo de la Roomba lo mejor es que uno se vaya a una tienda y te hagas con el robot aspirador de Xiaomi. Digo leyenda, porque en todo esto hay su parte de verdad y su parte de ciencia ficción. El aparato existe, no es ningún tipo de dispositivo fantástico. El problema es que la factoría china nunca lo ha vendido oficialmente en nuestro país. Por la razón que sea, si querías conseguirlo había que hacerlo a través de importadores, con todos los inconvenientes que eso puede tener de cara a la garantía o el servicio técnico. Que la empresa que colaboró con Xiaomi para crear sus primeros Vacuum Cleaner en China, Roborock, haya decidido empezar a hacer negocio por su cuenta en Europa, tampoco ayuda a aclararse de quién vende qué dada esa extraña relación de 'primos hermanos' que mantienen ambas compañías.

Foto: Foto: EC.

Mientras tanto, hemos visto muchos otros clones chinos que intentaban aspirar al trono de iRobot. Y seguirán apareciendo como churros. Algunos de ellos suelen ser propuestas interesantes, especialmente para aquellos que no son de soltar billetes a lo loco. El último rival de bajo coste que quiere hacerles la competencia a Roomba y Conga no tiene que ver nada con Xiaomi ni con su círculo de colaboradores. Es Realme, esa marca de móviles asequibles creada por los propietarios de Oppo, OnePlus o Vivo, la que se ha aventurado a lanzar una de estas máquinas en el mercado patrio. Este Realme TechLife Robot Vacuum es lo que se llama un 'combo'. Aspira y friega. Probablemente haga mejor lo primero que lo segundo, porque la tecnología de succión está mucho más (y mejor) desarrollada que la que debería librarnos del yugo del mocho.

¿Probablemente? ¿Pero esto no es una prueba de producto? Sí. Pero nos centraremos en su papel como robot aspirador, ya que en ese trabajo de recorte de prestaciones para lograr un precio más ajustado, esta factoría asiática ha decidido meter tijera en ese punto: si quiere tener el tanque de agua y la mopa hay que pasar por caja.

Un plato es un plato y un robot aspirador es un robot aspirador. De vez en cuando te salen cuadrados pero exceptuando esas honrosas y contadas excepciones, tenemos el diseño circular que todos tenemos en la cabeza cuando hablamos de estos electrodomésticos. Es lo suficientemente bajo para colarse por debajo de un sofá (10cm) y lo suficientemente alto como para poder tener un depósito lo suficientemente espacioso (600 ml de sólidos) para no tener que andar cambiándolo cada dos por tres.

placeholder Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Su diseño es producto del consenso reinante en la industria. Se ha considerado que ese patrón es lo más cómodo y adecuado, a pesar de que tiene un problema evidente: las esquinas. Cada marca lo soluciona a su manera. En este caso, lo han hecho acoplando dos cepillos de goma en la mitad delantera que vayan arrastrando cosas que no hayan sido engullidas por el cepillo central.

Después de años probando diferentes 'robots aspiradores' y convirtiéndome en la envidia de mis amigos que sueñan con hacerse con uno de estos, me he dado cuenta que el cepillo es una de las claves, junto con la potencia de aspiración, de esas cosas que pueden marcar la diferencia entre un resultado apañado y un buen resultado.

Este Realme TechLife Vacuum Cleaner cuenta con un cepillo de goma estándar, reforzado con una serie de cerdas para atrapar el máximo de residuos sólidos posibles. Tiene un tamaño normal. No es pequeño pero tampoco es excesivamente ancho y se agradecería que tuviese un par de centímetro más a cada lado. ¿Por qué? Porque cuánto más amplio es mejor, ya que puede abarcar más en cada pasada y más posibilidades tiene de atrapar esas migas o restos de suciedad en lugares incómodos sin tener que hacer una doble pasada.

Cabe recordar que un robot aspirador, de 1.000, 500, 300 o de 100 euros, no te va a librar de coger la escoba o el aspirador de mano para hacer una limpieza general. Aquí de lo que se trata es de aumentar el tiempo que pasa entre limpieza y limpieza.

placeholder Foto: M. Mcloughlin
Foto: M. Mcloughlin

Ese cepillo un tanto estándar se compensa con esos dos cepillos auxiliares en la frontal y un motor con una potencia interesante. Una potencia que se modula en cuatro niveles. El máximo utiliza la totalidad de los 3.000 pascales. El modo turbo, 2.500. Si optas por el normal, 1.200. Si optas por el silencioso, usará 550. Hay marcas que se inclinan por no desvelar esta cifra, ya que consideran que puede llevar a equívoco y se hagan comparativas gruesas por no tener todo en cuenta. Algo parecido a lo que Apple con los mAh de la batería de sus móviles y la RAM. Aun así, por tener la referencia, basta con decir que esos 3.000 pascales suponen una capacidad pulmonar similar del último Roborock S7, un modelo prácticamente del doble de precio. Pero insisto, esta cifra hay que cogerse con pinzas, porque hay otros factores que influyen en el resultado final.

Músculo en cuatro niveles

Vamos a hablar del desempeño de cada uno de estos modos, empezando por el más flojo: el silencioso. Aquí está claro que es tan importante la limpieza como el ruido que haga al ejecutarla. Logra un nivel de 55 decibelios. Sería el equivalente a tener la tele puesta a un nivel medio. No es molesto. Ahora que muchos siguen teletrabajando, es un nivel de ruido soportable sin necesidad de ponerse los auriculares para concentrarse en las tareas que uno está haciendo. Eso sí, ese menor ruido se paga. Es un modo que sirve para hacer un mínimo mantenimiento diario.

En mi caso, ahora que tengo las ventanas abiertas todo el día y tengo una obra de viviendas en la acera de enfrente, me ha dado para recoger parte del polvo que entra por esa razón. Sin embargo, si lo que quieres es hacer algo mínimamente profundo mi consejo es que utilices el normal. Si tienes alfombras o mucha actividad en casa, después de un picoteo con amigos, mi consejo es que tendrías que irte al turbo. El máximo me parece obligado si tienes una o más mascotas y no quieres que se te llene la casa de pelos.

Uno de los días de esta prueba tuve la visita de 'Curro', un Jack Rusell mezclado con algo que nadie tiene claro un poco puñetero, que tiene el inconveniente de que suelta muchísimo pelo, casi tanto como su dueño que avanza sin freno hacia la cuarentena. Su paso por casa fue la oportunidad perfecta para poner a prueba este aspirador al máximo de revoluciones. Obviamente no es lo mismo tener a la criatura dando vuelta 3 horas por casa que un 24/7, pero nos sirve para tener una fotografía bastante buena. Hizo un trabajo decente, tanto en la alfombra como en la madera del suelo, aunque algún resto quedaba. Algo lógico teniendo en cuenta que estamos ante un aparato de menos de 300 euros.

placeholder Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Una de las cosas que ha funcionado con bastante precisión es la detección del entorno en el que se mueve. Un par de segundos después de estar sobre la alfombra del salón, empieza a subir la potencia para ponerla al máximo y reduce la velocidad de crucero para tomarse su tiempo. El otro as que se guarda en la manga es la posibilidad de aumentar el ritmo al que giran los cepillos laterales cuando detecta que está cerca de una pared, pero si uno le sigue de cerca se da cuenta que esto es algo que le cuesta más identificar. Además del cepillo, hay que destacar de cara a la limpieza la presencia de un filtro HEPA (99% de partículas 2.5PM) que se puede lavar a mano. Esta pieza se complementa con otros dos filtros, uno de ellos grueso pensado para atrapar los restos más grandes.

Pero en un robot aspirador es casi tan importante el cómo aspira que el cómo se mueve. El faro que guía a este aparato es un sensor lidar que está en la parte superior, amén de otros 38 sensores que son los que facilitan que se mueva de un lado para otro. El lidar es el método que han elegido la mayoría de rivales de Roomba. La verdad que es una tecnología relativamente solvente, que se ve menos afectada por la falta de luz y esquiva algo mejor ciertos obstáculos.

Eso no significa que no haya tenido que rescatarlo alguna vez, por intentar meterse en una esquina llena de cables de una regleta o cuando se ha enredado en las sábanas que había dejado en colgando del suelo por no hacer la cama a tiempo. Incluso hubo una vez que se le complicó la vuelta a la base y tuve que rescatarlo porque se emperraba en aparcar debajo de un mueble de la cocina. Pero si exceptuamos estos incidentes (que también pueden ocurrir con aspiradores de mayor rango) todo ha funcionado dentro de la normalidad.

El asunto de la autonomía

Sobre la autonomía del dispositivo cabe señalar que aquí el tanque de gasolina es de 5.200 mAh. Esa es una cantidad homologable a la que tiene el Roborock S7, bastante más que una Roomba de clase media como la 975 (379 euros) y un poco menos de los 6.200 mAh del Conga 7090 (599 €). Nuevamente pasa como los pascales, estos guarismos pueden ser orientativos, pero luego hay que tener en cuenta cosas como la optimización que haga cada marca y la eficiencia que logre. En mi casa, un apartamento de 60 metros cuadrados, ha dado para llegar a todos los rincones de la casa a máxima potencia. Eso sí, el aparato volvía a la base agotado. Así que es probable que si lo exprimes al máximo en un piso de mayores dimensiones necesite una paradita a coger aire y retomar la tarea desde donde lo había dejado cuando tenga la fuerza necesaria para aforntar lo que le queda. Eso sí, si lo quieres cargar de cero a cien es un proceso algo lento, ya que se demora unos 360 minutos.

Sin embargo, el mantenimiento que necesita el salón, no es el mismo que la habitación principal o la cocina. Por eso desde la app (disponible tanto para iOS como para Android) puedes fijar diferentes intensidades para cada habitación (tanto de aspiración como de fregado en caso de que adquieras el kit), así como programarlo para que funcione en el momento que no hay nadie en casa y así no molestar. El mapeo que hace es bastante decente aunque es cierto que podría ser algo más fino a la hora de definir ciertos espacios o rincones.

placeholder Foto: M. Mcloughlin
Foto: M. Mcloughlin

Una de las cosas que se puede hacer es establecer puntos negros, zonas de acceso prohibido. Aseguran que la medida mínima sería un espacio equivalente a su último móvil el Realme GT, es decir, 6,4 pulgadas. Esto suena muy bien, pero a la hora de la verdad le cuesta manejarse con espacios tan pequeñitos. Es más útil si no quieres que se cuele debajo de un mueble, un rinconcito en el baño donde pueda quedarse enganchado... La app no tiene más misterio para alguien familizariado a tratar con teléfonos inteligentes. Aunque ha mejorado mucho desde que la lanzaron en España (sirve para controlar otros aparatos de realme como sus relojes) es cierto que necesita, en mi humilde opinión, una pasada y un poco más de estabilidad. Hay veces que le cuesta conectar con el aparato, los mapas alguna vez desaparecen y cuando vuelves abrirla están ahí. Pequeños detalles que ayudarían a redondear la experiencia.

Solvencia sin estridencias

Esta es mi experiencia con el primer robot aspirador de Realme en España. Creo que este aparato puede ser una buena alternativa a quien busque algo solvente y efectivo pero sin grandes estridencias a la hora de mantener la casa 'barrida' varios días sin tener que irse a los más de 500 euros que puede costar algunos de los modelos más lustrosos de Cecotec o Roborock.

Obviamente no deja de ser un modelo asequible que apuesta por tener un precio 'low cost' y eso le hace tener algunas limitaciones, como puede ser un cepillo algo básico, un modo silencioso que simplemente te sirve para recoger algo de polvo y hacer un mantenimiento muy básico o una app que necesita algunos ajustes. Sin embargo, también hay que destacar que detecta bien las superficies, tiene una buena capacidad de succión y que viene con navegación láser por Lidar. Se podrá comprar, a partir del día 21 de junio, aunque en su página web ya está anunciada por 279 euros. Si quieres el tanque para fregar, hay que añadir 20 euros más a la cuenta. Es una buena opción 'low cost' para los que no les convencen las Congas y los que no quieren dejarse el dinero en una Roomba pata negra.

¿Me lo compro?