Fueron los móviles imbatibles en precio, ¿y ahora qué? Probamos lo último de OnePlus
  1. Tecnología
YA NO SON TAN BARATOS COMO ANTES

Fueron los móviles imbatibles en precio, ¿y ahora qué? Probamos lo último de OnePlus

El fabricante chino hace años era el rey indiscutible de los móviles chollazo. Ahora ha cambiado el terreno de juego y compite con los mejores terminales. El OnePlus 9 Pro es muestra de ello

placeholder Foto: Montaje: EC Diseño.
Montaje: EC Diseño.

Hace no tantos años, cuando Xiaomi era poco más que una extravagancia asiática que solo era conocida en los intestinos de internet por un puñado de curiosos foreros, no era tan difícil recomendar un móvil que llegase con la etiqueta chollazo. Los Moto G eran un muy buen comodín para aquellos que buscaban algo barato y bastante potable. Si uno andaba con el bolsillo más suelto y quería algo más completo había una opción indiscutible: los OnePlus.

Aquellos teléfonos, que empezaron a venderse bajo invitación, fueron durante mucho tiempo los reyes indiscutibles de la calidad precio. Había renuncias, por supuesto, pero por un presupuesto mucho más ajustado, daban cosas más propias de los gama alta, también conocidos como 'pepinos' en la jerga popular. Aquello les valió el título oficioso de ser algo así como los primeros 'iPhone chinos'.

Pero todo eso cambió. Apareció Xiaomi, Huawei se hizo fuerte, luego llegó Oppo, Realme, ahora Vivo... Todo ellos se la han jugado al mantra de grandes prestaciones, a costes contenidos. Y lo han hecho de forma mucho más agresiva. OnePlus siguió mirando a la cima. Prefirió competir con los de arriba que con los de abajo. El resultado fue que acabó inmerso en la escalada de precios que ha vivido el sector en los últimos años. ¿Qué ocurrió? Que perdió parte del espíritu con el que nació la marca, algo que recientemente ha intentado recuperar con la gama Nord.

A día de hoy, es probable que lo que ellos ofrecen por 900 euros un teléfono pueda competir perfectamente con un 'smartphone' por el que otra marca te pide 1.100 o 1.200 euros. Es lo que ocurre con el OnePlus 9 Pro, una de las últimas creaciones de este fabricante chino. Pero en este rango de precios hablar de chollo o de oportunidad está fuera de lugar. Más aún cuando una gran mayoría de 'smartphones' que se venden en España y en el resto del mundo no sobrepasan los 300 euros de media.

De acuerdo, ya no son imbatibles en precio. ¿Era ese su único gran argumento? En absoluto. Pero era algo muy potente. ¿Merece ahora la pena comprarlo? Depende lo que busques y lo que te guste, pero es un buen candidato si buscas un 'smartphone' pata negra. Yo he pasado una semana larga probando con estos 'smartphones' (el OnePlus 9 y el OnePlus 9 Pro) y aquí va lo mejor y lo peor de mi experiencia.

La marca ha vuelto a recorrer este año la misma senda de los anteriores. Ha escogido el camino que mejor conoce: potencia y carga rápida como elementos más destacados de uno de los teléfonos más equilibrados que existen en el mundo Android. Si algo han conseguido es que sus teléfonos envejezcan muy bien. Entre mis amigos tengo a varios que apostaron por un OP 5 o un OP6 y a día de hoy siguen encantados, sin que el paso del tiempo les haya penalizado en exceso. Incluso alguno tendría aún su OnePlus 3T si sus manos llegan a coger a tiempo el dispositivo antes de que se estampase por enésima vez contra el suelo.

Si una cosa ha conseguido en sus teléfonos OnePlus es buena esperanza de vida

Ambos modelos, el 9 y el 9 Pro, comparten el mismo motor. El Snapdragon 888, un procesador de cinco nanómetros. Poco hay que comentar del chip de referencia de Qualcomm para este año: tiene solvencia de sobra. Si a este chip le añades 8 o 12GB de RAM tienes como resultado una máquina capaz de digerir cualquier cosa que pretendas hacer en 2021 con un teléfono móvil. Todo ha ido con una fluidez tremenda durante mis pruebas.

Es probable que te entren dudas sobre qué modelo comprar. Cuando hablamos de Android, siempre recomiendo lo mismo: si te lo puedes permitir, coge el de mayor RAM posible. Sea la franja de precio que sea. Por la sencilla razón de que ese extra va a venir bien cuando el teléfono esté entrado en años. En esta ocasión, además está el tema del almacenamiento. El de 8GB de RAM solo tiene 128GB sin posibilidad de ampliarlos por microSD.

Arriba, el OnePlus 9 Pro. Abajo la versión estándar. Fotos: M. Mcloughlin

El de 12, llega con 256GB. También hay que puntualizar que nadie que compre la versión de entrada se piense, en ninguno de los dos casos, que está haciendo grandísimas renuncias. 8GB de RAM es buen músculo. En lo que se refiere a la conectividad, tenemos 5G compatible tanto con redes 'non stand alone' como con redes autónomas ('stand alone'). Es compatible con Wifi 6 y manejan ambos modelos Bluetooth 5.2.

El software, clave

Una de las cosas que ayuda a tener una esperanza de vida mayor que la competencia, es la buena mano que tiene OnePlus con el software. OxygenOS sigue siendo una capa de personalización bien rematada, que aporta y ofrece bastantes opciones sin que ello signifique lastrar Android. Entre algunas peculiaridades a destacar está el modo juego y el modo zen, que nos permite desconectarnos y concentrarnos en lo que estamos haciendo durante un lapso de tiempo. Si hay que sacarle una pega es que con el cambio estético que implementaron hace un par de años, visualmente se acercaron al OneUI de Samsung, que particularmente no me entusiasma. Pero lo dicho, es un detalle menor, cuando uno siente y experimenta lo optimizado que está todo.

En el fuselaje se ha dado poca o ninguna innovación. El OnePlus 9 Pro ha cumplido punto a punto todo lo que se le puede exigir a un móvil de alta gama. De frente, parece uno más. Cámara de selfie colocada en un agujerito en un extremo la pantalla, que está rematada con laterales curvos. En el caso del OnePlus 9 la pantalla, además de ser algo más pequeña (6,55 frente a 6,7 pulgadas) prescinde de esto. Apuesta por un panel completamente plano. No es la única diferencia de diseño. El modelo más básico no cuenta con certificación IP68. Desde el fabricante aseguran que es resistente a la humedad y a las salpicaduras pero evitan pagar por tener este sello.

placeholder El OnePlus 9 Pro y el OnePlus 9. Foto: M. Mcloughlin
El OnePlus 9 Pro y el OnePlus 9. Foto: M. Mcloughlin

Tenemos marcos de aluminio en los laterales, conector USB tipo C y un altavoz estéreo bueno, pero al que le falta algo de potencia para ser excelente. Mantiene OnePlus en estos dos teléfonos su botón de bloqueo, los de volumen y la clásica pestaña que sirve para ponerlo en modo normal, silencio o vibración, una cosa que a día de hoy sigue siendo especialmente práctica y útil.

En la parte trasera, cristal templado y un módulo de cámara que es lo único que interrumpe una espalda despejada. El cristal escogido es Gorila Glass 5. Personalmente me sentiría más seguro con Gorila Glass Victus o la sexta generación, pero este material ofrece un buen nivel de protección. Vas a tener que ponerle una fundita de todas formas. Su acabado, aunque pintón, se enguarra demasiado fácil. A estas alturas de la película, nadie ha conseguido un acabado brillante que no sea un imán para las huellas y OnePlus no es la excepción. C´est la vie.

Aunque ambos terminales montan una Fluid AMOLED firmada por Samsung, no manejan exactamente la misma pantalla. La diferencia más obvia es la del tamaño, aunque en la mano ambos móviles se sienten prácticamente igual. En los dos casos podemos tener una tasa de refresco de 120Hz, pero el modelo inferior no es adaptativo. Es decir, al contar con LTPO, el OnePlus 9 Pro ajusta la tasa de refresco a lo que estemos haciendo, algo que ayuda a ahorrar un poco de batería.

Eso sí, si quieres ganar autonomía en serio lo mejor es que desactives esta funcionalidad y te vayas a una tasa de 60Hz. También existen otras diferencias como puede ser el máximo brillo o la resolución, pero son diferencias que realmente solo se van a apreciar si tenemos un panel al lado del otro. A la hora de la verdad, ambos ofrecen un muy buen nivel en lo que se refiere a luminosidad, colores o ángulos de visión. Ocurre lo mismo con el lector de huellas. Funciona con la misma eficacia, muy alta, en los dos casos.

La batería cumple, la carga sobresale

Otra de las señas de identidad es el aspecto energético. ¿Esto qué quiere decir? OnePlus nunca ha sido el líder de la autonomía, pero sí de la carga rápida. Ambos modelos vienen equipados con una pila de 4.500 mAh. Esas pequeñas diferencias que comentábamos de brillo, resolución y tamaño hacen que el modelo normal consiga llegar al final del día mejor que el modelo Pro. Con un uso medio he llegado a conseguir un 23% al terminar la jornada con el OnePlus 9, mientras que con su hermano mayor la mejor cifra ha sido del 17%. Con un uso normal estas cifras se han situado entre el 15 y el 10%. Traducción: da para pasar el día de sobra, pero es probable que tengas que cargarlo todas las noches o nada más llegar a la oficina. No son malos guarismos, pero no son en absoluto espectaculares.

A la hora de enchufarlo es cuando muestra su verdadero potencial. En ambos casos viene con carga rápida por cable de 65W. Es probable que esa cifra te diga poco o nada. Tarda media hora clavada en llenar todo el depósito.Lo que uno en salir de la cama, mirar los titulares del día y ducharse antes de irse de casa. En el OnePlus Pro también tenemos carga inalámbrica rápida sin cables. Tarda en torno a 50 minutos si contamos con un aparato que nos de 50W de potencia. En el caso del OnePlus 9 este apartado se queda en 15W.

placeholder La cámara del OnePlus 9 Pro tiene telefoto. La del OnePlus 9, no. Foto: M. Mcloughlin
La cámara del OnePlus 9 Pro tiene telefoto. La del OnePlus 9, no. Foto: M. Mcloughlin

Donde han intentado dar un paso en firme es en la cámara. Para ello han firmado un acuerdo con Hasselblad, pero la sensación que reina es que todavía queda tiempo para ver sus frutos. Han prometido una inversión millonaria para mejorar en este campo. Pero, por el momento, la historia se queda en que el mitíco fabricante (que fotografió la llegada del hombre a la Luna) ha hecho unos apaños de software para una mejor gestión del color. ¿Lo logra? En el caso del sensor principal y el gran angular, sí. No tanto en el teleobjetivo, que hay ocasiones que hace una gestión extraña a la hora de procesar la imagen, lavándola un poco de más.

En el modelo superior tenemos un total de 4 lentes: un sensor angular de 48 megapíxeles, un gran angular de 50 mpx, un zoom de 3,3 aumentos ópticos y uno de profundidad. En el OnePlus 9, solo tres, ya que prescinden del teleobjetivo. No es el único cambio, que aquí también le quitan el estabilizador óptico al sensor principal, algo que se nota, por ejemplo, a la hora de tomar fotos con poca luz.

GALERÍA: ASÍ FUNCIONA LA CÁMARA DEL ONEPLUS 9 PRO

Creo que en líneas generales la cámara del OnePlus 9 Pro se maneja con soltura y cumple expectativas. Aunque dista de ser perfecta, avanza frente a anteriores generaciones. El telefoto, aunque bastante interesante, hay veces que pide más frescura a la hora de enfocar, especialmente cuando falta algo de luz. También se le puede pedir algo más de efectividad y posibilidad de retocar a posteriori en el modo retrato y algo más de eficacia a la hora de capturar imágenes con poca luz sin tirar del modo nocturno, especialmente con el ultra gran angular.

En lo que respecta al vídeo, tenemos la opción de grabar en 8K a 30 fps. Es el único momento que he notado que el móvil se calentaba un poco tras grabar varios vídeos seguidos a esta resolución. La cámara frontal de 16 megapíxeles también funciona a buen nivel, aunque podría ser más consistente en entornos poco iluminados.

placeholder El OnePlus 9 Pro. Foto: M. Mcloughlin
El OnePlus 9 Pro. Foto: M. Mcloughlin

Estas son las bazas del OnePlus 9 y el OnePlus 9 Pro. El modelo superior se acerca más que nunca a los pesos pesados de Android, a los que puede tutear sin complejos. Su problema, que pasa los 900 euros por la versión de 8GB de RAM. Siempre digo que en este terreno es francamente difícil vender teléfonos.

Si estás pensando en dar el salto desde un OnePlus 8 o OnePlus 7 Pro mi consejo es que esperes todavía un año o dos. Incluso desde el 6. Si estás preguntándote cuál de los dos modelos te conviene más, te diría que si el teleobjetivo no es un 'must' para tí, recurrieses al OnePlus 9, que parte prácticamente de 200 euros de menos.

OnePlus ¿Me lo compro?