Una nueva oleada de salidas en la Secretaría de Estado digital amenaza proyectos clave
  1. Tecnología
20 bajas de alto nivel en 9 meses

Una nueva oleada de salidas en la Secretaría de Estado digital amenaza proyectos clave

La Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (Sedia), responsable de Radar Covid, se enfrenta a una nueva ronda de salidas de personal en el momento más decisivo

Foto: Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial. (EFE)
Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial. (EFE)

Nuevo contratiempo en la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (Sedia), uno de los pilares del Ejecutivo para impulsar la modernización y la innovación. La Sedia, que está a punto de presentar su Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial (ENIA) de la mano del propio presidente Pedro Sánchez, se enfrenta a otra oleada de salidas de personal interno que amenaza la ejecución de numerosos proyectos en los próximos meses, desde el propio plan de IA al desarrollo de la llamada oficina del dato. Según ha podido confirmar El Confidencial, casi una decena de funcionarios de Sedia ha abandonado su puesto en las últimas semanas o está en proceso de pedir el traslado a otros organismos de la Administración del Estado.

"Los nombres que se han publicado son solo una parte, ahora hay más gente en capilla". Así describe una fuente consultada con conocimiento directo de la situación esta nueva oleada de salidas. La primera se produjo a comienzos de verano, cuando, tal y como reveló este diario, más de media docena de funcionarios, algunos entre los más valorados de la Sedia, decidieron renunciar a su puesto en pleno proceso de lanzamiento de la 'app' Radar Covid. En esa tanda salieron nombres como Fernando de Pablo, un alto funcionario reconocido que decidió volver a la Agencia Tributaria, David Pérez Fernández, coordinador del área de Tecnología y responsable del programa de procesamiento de lenguaje natural, o Amparo Peris, ex subdirectora general adjunta para la Sociedad Digital. A la lista se añaden ahora al menos nueve nombres más, en una prueba de que la situación de tensión interna, lejos de mejorar, en el mejor de los casos solo se ha mantenido.

Foto: Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial desde el pasado 14 de enero.

María José del Olmo, secretaria de Estado para el Avance Digital (SEAD), y María José Gómez, subdirectora general de Talento y Emprendimiento Digital, han salido de forma definitiva en las últimas semanas. "Iban a irse en junio, pero al hacerse pública la situación, se consideró que era un escándalo que se fuera tanta gente, así que paralizaron su salida. No les firmaron lo que se conoce como adscripción provisional, que es digamos tu carta de libertad para irte a otra parte de la Administración del Estado", explican fuentes consultadas.

A las salidas de Gómez y Olmo, se suma ahora la de Borja Ventura, jefe de comunicación de la Sedia, que abandonó el puesto esta semana solo cinco meses después de empezar, y las de al menos seis personas más en puestos relevantes que ya han comunicado su decisión o están en vías de hacerlo. Este diario ha podido confirmar los nombres y situaciones de al menos cinco de estos cargos, que prefieren mantener el anonimato para evitar verse afectados en el proceso. "Los funcionarios allí tienen miedo. A los que quisieron salir en la primera ronda les retuvieron, les quitaron parte del salario de productividad y les hicieron la vida imposible, no quisieron firmarles el pase para que se fueran. Fue una encerrona en toda regla. Es normal que los que salen ahora no quieran exponerse a lo mismo. Si eres eventual, vale, renuncias y te vas. Pero si eres funcionario no es tan fácil", explican otras fuentes consultadas que piden también ocultar su identidad.

Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial. (Reuters)
Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial. (Reuters)

En total, la Sedia acumula ya cerca de 20 bajas desde que Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, asumiera el cargo a comienzos de año. El impacto de estas renuncias, aseguran fuentes consultadas, es enorme. "Solo tienes que coger el mapa de los niveles 28 hacia arriba [el máximo nivel en la Administración del Estado es 30] y empezar a contar bajas. Es algo que te deja inoperativo entre cuatro y seis meses, que es el tiempo que, con suerte, vas a poder encontrar un recambio. Relevar a un técnico de tecnologías de la información (TIC) no es tan complejo, pero relevar a técnico de la Administración civil del Estado (TAC), te lleva meses. Y todo esto ocurre justo cuando tienen comprometidos proyectos en el primer trimestre del 2021".

Consultados al respecto, fuentes oficiales de la Sedia niegan que se esté produciendo una salida inusual de personal o que retuvieran de forma indebida a funcionarios que querían renunciar. "No nos consta que haya este número de personas en vías de salida. Sin embargo, sí estamos en proceso de traer unas 10 personas más en las próximas semanas, el problema es que otros ministerios no los acaban de liberar. Ese fue el obstáculo que tuvimos con algunos puestos durante los últimos meses: hasta que no teníamos recambio no pudimos autorizar los traslados, pero no hay nada más detrás", explican.

Seis veces más presupuesto para la Sedia

Esa situación llega justo en un momento en el que la digitalización se ha convertido en la punta de lanza del Gobierno de Pedro Sánchez para invertir los fondos provenientes de la UE del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. Entre 2021-2023, se tendrán que distribuir y ejecutar alrededor de 72.000 millones de euros. De ellos, 27.000 millones se adelantarán en los próximos Presupuestos Generales del Estado para 2021. Los proyectos de digitalización acapararán el 33% de estos fondos y Sedia será uno de los organismos clave en este reparto.

Un usuario descarga la aplicación móvil Radar Covid. (EFE)
Un usuario descarga la aplicación móvil Radar Covid. (EFE)

El presupuesto de este organismo para 2021 es una prueba: 3.750 millones de euros, seis veces más respecto al año anterior. De ellos, el 97% procede de fondos europeos. Frentes como la ciberseguridad, la digitalización de las pymes, la inteligencia artificial, el 'big data', la creación de una oficina del dato o la digitalización de la educación, la sanidad y las administraciones públicas serán proyectos que recibirán millones y millones de euros en los próximos años y en los que la Sedia tendrá un papel fundamental. Sin embargo, el organismo se encuentra ahora mismo en una situación que múltiples fuentes califican de "descapitalización de talento".

"Ya no es solo un problema de manos, es un tema de 'skills', de que la gente con más experiencia y la que sabía de verdad de todos estos frentes o ya no está o está a punto de irse. Es el organismo que va a gestionar una gran cantidad de fondos europeos y se corre un serio riesgo de que el dinero se vaya a desperdiciar", explican fuentes consultadas. "Podemos acabar ante un Plan Avanza 2, una máquina de darle a la manivela del dinero para invertir en proyectos que no valen para nada en lugar de invertir en innovación de verdad. Si lo que quieres haces es contratación pública, lo que necesitas son funcionarios, y ahora mismo no hay recursos para gestionar semejante responsabilidad que viene con los fondos europeos".

¿Por qué, meses después, la Sedia sigue sufriendo un elevado número de bajas? Las fuentes consultadas señalan a una falta de estrategia, de comunicación y de trato profesional que dista mucho de las expectativas de la plantilla. "No hay estrategia definida. Se hacen proyectos a golpe de impulso, de Twitter, sin explicación. Y tampoco nunca coordinas un proyecto al completo, solo te asignan partes, de forma que si algo sale mal, te van a señalar", explican. "La gente llega allí pensando que vas a trazar la estrategia nacional de algo, te venden eso, y a las semanas te das cuenta de que no hay recorrido, de que casi lo único que tienes que hacer es ir a desayunos informativos".

"No hay estrategia definida. Se hacen proyectos a golpe de impulso, de Twitter, sin explicación"

Desde la Sedia, niegan nuevamente que exista un problema de "descapitalización". "Si en algo estamos de acuerdo es que hay que crear más plazas de funcionarios. Pero la gente que se va de aquí se va para mejorar en sueldo y responsabilidades. Se van para progresar. Es algo contra lo que no podemos competir. Tenemos una secretaría de Estado que es la mitad de lo que era antes", explican fuentes oficiales en referencia a su división en la unidad de Telecomunicaciones por un lado y la de Digitalización e Inteligencia Artificial por otro. "No tenemos una rotación mayor que en otras partes de la Administración. La gente que llevaba aquí 20 años, que se dedicaba a repartir frecuencias y espectros, no es la gente que tiene que desarrollar habilidades digitales o fomentar el humanismo tecnológico. Buscamos gente joven y con un perfil más internacional".

El caso más reciente de un proyecto gestionado por la Sedia que se ha encontrado con múltiples obstáculos desde su inicio es el de la 'app' Radar Covid. Su planteamiento inicial, sobre qué tipo de sistema tecnológico escoger (centralizado o descentralizado), sobre qué información concreta del usuario se debía recabar, o sobre cómo comunicar toda la iniciativa al ciudadano, generó fuertes tensiones que acabaron con parte del equipo de Sedia fuera a comienzos del verano. La 'app', con más de cinco millones de descargas, se ha quedado al final en tierra de nadie, aún ineficaz para luchar contra el covid. Sin embargo, la avalancha de fondos europeos para la digitalización promete dejar el episodio de Radar Covid en un mero ensayo. La verdadera prueba de fuego arranca ahora.

Nuevo contratiempo en la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (Sedia), uno de los pilares del Ejecutivo para impulsar la modernización y la innovación. La Sedia, que está a punto de presentar su Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial (ENIA) de la mano del propio presidente Pedro Sánchez, se enfrenta a otra oleada de salidas de personal interno que amenaza la ejecución de numerosos proyectos en los próximos meses, desde el propio plan de IA al desarrollo de la llamada oficina del dato. Según ha podido confirmar El Confidencial, casi una decena de funcionarios de Sedia ha abandonado su puesto en las últimas semanas o está en proceso de pedir el traslado a otros organismos de la Administración del Estado.

Tecnología Inteligencia Artificial Digitalización Administraciones Públicas
El redactor recomienda