SERVICIO DE JUEGOS EN LA NUBE

Amazon Luna y las webapps en iPhone, ¿el agujero definitivo en la App Store de Apple?

El gigante del comercio electrónico ha podido dar con la vía de escape que permita a los desarrolladores prescindir de la App Store, pero no es válida para todo tipo de aplicaciones

Foto: Foto: Amazon.
Foto: Amazon.

La división de servicios de Apple es la que más viene creciendo en los últimos años, hasta representar en 2020 el 23% de los ingresos totales de la compañía. Dentro de ese cajón llamado “servicios” se encuadran las distintas suscripciones (Music, TV+, Arcade, News) pero también los ingresos procedentes de la App Store. Y aunque Apple no da datos oficiales de qué porción de la tarta de servicios viene de la tienda de aplicaciones, por las estimaciones de Sensor Tower sabemos que esa porción es elevada.

Según esas estimaciones sólo el primer semestre de 2020 en la App Store se produjeron ventas, entre compras de aplicaciones, compras in-app y suscripciones, por valor de 32.800 millones de dólares. Las cuentas son fáciles: si Apple se lleva un 30% de todas ellas (aunque de las suscripciones se lleva un 15% cuando superan el año) hablamos de 9.840 millones de dólares. Pero Amazon puede haber encontrado un importante agujero en el ecosistema de Apple que puede hacer que sus ingresos por esa vía desciendan: las webapps.

Todo se sitúa en torno a una guerra con dos frentes que se inició en pleno verano. Epic Games anunciaba que incluiría en Fortnite la opción de comprar monedas virtuales dentro del juego con su propio método de pago, atajo para sortear el pago mediante la App Store en iPhones y iPads. La reacción de Apple, que recoge en las normas de la App Store que el único método de pago válido es el suyo, fue inmediata: Fortnite desapareció de su tienda de aplicaciones. Una guerra que ahora está en el terreno de los tribunales, donde Epic Games acusa a Apple de posición de dominio mientras forma un grupo de presión con otros desarrolladores, como Spotify, en busca de que Apple rebaje el 30% de comisión que se lleva de toda compra.

Pero poco después a Apple le crecían los enanos con un nuevo frente, el de los juegos en la nube. Google y Microsoft están apostando fuerte por las plataformas de videojuegos sin videoconsola, con juegos que se ejecutan en remoto sin necesidad de juegos en formato físico. Tan solo es necesario un mando y una conexión a internet, porque los juegos se ejecutan del lado de los servidores de cada compañía. En el caso de móviles y tablets solo es necesario instalar una aplicación que permite elegir el juego a ejecutar, sin llegar a descargarlo. Apple, que quiere contar el control absoluto sobre las aplicaciones, vetó la aplicación de Google, Stadia, y tras varios días de polémica actualizó las normas de su App Store, con una concesión a medias: Stadia y otras aplicaciones de juegos en la nube pueden estar en sus dispositivos pero cada juego tiene que tener su propia app en los iPhones y iPads para que las puedan revisar y aprobar.

Y entonces llegó Amazon Luna

Con las normas ya cambiadas, que permiten la llegada de los juegos en la nube a iOS pero no como en otros dispositivos, llega Amazon Luna. El gigante del ecommerce presenta su propia plataforma de juegos en streaming que llegará a iPhones y iPads pero no como a Apple le gustaría. Los juegos de Amazon Luna se podrán jugar en los dispositivos de la manzana mordida pero no mediante una aplicación, el acceso será directamente desde un navegador web. Adiós a tener que instalar una aplicación por cada juego y lo más importante: adiós al pago de las comisiones a Apple.

Apple no verá un euro de las suscripciones a Amazon Luna, porque no tendrá aplicación para iOS

El lanzamiento de Amazon Luna es muy tímido, sólo para Estados Unidos y mediante invitación de momento, pero de los 5,99 dólares al mes que pagarán sus suscriptores Apple no verá nada. Amazon tiene capacidad de sobra para ofrecer el servicio al completo sin apoyarse en aplicaciones, aunque sea de acceso, gracias a los servidores de Amazon Web Services, que cuentan con la mayor cuota del mercado cloud. Y Apple no puede hacer nada, o lo tiene muy complicado, ya que mientras en la App Store tiene el control absoluto, no puede vetar la entrada a una simple web desde sus dispositivos, el único requisito para acceder a Amazon Luna y a xCloud, la plataforma de Microsoft que seguirá el camino de Luna también llegará a iPhones y iPads mediante una webapp.

¿Ha encontrado Amazon un agujero que vale para cualquier app?

La pregunta que quedó en el aire tras conocer cómo Luna será accesible desde iPhones y iPads es clara: ¿es el agujero definitivo por el que ejecutar, que no instalar, aplicaciones en dispositivos de Apple evitando la App Store? De hecho en Epic Games ya deberían estar trabajando en ello, para que los dueños de un dispositivo de Apple puedan volver a jugar a Fortnite (aunque la jugabilidad es mucho mejor en PCs o videoconsolas). La respuesta no es tan sencilla ni rápida de responder.

El camino ya está abierto, porque Amazon Luna demuestra que es posible ejecutar aplicaciones, tan complejas a nivel técnico como son los juegos, prescindiendo de su instalación en los dispositivos. Es un punto importante, ya que mientras en Android es posible instalar aplicaciones sin pasar por la Play Store, en iOS no es así. Pero más allá de esa posibilidad, renunciar a la App Store también tiene implicaciones negativas. Las plataformas de juegos en streaming tienen como vía de monetización las suscripciones y además las empresas tras ella no necesitan de la visibilidad que ofrece la App Store, porque tienen recursos de sobra para darse a conocer fuera de ella.

Renunciar a la App Store no es algo tan sencillo para estudios pequeños, que perderían visibilidad y facilidades para monetizar sus apps

Pero recordemos que la vía de monetización más de moda, aunque en iOS abundan más los juegos y apps con pago por descarga que en Android, son las compras in-app y la publicidad. Los juegos y aplicaciones de estudios pequeños necesitan de una visibilidad difícil de ganar fuera de las tiendas de aplicaciones. Urtzi Jaureguibeitia tiene un pequeño estudio de videojuegos para móviles, Tellmewow, nos expone su caso: “Los contextos de App Store y Google Play son cómodos, las herramientas para publicar, monetizar y medir fáciles de utilizar y hay millones de usuarios buscando contenido como el que un pequeño estudio de videojuegos puede crear.”

Foto: Efe.
Foto: Efe.

Al fin al cabo, por mucho que se pueda tachar de villano a Apple por quedarse con el 30% de todos los pagos y suscripciones (Google también se queda la misma cantidad), la ventana al mundo que supone la App Store es una oportunidad para las empresas que no tienen la capacidad de gastar miles de euros en publicitar sus apps y juegos. De hecho, muchos usuarios buscan dentro de las tiendas de aplicaciones no aplicaciones concretas, sino aplicaciones o juegos de un estilo o que resuelvan una necesidad. Por mucho que nos pueda extrañar, son habituales búsquedas genéricas como “nivel de burbuja” o “juego de la serpiente” y ahí entra el ASO, el posicionamiento en tiendas de aplicaciones que trabajan con fuerza los desarrolladores.

Funcionalidades limitadas y una monetización que se complica

La exportación o adaptación de una app o juego al formato webapp que usará Amazon Luna no supone un gran problema, como nos comenta Urtzi: “Nosotros hacemos todos nuestros juegos con Unity, por dos grandes motivos. La gran comunidad de desarrolladores que tiene detrás y porque nos permite hacer una exportación a las principales plataformas. Para nosotros es más cómodo mantener un código y simplemente, con pocos ajustes, publicar para iOS y Android. Podríamos exportar también a formato web, pero no es interesante actualmente en nuestro caso. Básicamente porque no conocemos en profundidad ninguna plataforma en la que podamos ganar visibilidad y hacer negocio.”

Mando de Amazon Luna. Foto: Amazon.
Mando de Amazon Luna. Foto: Amazon.

Para el estudio de Urtzi convertir sus apps en webapps no supondría un inconveniente a nivel técnico, pero otro tipo de juegos o aplicaciones sí que lo tendrían más complicado, tal y como nos cuenta Santiago Ponce, experto en desarrollo web: “¿Para todos los proyectos es lo mejor una webapp? Rotundamente no. Este formato puede ser un buen punto de arranque para tener una app a bajo precio, pero las webapps tienen restringido el uso de determinadas funcionalidades de los dispositivos. Entre otras, las webapps no pueden emplear la memoria del teléfono para almacenar datos, acceder al NFC, leer SMS, acceder a la agenda de contactos y sufren de un peor rendimiento y control del acelerómetro o GPS. Se puede intentar suplir esas limitaciones con herramientas externas o programación extra, aunque su funcionamiento no llega al de una app nativa y no siempre cumplen las expectativas.”

A la pérdida de visibilidad, hay que sumar las funcionalidades restringidas para las webapps

Más allá de las dificultades técnicas o de la pérdida de visibilidad por no estar en la App Store, hay otro serio problema para rentabilizar aplicaciones que no apuestan por el modelo de suscripción, la confianza del usuario. Los ingresos por publicidad se podrían mantener, pero obtener ingresos por micropagos, más que habituales a día de hoy, se puede complicar fuera de los dominios de Apple. ¿Por qué? Porque los pagos dejarían de producirse mediante la pasarela de pagos de Apple, que da confianza a los usuarios, y éstos podrían desconfiar de otros métodos de pago y por tanto bajar el gasto, cayendo los ingresos de los desarrolladores. Con internet lleno de estafas que intentan quedarse con los datos de nuestras tarjetas bancarias, introducir esos datos para hacer compras dentro de una app sería casi hasta arriesgado.

Por tanto, el hecho de que Amazon haya abierto una puerta, que lleva tiempo ahí pero que nadie de su envergadura había abierto hasta ahora, no significa la panacea para los desarrolladores. Para aquellos que tienen un tamaño que les permita prescindir de la visibilidad que da la App Store puede ser una vía de escape para ahorrarse ese 30% de comisión, siempre que a nivel técnico no necesiten de las funcionalidades restringidas para una webapp. De hecho, sería casi extraño que Epic Games y otros estudios no recurran a las webapps para mejorar su rentabilidad. Pero para los más pequeños el paso no es tan sencillo, porque la visibilidad y la confianza que da a los usuarios pagar mediante la App Store puede compensar con creces esa comisión que se lleva Apple (y Google) por estar presentes en sus tiendas.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios