para que no vuelvas a perder nada

Probamos Curve, el GPS de Vodafone: nunca he soltado al perro (o al niño) tan tranquila

Incorpora una tarjeta SIM de Vodafone y funciona con cuatro tecnologías combinadas: GPS, WiFi, Red móvil y Bluetooth. La batería dura hasta siete días

Foto: Villa siendo libre con su Curve al cuello. (Foto: V. G.)
Villa siendo libre con su Curve al cuello. (Foto: V. G.)

Yo me lo guiso, yo me lo como. Es la nueva filosofía de Vodafone para sus dispositivos de IoT (Internet Of Things). La teleco británica ha salido del confinamiento con un cambio de estrategia comercial y la intención de empezar a controlar sus 'gadgets' en todo el proceso: diseño, hardware, software, comercialización y servicio posventa. Todo en uno y evitando comercializar dispositivos de terceros como venían haciendo. Y en ese camino, lo primero que han parido ha sido Curve, un GPS con micro SIM integrada para que dejes de perder todo lo que siempre pierdes: las llaves, el portátil, los niños o, en mi caso, las perras. Que no es que suela perderlas, es que a veces se despistan...

Curve no es único en su especie, hay GPS especiales para mascotas, otros más sencillos que solo emiten sonidos e incluso diseños específicos para la cartera, pero este bichito de 4 centímetros tiene algunos pros (y otros contras) para que, al menos, entre en tu lista de posibles. Por mencionar algunas: combina cuatro tecnologías diferentes, GPS, Bluetooth, red móvil (Quad GSM 850/ GSM900/ DCS1800/ PCS1900) y WiFi; la interfaz es sencillísima; la batería bastante duradera, llegando a siete días en modo ahorro; y además es resistente al agua.

Mide cuatro centímetros de diámetro y pesa unos 30 gramos. (V.G.)
Mide cuatro centímetros de diámetro y pesa unos 30 gramos. (V.G.)

Si eres un despistado de manual, tu mayor problema será decidir a qué enganchas tu Curve. Lo primero que vino a mi mente fueron mis dos posesiones más preciadas: el portátil o las perras (Villa y Kali, dos galgas con tendencia al escapismo). Claramente me decidí por las perras, porque el portátil con esto del confinamiento lleva ya varios meses sin salir de casa y no está en mis planes que eso cambie. Curve aterrizó a mediados de julio en España, en Teknautas lo hemos probado durante una semana y hacía mucho tiempo que no salía tan tranquila a pasear con las perras al campo. No sé si de tener hijos le hubiese puesto el GPS al niño y me crea un dilema ético que, por el momento, no puedo resolver, pero si estás buscando un dispositivo de seguridad para tu hijo esto también te interesa.

Sobrevivió a varios mordiscos

Lo primero, el diseño. Vodafone Curve es un poco grande para mi gusto, teniendo en cuenta el tamaño de otros dispositivos como Tile, que tienen el tamaño de una moneda de cinco céntimos, este se asemeja más a una de dos euros y es bastante más ancho. En concreto tiene 16,4 mm de alto y 42,1 mm de ancho, y un peso aproximado de 30 gramos. Eso sí, si un tamaño mayor es el precio que tengo que pagar por siete días de batería, lo pago encantada. Porque si de verdad se me escapa el perro, malo será si en una semana no he conseguido encontrarlo. En este punto me deja más tranquila, además, que sea resistente al agua (hasta un metro de profundidad durante 30 minutos), por si a Villa o Kali les da por remojarse en un río.

Curve es resistente al agua y a los mordiscos de un cachorro loco. (V.G.)
Curve es resistente al agua y a los mordiscos de un cachorro loco. (V.G.)

El disco está disponible en dos colores, gris y negro, con su correspondiente carcasa de silicona que te permite sujetarlo a las llaves, al collar del perro o a la mochila de tu hijo. Es bonito y elegante, aunque sea un poco grande y si se lo pones a un perro muy pequeño canta un poco. En su defensa debo decir que la silicona que rodea el disco recibió varios mordiscos de Kali -pobre, es un cachorro, no entendía nada- y apenas quedó un poco marcada. El dispositivo aguantó sin problema.

Si eres de Vodafone, sí (y si no, también)

Al recibir el paquete las instrucciones son precisas: Descargar Vodafone Smart App, registrarte y emparejar el dispositivo. En mi caso, mi teléfono móvil actual es de Movistar, por eso el proceso de registro fue, quizá, algo más largo: crear una cuenta, validar tu DNI escaneándolo e introducir un método de pago. Esto es importante porque te cargará los dos euros mensuales de la tarjeta Vodafone Smart SIM que lleva integrada Curve para poder utilizar la red móvil. Aún con todo el registro apenas tardé cuatro minutos en tenerlo todo hecho. Si ya eres cliente de Vodafone, el proceso es aún más sencillo y los dos euros se cargarán a tu factura. Es lo que cuesta una cerveza, sí, pero tienes que sumarlo a los 24 euros que cuesta el bichito. Un precio en la línea de otros GPS como Tracktive -que también necesita que adquieras una tarjeta SIM aparte- e incluso más barato que otros 'gadgets' específicos para carteras o llaves que solo disponen de bluetooth.

Como habíamos comentado antes, la interfaz de la 'app' es sencillísima. Para vincular el dispositivo solo hay que mantener pulsado el botón principal y se pueden tener hasta 20 aparatos diferentes conectados. Se elige un nombre (en mi caso 'Perro') y un avatar (yo elegí una huella). Y en cuanto la tarjeta SIM esté dada de alta, unos diez minutos, a funcionar.

En el campo o en casa

Para que la batería dure los siete días que promete es necesario elegir el modo ahorro, que mandará una señal de ubicación cada dos horas. Está bien si se lo has colocado a algo inanimado (unas llaves o el portátil), pero es poco práctico para un perro. El resto de modos consumen la batería más rápidamente pero son más útiles. En modo 'normal' se envía ubicación cada 30 minutos, en modo 'rendimiento', cada cinco minutos y en modo 'seguimiento en tiempo real', cada 5 segundos. Esta última opción tiene un tiempo máximo ininterrumpido de 15 minutos, la opción de emergencia. En mi caso, lo he tenido casi todo el tiempo en modo 'rendimiento' y la batería me ha durado cinco días.

Foto: V. G.
Foto: V. G.

El seguimiento en tiempo real funciona relativamente bien. En mi cabeza la visualización iba a ser como los coches de Cabify o Uber, un iconito moviéndose, pero la realidad es que va dando saltitos. Ahora está aquí, ahora seis calles más allá. Además, en campo abierto la precisión no es muy buena ya que tira mucho de los mapas que tengas en tu teléfono, en mi caso los de Apple, y se 'pierde' en zonas abiertas. Localiza el Curve pero aparece en medio de la zona verde del campo o parque en el que estés y no es muy preciso. A veces incluso necesita un par de intentos para localizarlo. Aún así, merece la pena la tranquilidad que da saber que si se suelta la correa o el perro sale corriendo detrás de una liebre vas a poder saber, más o menos, dónde está durante casi una semana.

El funcionamiento es impecable si le dejas actuar 'solo'. Es decir, si está en modo rendimiento -información cada cinco minutos- irá actualizándose sin problemas. Pero si está en un momento entre una y otra actualización y pulsas en "actualizar" para que te diga dónde está en ese instante, se queda pensando eternamente y te da error: "Dispositivo no encontrado". Primer fallo gordo hasta el momento.Tampoco me ha sido de mucha utilidad dentro de casa ya que no tiene una opción de encontrar el dispositivo y que pite o vibre para localizarlo. Simplemente te indica que está dentro de casa. Si mis llaves estuviesen bajo el sofá no tendría forma de encontrarlas. He echado mucho de menos una opción así, que es básica y que espero que se incluya en las próximas versiones.

Lo mejor, los avisos

Algunos de los avisos inmediatos de Curve. (V.G.)
Algunos de los avisos inmediatos de Curve. (V.G.)

Lo que sí me parece un acierto es la posibilidad de establecer zonas seguras y que se envíe un aviso cuando el dispositivo sale del radio establecido. Si en lugar de acoplar el dispositivo al perro se lo hubiese puesto al portátil o, por ejemplo, a un niño, podría saber si mi hijo se ha desviado de su ruta casa-colegio y del radio que le he marcado o si mi portátil ha salido de la zona 'oficina' y ha entrado en la zona 'casa' o me lo he dejado en la redacción. Los avisos son inmediatos y funcionan sin problema. Para optimizar el uso de la batería, si el dispositivo está inactivo o no se está moviendo no se envía información a la 'app', y al empezar a moverse actualiza su ubicación. Así que en caso de que el Curve salga de la zona marcada el aviso es prácticamente instantáneo.

El historial de localizaciones también da información interesante. Confieso que se lo metí a mi hermana en la mochila un día -esto está feo, no lo hagan en sus casas- y se puede ver un histórico de todos los sitios en los que ha estado el Curve en los últimos días con la hora a la que se ha recibido la información.

Por último, el único botón que tiene el disco funciona también como SOS. Poco práctico si lo vas a usar con una mascota, pero muy interesante si tu hijo necesita ayuda. Pulsando durante un par de segundos el botón se envía una alerta al móvil asociado con la ubicación.

Completo y versátil

En conclusión, el nuevo Curve de Vodafone ha resultado ser un dispositivo bastante versátil para utilizarlo con lo que necesites, ya sea una mascota, las llaves, el portátil o la mochila de tu hijo. Tiene pros y contras para todas las opciones y si estás pensando en adquirir tu primer GPS y eres cliente de Vodafone, el precio y la usabilidad -instalación, pago a través de la factura, interfaz de la app, etc.- lo hacen muy recomendable. La duración de la batería es una garantía de tranquilidad, así como las zonas seguras y los avisos inmediatos, que han hecho muy feliz a la parte más controladora de mi yo como madre (de dos perras). Eso sí, no es nada que no esté ya en el mercado con precios similares y las mismas prestaciones e incluso más especializadas.

A mejorar, que el disco no pueda emitir pitidos o vibraciones para encontrarlo dentro de casa y que a veces falle cuando se pide ubicación entre monitorizaciones periódicas. A veces necesito saber dónde está ya, no dentro de cinco minutos. El tamaño también puede ir reduciéndose poco a poco, pero por el momento no molesta.

Siendo Curve el primero de la nueva familia de productos inteligentes ‘Designed & Connected by Vodafone’, nos deja con ganas de seguir de cerca las novedades de la marca en IoT y ya no solo en telefonía.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios