Una partida a 'Hoy se sale': el juego de mesa cañí que recauda miles de euros en internet
  1. Tecnología
CROWDFUNDING EN LA RED

Una partida a 'Hoy se sale': el juego de mesa cañí que recauda miles de euros en internet

Pasamos una tarde jugando al último hit 'indie' de la industria patria del juego de mesa. El argumento: coleccionar anécdotas en una juerga que deja a los de 'Resacón en Las Vegas' como 'amateurs'

placeholder Foto: Pablo y Xabi, los creadores de 'Hoy se sale'. Imagen: Laura Martín | M. Mcloughlin
Pablo y Xabi, los creadores de 'Hoy se sale'. Imagen: Laura Martín | M. Mcloughlin

"¡Qué hijo de p**a! Se ha metido droga caníbal en la ópera". Esa frase es real. Fue una jugada maestra que propició el fin de una juerga antológica que dejaría a los protagonistas de cualquier entrega de 'Resacón en Las Vegas' como 'amateurs' en esto del pimple y el desfase. Alejandro Pérez fue el gran triunfador. Acumuló un buen puñado de anécdotas como en cualquier gran noche. Pablo Hernando fue el único que le siguió el ritmo hasta el final de una farra que les llevó a pasar por un local de peleas de gallos, una cervecería, un bar de carretera y meterse en un vórtice. Por el camino perdieron a Xabi Tolosa y al que firma estas líneas, que alcanzaron un nivel de alcoholismo que les dejó fuera de juego. Este es un resumen 'grosso modo' de 'Hoy se sale'. Se trata de un juego de cartas creado entre dos amigos que se conocieron en su etapa universitaria y que ahora lleva más de 11.000 euros recaudados en un 'crowdfunding' en internet que sigue en marcha. El dinero servirá para preparar su lanzamiento, algo que ocurrirá el próximo otoño.

Foto: Imagen de Carcasone. (Nintendo)

"No hemos llegado a este confinamiento. Esperemos llegar al de otoño", bromea Xabi, uno de los autores intelectuales de este juego. Cuando miles...¿qué miles? Millones de españoles se preguntan cuándo la nueva normalidad volverá a ser la de siempre y podrán recuperar el ocio nocturno tal y como lo conocían antes del covid, aparece un juego que va de liarla con tus amigos sin ningún tipo de freno. ¿Es esta otra historia de 'entrepreneurs' que tuvieron su visión durante las horas muertas del encierro? Nada de eso. La casualidad se ha convertido en un potente argumento de marketing. Porque hay que reconocer que llega en el momento justo. "Nada que ver con todo esto del coronavirus. Llevamos unos cinco años trabajando en ello", aclara Pablo.

placeholder Cartas de 'Hoy se sale'. Foto: M. Mcloughlin
Cartas de 'Hoy se sale'. Foto: M. Mcloughlin

Para conocerlo y echar un par de partidas nos citan en 'Basurama'. Se trata de un espacio de creación cultural que nació en la Escuela de Arquitectura de Madrid. Ese dato no es accesorio. En esa nave del madrileño barrio de La Elipa nació 'Ladrillazo', uno de los grandes éxitos 'indie' que ha parido la industria patria de los juegos de mesa.

Editores de excepción

Su nombre es bastante indicativo de por dónde van los tiros: el objetivo de 'Ladrillazo' no es otro que algo tan español como crear tu propia trama inmobiliaria. Nos traslada a la 'burbuja' de la primera década del siglo XXI y los personajes de las cartas son políticos de carne y hueso como Pepe Blanco, Zaplana, Zapatero, Gallardón, Esperanza Aguirre, empresarios y constructores de renombre o personajes como el rey emérito. "Nos hubiese encantado recibir una llamadita de Florentino Pérez y nos hubiese dicho que pillásemos cien kilos por no sacarlo. Pero no ocurrió. Realmente nadie de los que sale nos ha llamado nunca", cuenta Paco Fernández, uno de los padres de este juego, que fue bautizado por Ignatius Farray como lo "más subversivo del siglo". El otro es Alejandro, ganador de la partida que encabeza este artículo. "Fue curioso porque cuando enviamos los paquetes nos dábamos cuenta que había bastantes pedidos de empleados de compañías cuyos dueños tenían una carta en el juego".

Foto: Alejandro Pérez, cocreador de Ladrillazo, en Basurama (A.P.)

Ahora se han unido a Xabi y Pablo a modo de editores del juego. Es su segundo proyecto de este tipo, después de haber vendido 6.000 unidades de 'Ladrillazo' desde su lanzamiento hace tres años. "No teníamos ni idea de hacer cosas de estas. ¿Tú sabes que un código de barras se compra por internet? Pues nosotros lo tuvimos que aprender", recuerdan. "Creo que 'Hoy se sale' puede enganchar aún a más gente, porque no tienes que tener esa sensibilidad política que si que tenía que tener con 'Ladrillazo'", remata. "Incluso se podría llevar a otros países, porque no necesita contexto. Imagínate venderlo en Alemania con el nombre de 'Spanish Party'".

placeholder Cartas de la versión beta frente a las definitivas. Foto: M. Mcloughlin.
Cartas de la versión beta frente a las definitivas. Foto: M. Mcloughlin.

Pero centrémonos... ¿cómo funciona 'Hoy se sale'? El objetivo, como en toda buena fiesta, es conseguir el mayor número de anécdotas. Se sumarán a tu cuenta a lo largo de la partida dependiendo las decisiones que tomes. Cada jugador tiene un medidor numerado para controlar su grado etílico. Si llegas a cero te montarás en un taxi y te irás para casa del bajón que llevas encima. El que llegue al máximo, la palmará y no podrá sumar más puntos a partir de ese momento. Antes de iniciar la partida, hay que decidir el 'puntillo' con el que empiezas. También escoger al líder. Aquí no va de tirar los dados y sacar el número más alto. El cabecilla será el último que ha salido de juerga. En nuestro caso, será Pablo, que la víspera se le hizo larga la noche.

Se deciden cuántos escenarios se van a jugar, algo que condicionará la duración, que puede ir de 20 minutos a unos 40. "Lo único que se sabe seguro es que no va a haber dos partidas iguales", explican. Estos naipes se ponen boca abajo y cada ronda se destapa el que toque. Cada uno tiene sus particularidades y condicionará lo que pueden hacer y beber cada participante. No es lo mismo estar en un bar de carretera rollo Casa Pepe, en el karaoke de Mostenses o acabar en un barco en aguas internacionales.

Se trata de emborracharte, ligar y matar a copas (o drogas) a tus rivales de partida

Hay otros dos tipos de cartas. Por una parte las acciones. Se reparten varias al principio y cada vez que me toca participar tengo que robar dos del montón. En mi mano inicial, entre otras cosas, hay una cerveza, una copa y chupitos. Son cartas con las que emborracharme yo o emborrachar a mis rivales. Con las drogas, más de lo mismo. Se acumulan anécdotas pero el peaje es empeorar tu estado. Aquí hay más estrategia de la que parece. Mucha más.

Tienes que saber cuándo esquivar una acción y cuando no. En un momento que Xabi me lanza una cerveza, yo la esquivo con una bomba de humo. Poco después le contesto con una carta de cubata unida a 'Dar la chapa', que hace que el trago en cuestión no se pueda esquivar. Si ves que estás al borde del coma etílico y necesitas bajar revoluciones puedes recurrir a la clásica vomitona en el baño o hacerte un trasplante de hígado. Todo depende de las bazas que tengas.

Ligues y caderas de fuego

Cada vez que a alguien le llega el turno también tiene que destapar un evento aleatorio. Pueden ocurrirte cosas buenas como encontrarte una cartera o que pongan ese temazo que te anime a tomarte otra a pesar de que vayas ya por el enésimo gin tonic de la noche. O cosas malas, como un apretón que amenace con dejarte sin tiempo para ir al baño. En ese mazo también están los ligues. Podrás compartir la noche con todo tipo de personajes. Son cartas que te ayudarán a sumar anécdotas turno a turno o al final de la partida. Pero también hay condiciones. Si te lías con el poeta, por citar alguno, no podrás utilizar la excusa de salir a fumar para esquivar ese copazo que te viene de la otra esquina de la mesa para dejarte a puntito del KO. Si te enrollas con la ladrona o con la esponja humana habrá otras recompensas pero también otros riesgos.

Tu rollito te puede durar toda la noche. O no. Igual la descartas cuando aparezca un Furry o tu ex. O igual te la levantan con el comodín 'Caderas de fuego', una especie de danza de apareamiento para hacerte con los rollos de otros. En mi caso, me sirvió para arrebatar a Xabi a tres mapaches con gabardina, una carta tan surrealista como cotizada, ya que te permite sumar muchos puntos cada ronda y al final de la partida. A cambio, tengo que subir la borrachera tres puntos. Si no, a ver cómo me paso por la piedra a las criaturitas.

placeholder Xabi y Pablo, junto a los creadores de 'Ladrillazo', editores del juego. Foto: M. Mc.
Xabi y Pablo, junto a los creadores de 'Ladrillazo', editores del juego. Foto: M. Mc.

Obviamente ninguno de los dos se ha comido la boca con uno de estos animales en la vida real. O al menos no lo reconocen públicamente. Pero muchas otras de las situaciones que se reflejan en las cartas están inspiradas en hechos reales. "Hemos tenido que pulir cosas. Teníamos muchas cosas en la cabeza. La gente también te da muchísimas ideas también de sus propias borracheras. El problema es que no siempre es fácil asignar una función. Teníamos muchas más cartas pensadas pero hemos tenido que recortarlas para no complicar y ralentizar el juego", comenta Pablo. Este juego por cierto está pensando para jugar de 2 a 6 personas.

'Hoy se sale' aún es un juego vivo. Una de las dos partidas que jugamos lo hacemos con uno de los 'mock-up' que utilizaron para refinar aspectos y detallar mecanismos. Aunque el grueso está consolidado, el proceso creativo no ha terminado. "Quizás una de las cosas más gordas que nos queda es hacer la 'contraportada'. Necesitamos que cuando alguien coja la caja en una tienda le dé la vuelta y le enganche, le apetezca comprarlo. Si conseguimos eso tenemos mucho hecho", dice Paco mientras sostiene el embalaje ente las manos.

Por supuesto, es un juego para mayores de edad. No les importan eventuales críticas por construir algo lúdico en torno del alcohol o de la droga. "Ojo, que también concienciamos. Que si se te va la mano, te mueres y se acaba la partida", argumenta. "Si en una película se puede sacar a un tío esnifando cocaína sin que eso suponga fomentarlo, también se puede hacer lo mismo con un juego".

placeholder Xabi, junto al primer prototipo comercial del juego. Foto: M. Mcloughlin.
Xabi, junto al primer prototipo comercial del juego. Foto: M. Mcloughlin.

Una pequeña obra de arte

La tarde que nos han citado también es la primera vez en el que tienen entre manos el prototipo la caja así como gran parte de las cartas impresas, basada en la versión 'beta' que dibujó el propio Xabi. Ahora las cartas llevan la firma del dibujante gaditano Paco Alcázar, prestigioso ilustrador que formó parte del grupo de profesionales que abandonó 'El Jueves' después de que se vetase una portada sobre la abdicación de Juan Carlos I. Su trabajo es una parte esencial. El apartado visual está a la altura de la dinámica y el argumento del juego. Una creación que, globalmente, puede convertirse también en un objeto de coleccionismo.

Gracias a superar metas de financiación, han incorporado extensiones al juego

Es más, algunas de las recompensas que se incluyen para los 'micromecenas' que colaboren en Verkami con la campaña son ilustraciones originales de Alcázar o cartas creadas a demanda. El nivel de apoyo que logren en esta plataforma también determinará cosas como el volumen de cartas definitivo o la tirada. Ahora mismo se encaminan a los 12.000 euros, después de superar el umbral mínimo de 8.000 que se habían marcado. Este logro les empujó a crear la extesión 'Drogas'. Y aún quedan dos semanas largas para conseguir aún más financiación. Las aportaciones van de 25 a 150 euros. Si superan los 14.000, sacarán la extensión 'La última y a casa', aumentando el número de cartas hasta las 150. El juego está previsto que llegue en noviembre. Justo a tiempo para la campaña navideña. No ha llegado el primero y tienen material como para hacer un segundo. "Se puede llamar 'Hoy también se sale' o 'Resaca', que todo el mundo sabe que para pasarlo lo mejor es volver a salir".

Crowdfunding