NO TODO ES CONTRATO

El prepago sigue vivo en el móvil: estas son sus ventajas y las mejores tarifas disponibles

Aunque los contratos y los paquetes convergentes de fibra y móvil han bajado mucho de precios, todavía puede ser interesante tirar de una SIM a base de saldo. Analizamos los pros y los contras

Foto: La tarjeta SIM.
La tarjeta SIM.

A veces olvidado por los operadores y otras por los propios usuarios pero ahí sigue. No, no hablamos de las permanencias (ojalá), sino de las tarifas de prepago. A día de hoy las tarifas de tarjeta siguen siendo muy útiles para ciertos perfiles u ocasiones puntuales, y además sus condiciones están a la altura de las tarifas de contrato.

Las tarifas de tarjeta siguen funcionando como siempre: recargas el saldo que quieras y se va consumiendo en función de las tarifas o bonos que actives o según las llamadas que vas haciendo. Eso sí, sigue habiendo (o hay más) facilidades para evitar los problemas de quedarse sin saldo, con anticipos de saldo o automatismos que recargan saldo cuando este ha bajado de cierto límite. La mayor pega es que las tarifas y bonos de prepago de muchos operadores tienen una duración algo más corta que los de contrato, de 28 días.

Con todas esas condiciones, las tarifas de prepago siguen siendo una buena idea para controlar el gasto, sobre todo en caso de menores, cuyo principal problema con el gasto puede ir por el lado de los datos. Las tarjetas también pueden ser útiles para quien quiere un número de teléfono para poco más que recibir llamadas, porque con el prepago basta con hacer una recarga y algún consumo cada seis meses para mantener el número vivo. Por eso mismo, también suelen ser una opción para instalarse en aquellos ascensores que necesitan una SIM para comunicarse con la empresa en caso de que alguien se quede colgado.

Foto: Efe.
Foto: Efe.

Este tipo de tarifas también pueden ser especialmente útiles para necesidades puntuales: salgo de viaje por unos días (o semanas), no voy a tener acceso a redes WiFi y con los datos de mi tarifa habitual no tengo suficiente. ¿Solución? Comprar una tarjeta prepago, algo rápido de hacer, sin dar números de cuenta y sin ningún tipo de permanencia ni vinculación. Es cuestión de elegir un buen bono de datos, que en algunos casos que veremos a continuación se pueden aprovechar incluso durante tres meses. Cuando se pase ese periodo extraordinario la tarjeta se puede dejar caducar, sin necesidad de darla de baja.

¿Dónde están las mejores tarifas de prepago?

Sabiendo las ventajas o para qué casos puede ser recomendable optar por el prepago, las miradas ahora se centran en qué operadores ofrecen las mejores tarifas de tarjeta. Y hay un poco de todo, en función de lo que busquemos, aunque las mayores facilidades las ponen las marcas que ofrecen las mismas tarifas en prepago y contrato y además permiten combinar distintas cantidades de minutos y megas, en ocasiones de manera libre. Entre ellos están por ejemplo Simyo, República Móvil, LlamaYa o Digi.

Hay marcas que ofrecen las mismas facilidades que en contrato y permiten crear la tarifa a la carta

Para los que quieren una línea para prácticamente solo recibir llamadas, pueden recurrir a Simyo por ejemplo, que ofrece hacerse con una línea sin obligación de contratar bonos de datos ni de minutos y además con 10 euros de saldo de regalo. Basta con recargar la SIM cada seis meses para mantenerla activa, aunque tras cuatro meses pasa a suspensión y solo puede recibir llamadas si no se recarga. El mismo Simyo ofrece bonos de 100 MB por 1 euro al mes o 500 MB por 2,5 euros para quien necesita tener un mínimo de datos, sin llamadas incluidas. ¿Y el giga más barato? Lo tiene Suop, también con cobertura de Orange, por 3,5 euros al mes y además con llamadas baratas, 7 céntimos por minuto sin establecimiento.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Poco hay que subir, solo hasta los 5 euros al mes, para encontrar tarifas con más datos e incluso llamadas incluidas. Y es que por ese precio tanto República Móvil (marca también de Orange) y LlamaYa (del grupo MásMóvil, con cobertura de Yoigo y Orange) ofrecen 150 minutos en llamadas y 3 GB. Quizás una combinación interesante para los más pequeños de la casa. Y para quien quiere más datos y apenas utiliza las llamadas, Simyo ofrece 6 GB y llamadas aparte por 7 euros al mes.

En el salto a los 10 euros es donde nos empezamos a encontrar llamadas ilimitadas con una cantidad más que decente de datos. Por esa cuota mensual es posible contar con las mencionadas llamadas y 6 GB tanto en República Móvil como en LlamaYa. Subiendo un escalón más, por 14,95 euros HitsMobile (con cobertura Vodafone) ofrece 100 minutos y 15 GB, aunque quien prefiera tener más llamadas puede conseguir ilimitadas y 14 GB por 15 euros con LlamaYa y República Móvil de nuevo.

A partir de estas últimas tarifas entramos en el terreno de los grandes bonos de datos, con la ventaja de que Simyo permite elegir entre asociarlos a distintos bonos de llamadas, incluso con ilimitadas, si es que vamos a usar la línea para llamar, o pasar de las llamadas e ir a cantidad de datos. Así, la marca de Orange ofrece 25 GB por 15,5 euros (sube a 20 euros con llamadas ilimitadas), 35 GB por 17 euros (24 euros con las llamadas) y 40 GB por 28 euros, que por euro más incluye las llamadas ilimitadas. Simyo tiene poca competencia en las tarifas con más gigas, siendo la más destacable la tarifa de Digi (cobertura Movistar) con 30 GB y llamadas ilimitadas por 20 euros al mes.

Estira al máximo: megas acumulables y de regalo

Foto: Brett Jordan (Unsplash)
Foto: Brett Jordan (Unsplash)

Además de conocer las mejores tarifas, hay unos consejos finales a seguir para quienes se planteen hacerse con una SIM prepago. Lo primero es que este tipo de tarifa suelen disfrutar de promociones casi constantes, tanto en forma de saldo gratis al recargar como en gigas gratis durante cierto tiempo. Esas promociones pueden decantar la balanza a un lado o al otro, sobre todo si vamos a usar esa nueva línea durante un periodo corto de tiempo.

Una cosa importante es que la tarifa te permita acumular los datos de un mes a otro

Y otro punto muy importante, tanto para periodos cortos como para largos, es la posibilidad de acumular gigas no consumidos de un mes para otro. Digi, Lebara y Vodafone permiten que los datos que sobran un mes puedan ser usados al siguiente, una ventaja importante para quien no tenga un consumo totalmente plano a lo largo del año y que incluso permite subir y bajar de tarifa en momentos puntuales. Y luego está Simyo, que permite acumular los datos hasta tres meses, que da mucho juego para estirar los datos y por ejemplo acceder a un bono grande el primer mes y estirarlo, bajando los meses posteriores a bonos más baratos.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios