¿Qué va a pasar con las redes 5G de Huawei? Por qué ni Europa ni España se aclaran
  1. Tecnología
NI CON TU TECNOLOGÍA NI SIN ELLA

¿Qué va a pasar con las redes 5G de Huawei? Por qué ni Europa ni España se aclaran

La decisión de Reino Unido viene a demostrar que si bien se siguen sin encontrar evidencias de puertas traseras o espionaje, en la UE se quiere reducir su futura dependencia de las redes chinas

Foto: ¿Qué va a pasar con las redes 5G de Huawei? Por qué ni Europa ni España se aclaran
¿Qué va a pasar con las redes 5G de Huawei? Por qué ni Europa ni España se aclaran

A Huawei este martes le dieron una cucharadita amarga de ricino. Reino Unido le colgó la etiqueta de "proveedor de alto riesgo". Eso viene a suponer que su tecnología 5G no puede ser utilizada en partes clave de la red británica. Tampoco en infraestructuras críticas como bases militares o centrales nucleares. Podrá seguir haciendo negocio en el país. Un negocio con el que no podrá acaparar más del 35% del mercado, otras de las limitaciones decretadas por Downing Street.

Foto: Europa aumenta la alerta sobre los riesgos de que China se 'cuele' en el 5G de Huawei

Londres aprieta a la multinacional china pero no le ahoga. Esta solución no termina de contentar a nadie. A la firma asiática, aunque emitió un comunicado de alivio tras el anuncio, es evidente por qué. Pero tampoco es del gusto de Estados Unidos, que está inmerso en una campaña para presionar a sus socios a este lado del Atlántico para que sigan su camino. El propio Donald Trump, refieren varios medios como el Financial Times, descolgó el teléfono hace unos días para tratar este tema con el primer ministro Boris Jonhson, para que desvinculase la decisión del plano comercial y la centrase en la seguridad nacional.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.


Sin pruebas públicas

La decisión de Reino Unido no es baladí. No hay que olvidar que pertenece al conocido como 'Five Eyes', un grupo de países también compuesto por Australia, EEUU, Nueva Zelanda y Canadá que comparten información de inteligencia. La negativa a un veto duro como la de Washington refuerza a aquellos que defienden que las medidas contra Huawei no se basan en indicios sólidos.

No hay evidencias de espionaje o puertas traseras y la decisión de Londres apunta en este sentido

No hay que olvidar que la administración 'yankie' no ha hecho públicas en ningún momento pruebas que acompañen a sus acusaciones de espionaje y creación puertas traseras a disposición del Gobierno chino. Cabe recordar también que varios países, bastantes de ellos en la UE, han abierto investigaciones sin encontrar motivos para tomar medidas o expulsarles de los concursos públicos a este respecto y así lo han comunicado públicamente.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

El colgarle la etiqueta de "proveedor de alto riesgo" como ha hecho Londres viene a ser bastante sintomático de cómo se encuentra la situación por estas latitudes. Es curarse en salud. Nadie se termina de aclarar del todo con Huawei. Si bien no se han encontrado evidencias parece que en Europa no se quiere depender tanto de las redes chinas. Y es que ahora mismo es un actor imprescindible para la llegada de esta tecnología, bastante por delante de Ericsson y Nokia, que son las dos alternativas más solventes que hay a día de hoy tras ellos.

El peaje de prescindir de Huawei

En definitiva: expulsar a los chinos supondría un paso atrás para el despliegue de las redes 5G y el peaje sería notable en términos de tiempos y plazos. También de Han sido varias las voces que han reforzado públicamente esta idea. La última, hace unos días, del ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, quien dijo que si se vetaba la tecnología de Huawei, el 5G tardaría en desplegarse entre 5 o 10 años adicionales en el país teutón. Declaró no ser partidario de "sacar un producto del mercado por algo que pueda pasar en un futuro" y dijo que estaba alineado con la postura de la canciller Angela Merkel.

Eso sí, habló de la necesidad de obligar a dar ciertas garantías de seguridad por ley e incluso una cláusula para tomar medidas en caso de que haya riesgos para los intereses nacionales. Más de lo mismo. Permitir seguir operando sin bajar la guardia. Otros como Italia o Grecia han expresado posturas similares. Francia, tres cuartas partes más de lo mismo: planea exigir por ley controles más exhaustivos antes de montar la infraestructura.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. Foto: Efe.
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. Foto: Efe.

En España no ha habido movimientos significativos. Una calma en la que empresas e instituciones siguen contando y usando la tecnología de Huawei, así como de Ericsson y Nokia, a la espera de que se materialice una postura común en Bruselas. Trabaja directamente con Telefónica, Orange y Vodafone. La 'teleco' española es la única que ha movido pieza y ha decidido reducir su dependencia de Huawei y dar a entrada a diversos proveedores.

Los operadores españoles siguen trabajando con Huawei. Solo Telefónica ha dado entrada a otros

Ni la operadora francesa ni la británica han anunciado cambios significativos en su relación. Es más, Vodafone UK ya alertó en Reino Unido del peligro de un veto total por parte de las autoridades locales, porque podría suponer un altísimo coste para cambiar sistemas y equipos ya en funcionamiento. Esta tónica de que todo sigue adelante se repite en el resto de Europa. Prácticamente en todo el globo, a excepción de Australia, EEUU y Japón, los mercados que le han cerrado sus puertas. La empresa sigue firmando contratos. Cuenta con 65 acuerdos, de los que la mitad son con firmas asentadas en Europa.

Lo único que ha llamado la atención en nuestro país ha sido que la empresa ha declinado, no ha sido la única, presentar una oferta para un concurso de Red.es para renovar las conexiones de las universidades españoles y centros de investigación. Al parecer, no está directamente relacionado

A la espera de Bruselas

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

En el seno de la Unión parece que todo apunta en el mismo sentido. Presentará este miércoles una serie de reglas "estrictas" para todos aquellos que quieran meterse en el negocio que no excluirán a Huawei ni a nadie que las cumpla. "No se trata de discriminar, sino simplemente de fijar reglas. Serán estrictas, exigentes, de modo que se acogerá a todos los operadores que quieran aplicarlas en este despliegue de redes", explicó el comisario de Mercado Interior, el francés Thierry Breton. A partir de ahí, la pelota quedará en los países miembro, que una vez regulen localmente depositarán la decisión final de contratar o no a la multinacional en las operadoras.

Foto: Por fin he probado un smartphone 5G: así funciona y qué cambia frente al 'viejo' 4G

Hay algunas cifras que demuestran la posición dominante de los asiáticos cuando hablamos de la nueva generación de internet móvil. Huawei, en junio de 2019, cuando explotó la polémica con EEUU, era la que más contribuciones técnicas ha presentado a los estándares del 5G, más de 10.000, frente a las 8.400 de Ericsson y las 5.800 de Nokia. Con las patentes más de lo mismo: 1550 en manos de esta firma china, seguida de cerca por Nokia con 1427.

¿Cómo ha conseguido la firma china hacerse tan importante para el despliegue de redes? Pues su propuesta se basa en dos pilares. Por una parte participar en toda la cadena. Fabrican desde la antena, los 'routers' o el 'core' hasta los 'smartphones'. La otra parte son sus precios. La UE les llegó a investigar por 'dumping', que no es otra cosa que tirar los costes para quedarse con el mercado, aunque quedó en un mero aviso.

Huawei Reino Unido 5G