7.000 años más antigua que las europeas

Descubren la pintura más antigua de la humanidad y es esta polémica cacería

Una cueva de Indonesia alberga pinturas de animales de hace 43.900 años, pero un especialista español pone en duda que las figuras humanas que los acompañan sean de la misma época

Foto: Parte de las pinturas encontradas. (Foto: Griffith University)
Parte de las pinturas encontradas. (Foto: Griffith University)

Una cueva de Indonesia esconde pinturas en las que aparecen, al menos, ocho figuras humanas y seis animales, dos cerdos y cuatro búfalos. La datación revela que este panel de arte prehistórico tiene como mínimo 43.900 años por lo que no se trata de una pintura cualquiera. No se conoce ninguna muestra de arte figurativo más antiguo realizado por el Homo sapiens, así que el hallazgo que se da a conocer hoy en la revista científica Nature es un extraordinario e histórico descubrimiento.

Los autores del estudio, liderados por Maxime Aubert, investigador de la Universidad Griffith (Australia), no tienen ninguna duda: es la escena de caza más antigua del arte prehistórico y así titulan su artículo: 'Earliest hunting scene in prehistoric art'. Pero no todos los expertos tienen opinan lo mismo sobre lo que esos antepasados nuestros mostraron en esas paredes.

En concreto, el panel de 4,5 metros de ancho situado en la cueva de piedra caliza de Leang Bulu ’Sipong 4, al sur de la isla de Célebes, se encontró en 2017 y ahora se da a conocer su extraordinario valor. La escena muestra teriántropos, figuras que mezclan rasgos humanos y animales, que parecen estar cazando con lanzas o cuerdas. Sus presas son búfalos enanos conocidos como anoas y una especie de cerdo local, el jabalí verrugoso de Célebes.

Sin embargo, un experto en arte prehistórico consultado por Teknautas considera que faltan pruebas para realizar una afirmación tan rotunda. Según explica, las dataciones de las pinturas solo se han realizado tomando muestras de los lugares en los que están pintados los animales. Por lo tanto, no sería descartable que las figuras humanas fueran posteriores, teniendo en cuenta, además, que las escenas de caza no aparecen en otros lugares del mundo hasta decenas de miles de años más tarde.

Los autores del descubrimiento de Indonesia. (Foto: Griffith University)
Los autores del descubrimiento de Indonesia. (Foto: Griffith University)

“La aportación más importante de este trabajo y la que está perfectamente demostrada es la fecha en la que se han pintado los animales, tanto las anoas como los cerdos, que convierte a estas pinturas figurativas en las más antiguas conocidas en la actualidad relacionadas con nuestra especie”, destaca Marcos García Diez, especialista de la Universidad Complutense de Madrid.

El método, que consiste en medir la desintegración radiactiva del uranio, no deja lugar a dudas. “Por la toma de la muestra, su calidad y el procesamiento de los datos, la fiabilidad de las fechas no tiene nada que objetar”, destaca. Sin embargo, “los autores definen que hay una escena de caza entre humanos y animales y pienso que no tienen datos para sostenerlo”, ya que “las fechas que publican solo están relacionadas con los animales, hay tres lugares de muestreo y ninguno se corresponde con las figuras humanas”, comenta el experto.

Una escena adelantada miles de años

Maxime Aubert y el resto de autores argumentan que tanto las figuras humanas como los animales fueron pintados al mismo tiempo porque parecen tener un mismo estilo artístico, con la misma técnica y un pigmento rojo oscuro. En cambio, para Marcos García “decir que es la escena más antigua del arte prehistórico es una hipótesis, no es un dato”. Aunque se puede defender la sincronía entre las figuras humanas y animales, decir que todo corresponde a una escena no está completamente demostrado.

“Si algo sabemos del arte prehistórico es que con frecuencia elementos que aparecen juntos han sido pintados en distintos momentos. A veces, lo que vemos como unitario es, en realidad, una suma de figuras de distintas épocas. Probablemente, a los autores no les haya sido posible obtener muestras de las figuras humanas, y creo que no hay datos que confirmen su sincronía con la de los animales. Ese es el punto débil que veo en el artículo”, destaca el investigador de la Universidad Complutense.

Figura animal pintada en la cueva de Indonesia. (Foto: Griffith University)
Figura animal pintada en la cueva de Indonesia. (Foto: Griffith University)

Por otra parte, la representación de escenas en el arte prehistórico y de la caza en particular solo es frecuente desde hace unos 10.000 años para acá. “De ahí para atrás no hay nada”, asegura, por lo que, si se confirma que el hallazgo que los científicos australianos anuncian en su artículo, se estaría dando un salto de más de 30.000 años hacia atrás. Con frecuencia, las cuevas y los abrigos propicios para conservar el arte rupestre en buen estado suman figuras realizadas en diversos lapsos de tiempo, a veces cortos, pero a veces de miles de años. Es el caso de las cuevas de Altamira (Cantabria), que fueron pintadas hace entre 35.000 y 15.000 años atrás.

Precisamente, la comparación de este hallazgo de Indonesia con otros lugares de arte prehistórico destacados en el mundo deja reflexiones interesantes y también algunas dudas. Una de ellas tiene que ver con las figuras teriántropas, las que mezclan partes del ser humano y de animales.

Animales representados en las pinturas. (Foto: Griffith University)
Animales representados en las pinturas. (Foto: Griffith University)

“En otros contextos, por ejemplo, el arte levantino de la península ibérica o en África, tradicionalmente son más modernas, tienen en torno a 8.000 o 10.000 años. Eso no significa que lo que hay en Indonesia sea tan moderno. De hecho, desde que se están introduciendo los nuevos métodos de datación están cambiando las ideas preconcebidas que teníamos, pero lo cierto es que desde nuestra perspectiva nos cuesta entender, sin datos, que esas figuras humanas sean tan antiguas”, apunta el especialista.

Adiós al eurocentrismo

No obstante, reconoce que este y otros hallazgos están cambiando la visión eurocéntrica que se tenía sobre las expresiones artísticas más antiguas del Homo sapiens. Por ejemplo, el año pasado Nature publicó que en la isla indonesia de Borneo había aparecido la que hasta entonces era la figura más antigua pintada por nuestra especie, un animal ensartado por una lanza. Ese dibujo de 40.000 años ya dejaba muy atrás a los de la gruta francesa de Chauvet.

Ahora este nuevo hallazgo se remonta aún más en el tiempo e incide en la misma idea. “El arte de los primeros individuos de nuestra especie ya no está en la península ibérica o Francia, está apareciendo por todo el mundo y ahora mismo las pinturas más antiguas están en Indonesia”, comenta. En la península ibérica hay arte figurativo más antiguo, como en las cuevas de La Pasiega (Cantabria) o Maltravieso (Cáceres), pero según un trabajo publicado en Science en 2018, es obra los neandertales, que pintaban en diferentes cuevas de España y, posiblemente, de Francia (aunque no todo el mundo considera que haya pruebas suficientes).

También hay arte del Homo sapiens que se remonta mucho más atrás, al menos a hace 73.000 años, pero se trata de dibujos abstractos (puntos, rayas y otros signos y representaciones geométricas que no tienen que ver con figuras de la realidad). Así que “el origen del arte figurativo vinculado al Homo sapiens, por lo que sabemos ahora mismo, estaría en Indonesia. El europeo no empezaría hasta 5.000 o 7.000 años después. Esto nos dice que dependiendo de los territorios la forma de expresarse de los humanos de nuestra especie es diferente”, añade.

Figuras muy estilizadas

No obstante, al comparar, a Marcos García también le llama la atención el estilo de las figuras humanas de la cueva de Célebes. “Para compararlas, habría que acudir a otras mucho más modernas de la península ibérica, de hace 10.000 o 12.000 años, porque son representaciones muy estilizadas. Esto no significa nada, es posible que por cuestiones de transferencia o de concepción de las formas lo que se hace en Indonesia hace 40.000 años aquí se hiciera hace 10.000”, apunta.

No obstante, también cree que habría que coger con pinzas la idea de que se trata de teriántropos. “Salvo una de las figuras, que parece claramente una persona tumbada, las demás no tienen rasgos claros”, apunta. Según los autores, quienes pintaron la cueva probablemente estaban representando a personas que vestían máscaras y pieles y quizá tenían algún tipo de creencias relacionadas con el chamanismo e intentaban representar la apropiación de la caza. “En determinadas concepciones del mundo lo humano y lo animal se mezclan y son casi lo mismo, parte de un equilibrio natural”, señala el experto de la Complutense.

Las figuras que se pintaban hace miles de años están relacionadas con elementos cotidianos

En cualquier caso, “en el mundo de las interpretaciones entramos en un terreno resbaladizo, cada uno opinamos de una u otra manera con los datos que tenemos y con la aplicación de modelos etnográficos que podemos conocer”, advierte. Lo que sí está claro es que las figuras que se pintaban hace decenas de miles de años están relacionadas con elementos cotidianos, como los animales que consumían. “Cuando se excavan, aparecen en los yacimientos, hay una identidad temática entre lo que pintan y lo que consumen”, destaca.

Otra cosa es el simbolismo que cada grupo humano le pueda dar a estas representaciones y que, posiblemente, esté relacionado con cuestiones religiosas. Probablemente, pintar animales tenga “un valor simbólico relacionado con el futuro, en el sentido de que si represento algo en una pared, pretendo que esa forma perdure en el tiempo”.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios