VIENE CON ANDROID, PERO NO COMO PIENSAS

15 días con el primer Huawei sin 'apps' de Google: el Mate 30 es un Ferrari sin asientos

Tiene todo el 'hardware' para ser el mejor terminal del año pero el veto de EEUU ha dejado este móvil en una situación comprometida. Aquí lo mejor y lo peor de nuestra experiencia

Foto: El Mate 30 Pro, con todo. Foto: M. Mcloughlin.
El Mate 30 Pro, con todo. Foto: M. Mcloughlin.

"Es como si te venden un Ferrari sin asientos". Eso me soltó un compañero mío cuando estaba yo intentando encontrar las palabras para explicar lo mejor y lo peor del Mate 30 Pro de Huawei, el teléfono más ambicioso de cada año del fabricante chino, que se ha visto en una extraña posición por el veto de Trump sobre la multinacional asiática. La conversación fue tal que así.

- Pero a ver... esto viene sin Android, ¿no?

- No, viene con AOSP. Una versión de código libre.

- ¡Ah! ¿Entonces qué le falta?

- Los Google Play Services, que es algo esencial para muchas 'apps'.

- ¿Pero puedo tener Gmail o WhatsApp?

- Sí y no. No vienen por defecto y no te pueden decir cómo hacerlo. Tienes que andar bajando 'apks', instalando cosas, investigar y demás por tu cuenta.

- Entiendo. Es como si te venden un Ferrari sin asientos.

La frase lo clava. El Mate 30 Pro es un terminal de primer nivel en batería, procesador, diseño y una de las mejores cámaras del momento, entre muchas otras cosas. Pero falta algo para tener la experiencia con un móvil Android a la que estamos acostumbrados. Uno puede ir dentro de un Ferrari sin sitio donde poner el trasero de la misma manera que uno puede vivir con App Gallery y los HMS, las alternativas de Huawei a la Play Store y los Google Play Services. Pero se sentirá incómodo. La solución, por tanto, es buscar y colocar los asientos por tu cuenta.

El Mate 30 Pro. (M. Mcloughlin)
El Mate 30 Pro. (M. Mcloughlin)

Si el precio (es un terminal mileurista) y unas capacidades de las que no todo el mundo va a sacar provecho ya hacían que el Mate 30 Pro no fuese un terminal para cualquier usuario, ahora se refuerza esta idea. No todo el mundo está dispuesto a soltar una talegada (y hay quien no pagaría ni 200 euros) por un 'smartphone' que para tener WhatsApp, Instagram o Drive haya que andar dando, por tu cuenta, una vuelta e instalando cosas no oficiales. Por eso este telefonazo no es para tu padre. Quizás tampoco para ti. He pasado dos semanas largas con este terminal. En una primera fase, he intentado sobrevivir sin las apps oficiales de Google. Y en una segunda me he buscado la vida. Así ha sido mi particular experiencia con este 'smartphone'.

¿Cómo es vivir sin Google?

Android sin las aplicaciones oficiales de Google es (no tan sorprendentemente) parecido a Android con todo. No hay que olvidar que este sistema operativo sigue envuelto dentro de EMUI 10, la capa de personalización de Huawei. Así que seguimos teniendo lo bueno y lo malo de esta solución como hasta ahora. La situación no es nueva para la multinacional, que en China ya operan así desde hace mucho tiempo. Aunque en lo visual no haya cambios exagerados, los hay en muchos otros puntos. En la configuración, por ejemplo. Tendrás que utilizar una cuenta de Huawei y no la de Google. También en las 'apps' que te vendrán preinstaladas o las que podrás escoger entre las disponibles en 'App Gallery'.

La parte superior del Mate 30 Pro. (M. Mc)
La parte superior del Mate 30 Pro. (M. Mc)

Están 'apps' como Amazon, WeChat o AirEuropa. Pero es probable que a día de hoy encontrar algo de interés te resulte más difícil aquí que en el cajón de saldos del Primark. Faltan Gmail, Maps,Facebook, Netflix, HBO... las gordas, vamos. Cabe decir que han hecho una inversión muy amplia para atraer a los desarrolladores y tener una alternativa sólida dentro de unos meses pero a día de hoy es lo que hay.

Me propuse vivir sin las 'apps' prohibidas. A Gmail o Twitter podía acceder vía web. No era para tanto. Con Maps o Gmail también. No era para tanto. Un esfuerzo adicional. El problema llegó cuando requerí de WhatsApp o Hangouts, la mensajería de Google que utilizamos en el trabajo. ¿Qué hacer entonces? Un mundo sin los grupos de WhatsApp sería un mundo mucho mejor. Todos lo hemos pensado. Pero desgraciadamente no sería útil, ni práctico. Así que, al de pocos días de tenerlo, me di cuenta -con todo lo que conlleva- que necesitaba los Play Services si quería utilizar el Mate 30 Pro como móvil de cabecera.

Poner Android a tono

Alguna vez, especialmente para jugar a títulos aún no disponibles en España, me las había apañado para buscar una 'apk' (paquete de instalación por internet) y lo había puesto a funcionar en mi teléfono. Pero en esta ocasión no era tan fácil. Aunque tengo conocimientos sobre Android, creo que no lo hubiese conseguido sin ayuda externa. También sé utilizar el horno, la batidora y demás pero no me puedo poner a cocinar un bizcocho sin la receta, por intuición porque desconozco la química detrás de la repostería. En un primer momento se hablaba de que podías hacer una copia de seguridad de un Huawei plenamente operativo y no afectado por el veto pero esta vía se cortó. Pues bien, en las últimas semanas internet se ha llenado de vídeos y artículos en español que se han hecho eco del método del 'youtuber' Eloy Gómez. En su canal explica paso a paso cómo llevarlo a cabo.

El proceso completo lleva, a lo sumo, unos 12 minutos. Hay que seguir los pasos escrupulosamente como la hora de cocinar el mencionado bizcocho, no vaya a ser que no suba y al final no sirva de nada. Yo mismo, por ir más rápido de la cuenta, tuve que empezar todo el proceso. Eso sí, ten en cuenta que necesitarás un USB tipo C o uno normal con un adaptador. Insisto: presta atención a detalles como cuando encender el modo avión o no darle a iniciar cuando no toca.

Una vez tienes la guía, instalar los Play Services me ha llevado, a lo sumo, doce minutos

La normalidad, una vez hecha la ñapa, es la tónica. Hay cortes esporádicos, por ejemplo, al darle a instalar una 'app' pero el proceso se lleva a cabo. Todo ha funcionado bien. Contactos de Google, 'back ups' de Drive,... El problema que se plantea aquí es que cada uno tiene que tomar esta decisión bajo su responsabilidad, ya que Huawei no puede asesorarle sobre este proceso por cuestiones legales.

¡Sí, se puede! El Mate 30 Pro con los Google Play Services. (M. Mc)
¡Sí, se puede! El Mate 30 Pro con los Google Play Services. (M. Mc)

La vía para saltarse el veto de Trump, en definitiva, es la libertad individual de cada usuario. La compañía ha tomado decisiones como no anular la garantía por modificación de 'software', algo que da tranquilidad. Sin embargo, el no conocer el origen de esta solución o los posibles contratiempos en un futuro son algunas de las cosas a tener en cuenta. No hay que olvidar que es un móvil caro.

Una auténtica máquina

Lo mejor que le puede pasar al Mate 30 Pro es que la próxima semana se relaje el veto y Android pueda volver con todo a este terminal, que se empezará a vender a final de mes en España. Bastaría con una actualización de 'software' para poner todo en orden. Porque, aunque llegue a la pata coja, no deja de ser un portento. Desde el exterior hasta el interior. Si no fuese por el bloqueo estadounidense, en los mentideros especializados estaríamos hablando del punto de control de 'hardware' que ha logrado la compañía.

El Mate 30 es un teléfono que impresiona. Cuenta con una pantalla de 6,53 pulgadas, con los bordes curvos por delante. Y son curvas muy pronunciadas. El único botón físico es el de encendido. Los de volumen son virtuales. Aprietas en un lateral del panel y deslizas hacia arriba y hacia abajo. Le da un aspecto visual muy limpio y compacto. Parece que no hay marcos laterales. La utilidad ya es otra cosa. Tanto cuando Samsung los empezó a utilizar como ahora me siguen pareciendo lo mismo: un adorno con no excesiva utilidad. Algo así como un huevo de Fabergé.

La pantalla curva del Mate 30 Pro. (M. Mcloughlin)
La pantalla curva del Mate 30 Pro. (M. Mcloughlin)

Su parte trasera de cristal templado está presidido por el círculo central donde se alberga la cámara cuádruple, uno de los grandes atractivos de este móvil y, sin lugar a dudas, una de las mejores del año. No hay lector de huellas a la vista, sino que se oculta bajo la pantalla. Los chinos han mejorado este método de biometría, siendo uno de los más fiables que a día de hoy hay en el mercado. Cuenta con protección IP68. Sobre los colores, aunque para esta prueba hemos d

No es un móvil pequeño. Ni ligero. Sus medidas son de 158,1 x 73,1 x 8,8 mm y 198 gramos. Propias de un móvil de este tamaño. No hay conector para auriculares jack, sino que las conexiones se limitan al puerto USB tipo C de la parte inferior, donde también está la ranura para la tarjeta externa (recordemos que no es microSD sino NMCard, un estándar que ya implantaron el pasado año).

La pantalla curva sigue siendo un precioso huevo de Fabergé. Decorativo pero sin grandes utilidades

Sobre la pantalla decir que está a la altura de su precio. Es un panel OLED curvo de 6,53 pulgadas, con resolución de 1176 por 2240 píxeles, lo que supone una densidad de 409 ppp. Los picos de brillos superan los 500 nits, lo que es suficiente para ver la pantalla incluso en exteriores muy iluminados. Sobre colores y angulos de visión solo cabe decir que cumple con soltura. Es compatible con HDR10 y el espacio de color DCP-i3 de forma completa. El remate es una tasa de refresco de 90Hz, lo que hace que todo lo que se ve se sienta muy fluido.

El Mate 30 Pro, de lateral. (M. Mcloughlin)
El Mate 30 Pro, de lateral. (M. Mcloughlin)

La serie Mate es la encargada de estrenar el último procesador de la factoría Kirin, propiedad también de Huawei. En este caso tenemos el 990, con arquitectura de siete nanómetros. Es un caballo pura raza. Viene jalonado con 8GB de RAM. Rinde a un nivel excepcional. Soporta hasta 15 aplicaciones trabajando al mismo tiempo sin síntomas de fatiga, abre cualquier cosa rápidamente, la cámara dispara con frescura, puede mover juegos muy exigentes y tareas como editar vídeo -con las limitaciones de hacerlo en el móvil- es algo así como un trote ligero para este chip. La memoria interna es de 256GB, ampliables como decíamos por NMCard.

El buen hacer en lo que se refiere al rendimiento también se deja ver en la autonomía. Trae una batería de 4.500 mAh, convirtiéndose en una de las referencias en este apartado, solo a rebufo de los 5.000 mAh del Mi Note 10 de Xiaomi. Es la primera vez que, cuidando ciertos aspectos como el brillo, los datos en segundo plano y poniendo el modo avión, así como los datos en segundo plano soy capaz de pasar dos jornadas sin enchufar el móvil.

El Mate 30 Pro. (Foto: M. Mcloughlin)
El Mate 30 Pro. (Foto: M. Mcloughlin)

El cargador rápido de la marca ofrecerá una potencia de 40W, mientras que la carga inalámbrica se queda en 27W. La carga reversible, esa funcionalidad que convierte al teléfono en una base que puede dar energía a dispositivos con el estadar Qi (el más extendido y prácticamente omnipresente en el mercado de consumo), aumenta hasta los 18W, lo que asegura una trasmisión de energía más veloz y, por tanto, más útil. Yo lo he utilizado para cargar los Airpods Pro y los Buds de Samsung y lo cierto es que en relativamente poco tiempo he conseguido una carga de los auriculares.

Una cámara espectácular

Estará compuesta por cuatro piezas. Una de ellas ha sido bautizada como 'Cine Camera' y cuenta con una resolución de 40 megapíxeles, así como un sensor de 1/1.54", con un ISO de hasta 51200 en el caso del vídeo y grabación en 4K a 60 frames por segundo. La 'Cinema Camera' será la reina absoluta del 'slow motion', capaz de capturar vídeo en cámara lenta y procesarlo para emular como si hubiese sido captado a 7630 cuadros por segundo. Cabe decir también puede grabar 'time lapse' en 4K HDR+ y cuenta con estabilizador doble, combinando uno óptico con su tecnología AIS.

Mate 30 Pro. (M. Mcloughlin)
Mate 30 Pro. (M. Mcloughlin)

La segunda pieza, también de 40 megapíxeles, está bautizada como 'SuperSensing Camera'. Cuenta con un sensor de 1/1.7", capaz de atraer, según las palabras de la marca, un 40% más de luz gracias a una ISO de hasta 409600. La carta se completa con un telefoto de 8 megapíxeles (con tres aumentos ópticos , 5 híbridos y 30 de forma digital) y un sensor 3D.

Cámara lenta Huawei Mate 30 Pro

Aquí tenéis una serie de fotografías tomadas con esta cámara.

Tras estos días de uso varias observaciones sobre la cámara del Mate 30 Pro:

  • Globalmente es la mejor cámara que puedes encontrar en un Android y compite de tú a tú con la del iPhone 11 Pro, superándole en varios aspectos.
  • El 'modo noche', que funciona con todos los modos, sigue siendo la referencia del mercado, junto al Pixel 4 de Google.
  • El efecto 'bokeh' sigue mejorando pero sigue anclado a unos rasgos diferenciadores que a todo el mundo no le pueden gustar como son los cortes o el desenfoque algo exagerado.
  • En vídeo, mención especial para la estabilización. Con luz funciona a las mil maravillas, uses el encuadre estándar o el gran angular. Con el zoom, a partir de los cinco aumentos es más complicado, ya que cada pequeño movimiento se deja notar. De noche no funciona tan fino
  • El 'slow motion' -que se captura a 960 fps y se procesa para que emule grabación a 7630fps- da un resultado espectácular. No lo usarás mucho, pero técnicamente es una de las cosas más sorprendentes del año.

Una compra por vocación

El Mate 30 Pro llegará a España a finales de mes por 1099 euros. Es una compra cara. Una compra por vocación, casi diría. Es la mejor expresión que se me ocurre. Es un dispositivo que en condiciones normales, como decíamos, ya tiene un público objetivo bastante definido. Eso no quiere decir que si el usuario de a pie se compra uno, no vaya a disfrutarlo como teléfono de pedigrí que es. Pero ahora, con la ausencia de los servicios oficiales de Google es algo más difícil de recomendar. Si el día 19 de noviembre, EEUU relaja las condiciones del veto, será la mejor noticia para este terminal. Es más, si lo que quieres es un Huawei de alta gama, con buena cámara y grandes prestaciones pero no tienes todas contigo con el Mate 30 Pro, la serie P30 es otra gran opción.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios