"UN RECONOCIMIENTO A NUESTRA INNOVACIÓN"

Una mañana con el millonario creador de Xiaomi: "Que te copien es el mayor halago"

"No me gustaba que me comparasen con Steve Jobs", dice Lei Jun, fundador del fabricante chino que quiere ser número uno en España en tres o cinco años. "No solo en móviles. Queremos serlo en todo"

Foto: Lei Jun sostiene el Mi Mix Alpha. (Jorge Álvaro Manzano)
Lei Jun sostiene el Mi Mix Alpha. (Jorge Álvaro Manzano)

Nunca una americana y una camisa dijeron tanto. Para entender cómo China ha dejado de ser vista como una enorme cadena de montaje del 'todo a cien' a marcar el ritmo de la industria tecnológica, solo hace falta echar un vistazo al 'outfit' de Lei Jun. No siempre vistió así. Hubo una época en la que el fundador de Xiaomi se enfundaba para sus actos públicos una camiseta negra, vaqueros y deportivas blancas. Un 'look' que irremediablemente recordaba al difunto fundador de Apple. Una costumbre por la que en muchos círculos se le llegó a apodar el 'Steve Jobs chino'. "Nunca me gustó esa comparación. Jobs era un ídolo, uno de los empresarios más reconocidos del mundo. Me queda muchísimo para llegar ahí".

Su cambio de vestimenta ha ido en paralelo al cambio de su empresa. Ahora parecen haberse diluido las comparativas recurrentes que venían a decir que la marca jugaba a mostrarse como una especie de 'Apple low cost' y aprovecharse así del éxito de la manzana imitando sus grandes 'hits'. Algo que tampoco comparte. "Desde el principio, quisimos hacer la tecnología accesible a todo el mundo, que no fuese exclusiva, que todos pudiesen disfrutarla. Solo con eso, ya éramos diferentes a Apple", explica Jun en una entrevista con Teknautas, durante su primera visita a España, cuando están a punto de cumplirse dos años del debut de la compañía en el mercado nacional.

Número uno en tres o cinco años

Lei Jun se monta en uno de sus productos estrella, sus patinetes. (Jorge Álvaro Manzano)
Lei Jun se monta en uno de sus productos estrella, sus patinetes. (Jorge Álvaro Manzano)

"Dentro de Europa, España es nuestra gran prioridad, nuestro gran camino para seguir creciendo", asegura sobre el éxito de la compañía por estas latitudes. En 2016, cuando todavía no había pisado suelo patrio, la marca ya estaba en el 'top 5' de los que más 'smartphones' vendían. Tan solo seis meses después de abrir oficina en nuestro país, ya ocupaba el tercer cajón del podio, solo por detrás de Samsung y Huawei.

A día de hoy, maneja "un 18% de cuota de mercado". Y tiene claro su objetivo. Y es bastante ambicioso: "Queremos ser número uno en un plazo de tres a cinco años. Pero no queremos ser número uno solo en móviles. También en televisiones y cámaras. Queremos serlo en todo". Para lograrlo, entre sus planes más inmediatos confirman el lanzamiento de sus 'smart TV' antes de que acabe este curso.

Su intención también es empujar con fuerza lo que llaman 'Mi Ecosystem', su oferta de aparatos conectados y movilidad, la gran mayoría fabricados junto a otras compañías con las que colaboran en la ideación y la producción. En España, han hecho mucho ruido con pulseras inteligentes, cámaras y, especialmente, patinetes, donde manejan la mayor parte del mercado. En China, cuentan con más de 2.000 categorías de producto. Por hacer, hacen hasta motos eléctricas. ¿Llegarán todos estos productos? "Es más difícil y más lento, porque dependemos de muchas certificaciones", explica Jun, que se abre a extender las colaboraciones con empresas españolas para crear nuevos productos.

"Somos más eficientes que otros"

El año pasado, vendieron 118,7 millones de terminales en todo el mundo. Casi 23.000 millones de euros de ingresos. Unos números que le han valido ser la empresa más joven en ingresar en la lista 'Global Fortune 500'. Todo gracias a la fórmula de grandes prestaciones a precios asequibles, el mantra que dirige cada paso que dan en este gigante chino de nuevo cuño. "A nosotros los componentes nos cuestan lo mismo que a otros fabricantes. Vendemos más barato, simplemente, porque somos más eficientes y tenemos menos margen de beneficio".

Lei Jun, durante la entrevista. (Jorge Álvaro Manzano)
Lei Jun, durante la entrevista. (Jorge Álvaro Manzano)

El propio Jun, cuando salió a bolsa en julio de 2018, afirmó que Xiaomi "nunca ganaría" más del 5% del coste total del 'smartphone'. Asegura que, independientemente de que suban los costes laborables o se encarezcan las materias primas, esa promesa seguirá vigente. "Es un compromiso para siempre con nuestros usuarios. Cuando hablamos de 'precios honestos', no solo es un lema de 'marketing', es el modelo de negocio".

PREGUNTA. Viendo lo que ganan otros, un 5% parece muy poco.

RESPUESTA. Y lo es. Apenas ganamos dinero con la venta de móviles. Muy poco. Nosotros donde realmente tenemos rentabilidad es con los servicios de internet (almacenamiento en línea, pagos móviles, vídeo y música en 'streaming', 'gaming'...). Pero para poder traer eso aquí, necesitamos aumentar nuestra cuota de mercado, comprender las necesidades de la gente y cómo usa estos servicios. Entonces, podremos hacerlo y ofrecer servicios personalizados en España.

P. ¿Su éxito viene a demostrar que los precios estaban por encima de lo lógico?

R. Nunca comprendí por qué los móviles se vendían tan caros. Cuando monté esta empresa en 2011, tenía claro el modelo que quería aplicar.

"Queremos ser los reyes de la calidad-precio", añade Lei Jun, a través de una de las empleadas en España, que hace de traductora. Habla inglés, pero lo justo. Una de las pocas veces que lo hizo en una presentación de producto acabó regalando un 'meme' al más puro estilo 'relaxing cup of café con leche' de Ana Botella o el 'Morry Christmas' de Sergio Ramos.

En lo que parecía una improvisación, se vino arriba y decidió gritar, sin mucho sentido, al entregado público: 'Are you okay? Are you okay?'. La frase acabó estampada en fundas para móviles, en camisetas y siendo un fenómeno viral. A sus 49 años, Jun es la decimocuarta fortuna de China (según 'Forbes', tiene 8.600 millones de dólares) y lo más parecido a una estrella del 'rock', un ídolo atípico que ha tenido que salir incluso escoltado de alguna presentación ante la avalancha de sus gregarios.

Los MiFans, la clave

Lei Jun, con los MiFans. (Jorge Álvaro Manzano)
Lei Jun, con los MiFans. (Jorge Álvaro Manzano)

En esta primera vez en Madrid, además de un carrusel de reuniones con operadores y otros socios, dedicó un buen rato a estar con varios MiFans, 'fanboys' venidos expresamente desde diferentes partes de España para la ocasión.

"Casi no invertimos en publicidad. Queremos quitar intermediarios y así poder bajar el precio a la mitad del resto. Por eso necesitamos gente fiel que recomiende nuestros productos a su entorno", explica. La apuesta les funcionó casi desde el principio. Alguno de los presentes en la reunión empezó a interesarse por la marca en 2010, cuando aún no había lanzado ni un solo móvil al mercado, y solo había puesto en circulación una temprana versión de MIUI, su capa de personalización de Android.

"Ellos han creado una bola de nieve que es difícil de parar", dice sobre sus parroquianos, que le obsequiaron, entre otras cosas, con una 'txapela' y un pañuelo de San Fermín, que no dudó en ponerse.

Lei Jun se fija la 'txapela' regalada por los fans de la compañía. (Jorge Álvaro Manzano)
Lei Jun se fija la 'txapela' regalada por los fans de la compañía. (Jorge Álvaro Manzano)

Sorprende ver a un directivo de su categoría sentado con una veintena de personas hablando simple y llanamente. No se limita a responder sus dudas con mensajes prefabricados, también les interpela.

"Me gustaría saber qué es lo que quieres tú. ¿Qué traerías?", responde a uno de los jóvenes malagueños presentes en el encuentro que le preguntó sobre qué servicios tenían pensado traer a España. El chaval, de apenas 16 años, le pide que MiCloud, su servicio de almacenamiento en línea, sea algo más parecido a Google Drive. Jun mira fijamente. Asiente varias veces con la cabeza, como si estuviera grabando la sugerencia en la cabeza. "En Google, con eso, lo han hecho muy bien".

"Llevo siempre 10 móviles encima"

Cualquiera puede presuponer que, una vez abandonada la etapa de 'startup', Jun se limitaría como cualquier otro mandamás a vigilar todo desde su atalaya directiva y sin meterse en el barro del día a día de los productos que crean. Nada de eso. Comprueba los 'gadgets', participa activamente en toda la parte de I+D... "Pruebo entre 60 o 70 móviles al año", cuenta. "En mi mochila, llevo siempre por lo menos 10. No creo que otros hagan lo mismo", remata. También explica que intenta sacar un par de horas al día para ver lo que comentan en foros oficiales y en redes sobre la marca. "Probar los productos y estar en contacto con los MiFans constantemente es clave para mí".

Lei Jun, durante la entrevista. (Jorge Álvaro Manzano)
Lei Jun, durante la entrevista. (Jorge Álvaro Manzano)

Comunidades de fans invitadas a presentaciones internacionales, nombres de producto muy parecidos y propuestas de teléfonos prácticamente calcadas. No son pocos los que han intentado imitar su receta. "Desde el principio, lo han intentado replicar. Para nosotros, que te copien es el mayor de los halagos porque es un reconocimiento a nuestra innovación, a nuestro modelo de negocio. No es algo malo. Nos exige hacer mejor producto", remató. "En estos 10 años, hemos hecho muchos milagros. ¿En otros 10? Espero que sea una empresa muy grande, con un modelo reconocido por todo el mundo".

Que te copien es el mayor de los halagos. A nuestra innovación. A nuestro modelo de negocio

"En China, ya hemos superado en innovación a muchos otros países. Ya no estamos por detrás de los Estados Unidos ni de Corea", analiza. "Durante muchos años, fuimos la fábrica de todos y eso nos permitió crear una potente cadena de producción que otros, simplemente, no tienen. Si te fijas bien, cuatro de los seis mayores vendedores de teléfonos del planeta son de allí", remata. Entre sus compatriotas, solo le supera Huawei, que atraviesa una delicada situación debido al veto impuesto por Trump. Una decisión sobre la que mandos intermedios de la multinacional de Jun han afirmado que "da pena y vergüenza".

P. Partiendo de que a su empresa puede venirle bien en el corto plazo en cuanto a ventas, ¿cómo valora este bloqueo?

R. Es un reto para todas las empresas chinas. Xiaomi tiene que ser aún más exigente y seguir las legislaciones y normativas de cada país. Localizar aún más los productos y la empresa. Servir mejor a los usuarios de cada país. Jugar en ese escenario globalizado es un reto muy grande. Después de esta guerra comercial, creemos que Xiaomi se va a convertir en una empresa más solida y con más experiencia.

El Mi Mix Alpha. (Jorge Álvaro Manzano)
El Mi Mix Alpha. (Jorge Álvaro Manzano)

Mi Mix Alpha: "En años, todas las pantallas serán así"

Lei Jun sujeta el móvil más marciano que ha creado la marca: el Mi Mix Alpha. Un teléfono con una pantalla que envuelve prácticamente todo el móvil. Un terminal que, cuando "solucionen algunos problemas como la eventual reparación del panel o las fundas", esperan poner en circulación a finales de diciembre. Y lo hará con un precio superior a los 2.000 euros, al cambio. "Es un móvil que a nosotros nos sirve para investigar y liderar un cambio hacia el futuro".  

"Hace ya cinco años dijimos que una pantalla no debería tener marcos. Hace tres, lanzamos el Mi Mix, y ahora no encuentras prácticamente fabricantes que quieran marcos", remata. "Lo que hacemos es decir que en el futuro las pantallas serán así, completas. De la misma forma, tenemos que seguir investigando para hacer una producción masiva".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios