10 días con el nuevo portátil de Microsoft: ya tienes un buen recambio para el MacBook Air
  1. Tecnología
TODAVÍA SE LE PUEDE PEDIR UN POCO MÁS

10 días con el nuevo portátil de Microsoft: ya tienes un buen recambio para el MacBook Air

Este ordenador está destinado para esos usuarios que quieren un equipo con varios años de vida para hacer de todo sin estridencias. Eso sí, por su precio se le podría pedir algo más

Foto: 10 días con el nuevo portátil de Microsoft: ya tienes un buen recambio para el MacBook Air
10 días con el nuevo portátil de Microsoft: ya tienes un buen recambio para el MacBook Air

Surface. De la misma manera que cuesta imaginar a Microsoft más allá de Windows, aunque lleve un carro largo de años haciendo otras cosas, cuesta identificar esa marca con ningún otro producto que esa especie de 'pseudotableta'. Pero ese nombre es mucho más. Desde hace unos cuantos cursos hemos visto bautizados así auriculares inteligentes y compactos al estilo AirPods y generosos ordenadores de sobremesa. Por supuesto, portátiles. En la última hornada de dispositivos -los de Redmond los sacan una vez al año del horno- también hubo espacio para uno nuevo: la Surface Laptop 3. El numerito indica que ya van tres. Y quizás en esta ocasión va la vencida. Su predecesor era un buen dispositivo pero tenía alguna que otra carencia que afeaba el conjunto.

Foto: 10 días con el MacBook Air 2018: este ya no es el portátil de Apple que te enamoró en su día

En este caso, Microsoft se ha sacado un buen equipo de la manga para el común de los mortales. Si buscas un equipo que sea una bestia para el 'gaming' o para editar vídeos constantemente y otras tareas gráficas que exijan mucho músculo, quizás necesites un portátil con más enjundia desde el punto de vista de la configuración interna. Tras trabajar siete días con este equipo puedo decir que el Surface 3 viene a ocupar el espacio que el MacBook Air, un equipo con muchos seguidores que fue renovado hace un año. En este caso hemos dispuesto del modelo de 13,5 pulgadas, el más básico. Por primera vez lo han acompañado de un modelo de mayor tamaño, de 15 pulgadas, que trae en su interior un procesador de AMD diseñado específicamente para estos equipos. Aquí va lo mejor y lo peor de la experiencia con este equipo.

Sencillo pero efectivo

El diseño de la Surface Laptop 3 es sencillo. Tiene hasta un punto simplón. Pero es efectivo. No resulta grueso, ni pesado ni incómodo de llevar debajo del brazo. En esta ocasión han levantado, por fin, la capa 'Alcántara' con el que venía recubierto su antecesor. Ya no viene de serie, aunque si eres una enamorado, puedes seguir comprándola. Es una especie de tela aterciopelada que la cara interior, la del teclado. A mí me generaba un pelín de ansiedad. Cualquier gota de café o toque con los dedos manchados de grasa podría afear la imagen que vieses cada vez que abrieses el portátil con una medalla en forma de cerco que te recuerde el día del siniestro una y otra vez.

Un ordenador negro puede parecer monótono. Pero en este caso es un acabado que impresiona

Ahora llega construido completamente en aluminio. El toque efectista de este Surface Laptop 3 viene por los acabados. El más singular es el negro mate, el que hemos dispuesto para esta prueba, es francamente elegante y bonito. El único detalle reflectante es logo de la compañía. El problema de esta superficie es que es un imán para las huellas. Si lo llevas descubierto cada vez que lo agarres para moverlo de un lado a otro acabarás dejando la impronta de tus dedos. Eso sí, para tener este acabado hay que pasar del modelo básico.

Exterior del modelo negro de la Surface 3 Laptop. (M. Mcloughlin)
Exterior del modelo negro de la Surface 3 Laptop. (M. Mcloughlin)

Pesa 1,31 kilogramos. Está ligeramente por encima del MacBook Air de 2018, que se quedaba en 1,25kg. El formato de la pantalla de la manzana es 16:10, mientras que aquí nos encontramos 3:2. ¿Eso qué significa? Este 'patrón' nos ofrece una vista menos apaisada. Personalmente, me resulta más agradable para trabajar. Esa es la gran pega a los formatos más panorámicos. Quizás le siente mejor a las películas y demás, pero a la de hora trabajar uno se siente algo enclaustrado. Que obviamente todos podemos animarnos.

Es una diferencia mínima, teniendo en cuenta que aquí optamos a media pulgada más de pantalla. El grosor sigue en línea del anterior modelo con 14,5 milímetros. Complexión estándar. Ni esbelto ni fornido.

Bien por ofrecer alternativas al tejido 'Alcántara'. Mal por no ser más generosos con los puertos

Los puertos amplían su carta de servicios. Bueno en realidad, la cambian pero mantienen el número de elementos. El año pasado se limitaban a tener un mini DisplayPort, un USB 3.0, el Surface Connect (para enchufar el cargador) y el jack para auriculares. Ahora da de baja el conector mini Display Port y lo sustituye por un USB reversible tipo C. Es un 3.1, por lo que sirve tanto para transmisión de vídeo, como para datos y carga. No hay ninguna novedad más en este aspecto. Y chirría un poco porque no estamos hablando de un equipo ultrafino.

Tiene buena figura, ni gruesa ni delgada, así que añadir un segundo USB tipo C o incluso un lector de tarjetas no debería ser tan problemático. Además no se han preocupado de que el nuevo puerto de este Surface Laptop 3 sea compatible con Thunderbolt 3, un estándar que cuadriplica las velocidades de transmisión frente al USB tipo C 3.1 (40 gbps versus 10). Esto te afectará si estabas pensando en optar por una tarjeta gráfica externa para tener un chute extra si quieres utilizar este equipo para darle a un juego de esos que exige.

Pantalla

Como decíamos tenemos una pantalla de 3:2 de 13,5 pulgadas. La resolución es de 2256 x 1504 pixeles. La densidad de pantalla es de 201 píxeles por pulgada, casualmente la misma densidad que maneja el modelo de 15 pulgadas, que más allá del tamaño más grande parece quedarse sin excesivos argumentos de venta (a pesar de los chips AMD). Es una pantalla correcta pero no un pantallón. Cuenta con marcos correctos pero no súper apurados. Lo que se agradece es que el cristal se extiende hasta el borde, si pasamos el dedo por el borde no notaremos ningún desnivel. No se dobla sobre sí misma pero permite una apertura de unos 145 grados, lo que es suficiente por si te ves en algunas ocasiones en la obligación de trabajar con el equipo sobre las rodillas sin tener que desgraciarte la espalda.

Surface 3 Laptop.  Foto: M. Mcloughlin
Surface 3 Laptop. Foto: M. Mcloughlin

Su pico máximo de brillo en los 400 nits. Da de sobra para trabajar. El trabajo con colores y ángulos de visión también cumple las expectativas. Los problemas es que no dispone, por ejemplo, de compatibilidad con HDR400 o Dolby Vision. Algo que sin ser imprescindible, si debería exigir a un equipo de este precio.

He de decir que aunque no lo he utilizado todo el rato, se agradece tener un panel táctil. Es útil sobre todo para hacer 'scroll' en páginas webs muy largas y en Twitter cuando estás navegando relajadamente. Quizás aquí se agradecería alguna protección mejor ante las huellas, porque es una lata tener que estar pasando un paño prácticamente siempre que la andas toqueteando un rato. También es compatible, si te lo estás preguntando, con el lápiz digital de Microsoft.

Caballo rápido, no desbocado

Una de las novedades de las nuevas Surface Laptop 3 es, además de incluir por primera vez un tamaño de 15 pulgadas, la utilización de procesador AMD en los de mayor tamaño. Es más, las críticas de aquellos que han probado dicho modelo no son excesivamente esperanzadoras en términos de potencia o autonomía. No ocurre así en la de 13.5" que apuesta a los i5 e i7 de décima generación y se deja de experimentos con gaseosa en un punto tan importante como es el procesador. Como comentaba al principio del texto, en ninguna de sus dos versiones este equipo es uno para los 'jugones'. Pero tampoco para aquellos editores de vídeo que quieran dar salida a clips cada dos por tres.

Esos usos, cuando son intensivos, necesitan portátiles de mayores capacidades, cuando no un sobremesa. La gráfica, una Intel Irish, da para lo que da. Este es un portátil para trabajar en tu día a día y hacer un poco de todo sin que notar carencias. Creo que se puede adaptar sin ningún problema a las exigencias del 80% de usuarios. No será un caballo desbocado, pero es fiable. Viene jalonado con hasta un tera de memoria interna así como hasta 16GB de RAM (si quieres esta configuración tienes que escoger el i7).

La versión de 13,5 apuesta por la fiabilidad de Intel Core y pasa de experimentos con gaseosa

En ningún caso he notado que se haya sobrecalentado y solo he escuchado los ventiladores funcionar cuando he puesto una larga cola de aplicaciones de la Windows Store a instalar. Yo he dispuesto para esta prueba para el modelo con i5, 8GB de RAM y 256 de memoria. Creo que esta configuración encaja con la mayor parte del público y que pocos requerirán subirse a un i7 y 16GB de RAM.

El Surface Laptop 3 cuenta con 'Instant On'. No hace falta saber mucho inglés para saber por donde van los tiros. Encendido instantáneo. ¿Lo cumple? Sí. Esta es una propiedad que solo está al alcance de los modelos que funcionan con Intel, ya que es una funcionalidad heredada del 'Proyecto Athena' del fabricante de chips. Podríamos decir que este equipo no hiberna, sino que mantiene un sueño ligero.

Foto: M. Mcloughlin.Surface 3 Laptop. (M. Mcloughlin)

De esta manera, está listo para encenderse prácticamente al momento cuando abres la pantalla. Ocurre así. El problema, cuando lo hay, viene más por los Windows Hello Face, el reconocimiento facial de los de Microsoft que, dependiendo en las circunstancias que hayas registrado tu cara, hay veces que falla más de lo esperado. Pero aun así estamos hablando de cinco o siete segundos para abrir sesión introduciendo el PIN. Un tiempo que ordenadores que no cuentan con este sistema puede demorarse hasta medio minuto cuando llevan un rato en reposo. Puede parecer poco tiempo pero si empiezas a sumar a lo largo del día, se ahorra un tiempo notable.

Misteriosamente, el modelo de 13,5 y 15 pulgadas tienen la misma batería. El motor del modelo superior no parece ofrecer un mejor rendimiento que el i5 o el i7 por lo que la diferencia en el tamaño de pantalla puede hacer que este sea el Surface Laptop 3 a escoger si quieres ganar, por poco que sea, algo más de autonomía. A mí personalmente me ha dado para algo más de 7 horas, cuidando el brillo (a la mitad) y haciendo un abanico de actividades variadas. No es excepcional Si necesitas darle un chute de energía tienes cargador rápido.

Surface Laptop 3. (M. Mcloughlin)
Surface Laptop 3. (M. Mcloughlin)

El problema es que si lo estás utilizando, el tanque se llenará a velocidad estándar. Necesitas aparcar el portátil un rato para hacer uso. En la hora de la comida -bueno, en realidad 40 minutos- me ha dado para pasar del 11% al 62%.

Teclado y 'trackpad'

Son dos grandes aciertos. Por un lado, el 'trackpad'. Es cierto que no llega al punto de los MacBook, verdaderos reyes en este punto, pero es cierto que aquí esta pieza resulta muy cómoda. Han aumentado un 20% la superficie, de manera que tenemos una zona lo suficientemente grande y no como ocurría en el anterior modelo. La sensibilidad llega hasta los bordes y la respuesta es muy buena. Además han amortiguado el ruido que se realizaba al pulsarlo. Es un sonido más sordo, no tan exagerado como el anterior. La combinación de pantalla táctil y este 'trackpad' hace que manejarlo sin ratón sea francamente cómodo.

Surface Laptop 3. Foto: M. Mcloughlin.
Surface Laptop 3. Foto: M. Mcloughlin.

El teclado es otra de las sorpresas agradables. Está colocado de manera que queda espacio en la parte inferior para apoyar las muñecas y así tener una postura más cómoda a la hora de usarlo. La respuesta de las teclas y el toque es cómodo. Quizás uno de los más cómodos que hay en el mercado.

No es un equipo 'low cost'

La Surface Laptop, en este caso la 3, vuelve a apostar a lo mismo. Algo sencillo, sin estridencias, pero garantía de que aquellos que quieren un ordenador para un poco de todo y no van a realizar recurrentemente tareas pesadas puedan hacerlo sin echar en falta nada. Y cuando digo un poco de todo me refiero a lo que hace el común de los mortales con sus equipos. Si eres editor de vídeo o buscas un equipo que rinda al máximo de revoluciones para juegos especialmente pesados, es mejor que mires a otro lado.

Un equipo de cabecera durante años para el común de los usuarios. Eso es lo que ofrece esta Surface

No es una propuesta 'low cost'. Si eres de los que estás con un presupuesto corto para renovar portátil, los Surface saldrán de tus posibles candidatos. Sin embargo, si buscas un equipo que pueda ser tu principal máquina de trabajo durante varios cursos es el caso. La versión básica parte de 1149 euros e incluye 128GB de memoria así como un i5 jalonado con 8GB de RAM. Tenemos, con este mismo procesador y RAM, un modelo de 256GB, que escala hasta los 1449. En el caso de los i7 (ambos con 16GB de RAM), el de 256GB cuesta 1749 euros y el de 512 se dispara hasta los 2199 euros. Una inversión mayúscula que no está libre de peros. En mi opinión, la principal es la pantalla. Por ese precio tendríamos que tener un panel de primera clase y aquí, aunque bueno, no es sobresaliente.

Microsoft Auriculares Ordenadores AirPods Portátiles Informática