Aseguran que seguirán investigando

Guerra pro-PP en Facebook: la red social asegura que no viola sus normas

La compañía de Mark Zuckerberg echa balones fuera y asegura en un comunicado que estas prácticas no violan sus políticas por lo que no actuará contra ellas

Foto: (Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

La polémica por la campaña opaca '10-N, no contéis conmigo' que llama a la abstención tanto en internet como en las calles poniendo claramente como objetivo los partidos de izquierda vive un nuevo capítulo. Después de que se relacionara dicha iniciativa con miembros de las Nuevas Generaciones del PP y con un asesor de Pablo Casado ahora ha sido Facebook quien se ha pronunciado sobre lo ocurrido. Y lo ha hecho para asegurar que ni estas páginas ni los anuncios que han pagado a través de ellas violan sus políticas.

La plataforma, eje principal de la campaña por los numerosos anuncios puestos por sus promotores (se han gastado más de 40.000 euros) en esta web para fomentar la abstención entre la izquierda para facilitar la victoria del PP, ha publicado un escueto comunicado. En él, a compañía de Mark Zuckerberg asegura que todo lo han hecho de forma correcta según los requisitos de este espacio. "Hemos investigado a fondo estos anuncios y páginas y no violan nuestras políticas. Seguimos trabajando para lograr una mayor transparencia a Facebook - nuestros requisitos de transparencia en los anuncios ya dejan claro la persona que está detrás del anuncio, quién vio el anuncio e incluye un mensaje de 'pagado por''.

Este mensaje llega después de que varias investigaciones de Eldiario.es y El País destaparan una campaña iniciada por, en principio, dos particulares relacionados con el Partido Popular o con alguno de sus asesores, inundase Facebook y las calles de algunos barrios con mensajes dirigidos al electorado de izquierdas y cuyo objetivo era conseguir la abstención de estos electores. A pesar de haber sido denunciada incluso por el partido Más País ante la Junta Electoral Central (una de las páginas que usaron para lanzar estos anuncios tenía como nombre: 'Yo con Íñigo') para Facebook está todo en orden.

En concreto, se han descubierto hasta 9 páginas utilizadas para la campaña. La mayoría tenían nombres relacionados con partidos de izquierdas como Contrapoder, Con Rivera No, Recuperar el PSOE, la mencionada Yo con Íñigo o La Naranja, aunque hay otras que llaman directamente a la abstención como Yo No Voto. Desde estos espacios, Javier Ager Solano (miembro de las Nuevas Generaciones del PP) y Josep Lanuza (trabajador de una consultora contratada por Pablo Casado) han lanzado, por el momento, hasta 59 anuncios camuflados y relacionados con esta campaña que han llegado a más de 9 millones de personas.

De momento el Partido Popular ha negado cualquier relación con esta iniciativa y con sus promotores, pero lo cierto es que su rama andaluza ya estuvo relacionada con una campaña similar en las elecciones regionales. En ese caso contrataron a la misma consultora que ahora vuelve a estar señalada, Sanmartín Politics (dirigida por el 'gurú' Aleix Sanmartín), y dirigieron el tiro a los votantes del PSOE descontentos con Susana Díaz. El éxito electoral de Juan Manuel Moreno Bonilla hizo que el propio Sanmartín fuese galardonado la Washington Academy como mejor "campaña de ataque del año" y recogiese el premio junto al actual consejero de la presidencia andaluza, Elías Bendodo.

El caso de Twitter

La decisión de Facebook llega poco después de que Twitter anunciase esta misma madrugada que prohibiría cualquier tipo de anuncio político con el objetivo de ayudar al juego limpio político. "El mensaje político debe ser ganado no comprado", explicaba esta noche Jack Dorsey, CEO de Twitter.

Esta acción ha sido muy bien recibida por políticos de gran alcance como la estadounidense Alexia Ocasio-Cortez, del partido demócrata. La joven congresista ha llegado a asegurar que "si una empresa no puede o no desea realizar una verificación básica de los hechos en la publicidad política pagada, entonces no debe publicar anuncios políticos pagados", pero el mensaje no solo iba dirigido a aplaudir lo hecho por los del pajarito, sino que también era un dardo para Facebook.

Lejos de prohibir este tipo de anuncios, los de Zuckerberg se refugian en la información que ya dan de cada uno de los contenidos pagados y es más, en los últimos tiempos han optado por lavarse las manos sobre todos estos temas. "Nuestro enfoque se basa en la creencia fundamental de Facebook en la libertad de expresión, el respeto por el proceso democrático y la creencia de que, en las democracias maduras con una prensa libre, el discurso político es posiblemente el discurso más analizado que existe", explicaba Katie Harbath, director política pública para elecciones globales de Facebook, a principios de octubre. "Por lo tanto, cuando un político habla o hace un anuncio, no lo enviamos a verificadores de hechos de terceros".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios