Hay vida más allá de la marca del MI

Oppo lanza un misil contra Xiaomi: este es el nuevo móvil barato que te va a interesar

El segundo terminal de la serie Reno es un móvil con marcos mínimos y una cámara cuádruple que reduce su precio optando por un procesador de gama media

Foto:

Parece que a Oppo le ha gustado el tiburón, porque su último ‘smartphone’, el Reno 2, adopta de nuevo la cámara ‘selfi’ motorizada en forma de aleta de escualo que estrenó su predecesor. También el cuerpo de cristal resulta familiar, con las cámaras centradas verticalmente en la parte superior y el elegante botón cerámico que las protege un poco más abajo. Pero, en la segunda edición de este ‘smartphone’ chino, la marca de Shenzhen no incorpora tres sino cuatro objetivos, y el acabado del cuerpo es aún más espectacular: tiene un curioso reflejo que, según le da la luz, adquiere tanta fuerza que parece convertir la tapa trasera del aparato en una linterna.

Las cosas como son: pocos teléfonos resultan más atractivos a la vista que el Oppo Reno 2. Es tan singular como el iPhone 11 y, además, es bonito. Cuando despliega la cámara de los ‘selfis’, con esa pieza triangular que también esconde un flash para autorretratos perfectos en cualquier ocasión, el móvil es de esos que la gente se queda mirando. La calidad de los acabados y detalles como el hecho de que las cámaras no sobresalgan del cuerpo le dan, además, un aire 'premium' que no concuerda con su precio. Porque, aunque todavía no se ha revelado cuánto costará en Europa, el lanzamiento en India hace pensar que no superará los 500 euros.

Es, sin duda, un terreno muy complicado en el que Xiaomi se presenta como principal rival. Oppo puede esgrimir el diseño como punto a favor, pero la empresa de Pekín tiene la potencia de su parte. El Reno 2 ha optado por un procesador Qualcomm Snapdragon 730G acompañado de 8GB de memoria RAM y un almacenamiento interno de 256GB ampliables a través de una memoria MicroSD. Es una configuración que satisfará las necesidades de todo tipo de usuarios, pero no está a la altura del que montan móviles como el Mi9T Pro con el Snapdragon 855.

Oppo Reno 2. (Foto: Zigor Aldama)
Oppo Reno 2. (Foto: Zigor Aldama)

La de Oppo es una decisión extraña, porque, aunque el primer Reno también apostó por un chip de gama media, su hermano mayor, el Reno 10X Zoom, sí que abrazó el procesador más avanzado del fabricante estadounidense. En esta segunda generación, ese último no se ha renovado y, por lo tanto, continúa siendo el buque insignia de la marca a pesar de llevar medio año en el mercado.

Las cámaras

Oppo Reno 2. (Foto: Z. A.)
Oppo Reno 2. (Foto: Z. A.)

Parece evidente que Oppo quiere abrirse camino en una gama media que el Reno 2 redefine gracias a sus cámaras. Aunque son cuatro, las que realmente importan se quedan en tres: un generoso gran angular de 8 megapíxeles, un objetivo estándar acompañado del sensor de 48 megapíxeles IMX586 de Sony -el más utilizado este año-, y un zoom de tres aumentos que prescinde de la cámara periscópica del Reno 10X Zoom y echa mano de artimañas digitales para alcanzar un acercamiento de 20X. Nuestra recomendación es clara: mejor no utilizar ese ‘zoom híbrido’.

La razón es de peso: de momento, todo lo que no se acerque a un zoom óptico es mejor magnificarlo en postproducción. O sea, que el ‘software’ del móvil no obtiene mejores resultados que Photoshop. Además, como el zoom no cuenta con estabilizador óptico, cualquier pequeña vibración hace que las imágenes salgan borrosas. Dicho esto, el sistema funciona a las mil maravillas hasta su máximo óptico de tres aumentos y razonablemente bien cuando se lleva hasta los cinco. A partir de ahí, las imágenes pierden definición y se convierten en una suma de grumos de colores.

Estándar exterior 1X. (Foto: Z. A.)
Estándar exterior 1X. (Foto: Z. A.)

Exterior 5X. (Foto: Z. A.)
Exterior 5X. (Foto: Z. A.)
Estándar teatro 1X. (Foto: Z. A.)
Estándar teatro 1X. (Foto: Z. A.)

Teatro 3X. (Foto: Z. A.)
Teatro 3X. (Foto: Z. A.)

Afortunadamente, no sucede lo mismo con los otros dos objetivos. El estándar es muy luminoso -f 1.7-, y ofrece una buena resolución y un rango dinámico decente. El ‘modo noche’ captura varias imágenes mientras el usuario mantiene el móvil estable y luego crea una fotografía que resulta más espectacular que realista.

Pero para gustos están los colores, en este caso los muy saturados. El macro es magnífico, y, en el apartado de vídeo, esta cámara sobresale por la magnífica combinación del estabilizador óptico y el digital. Incluso caminando a buena marcha, las imágenes son bastante fluidas.

Macro. (Foto: Z. A.)
Macro. (Foto: Z. A.)
Modo nocturno. (Foto: Z. A.)
Modo nocturno. (Foto: Z. A.)

El gran angular resuelve con solvencia las aberraciones típicas de estas lentes. En vídeo, se puede utilizar con muy buenos resultados gracias al estabilizador electrónico, que funciona también con el zoom. Se pueden grabar imágenes a 5X con una estabilidad pasmosa, aunque el grano aumenta como en las fotografías.

Gran angular exterior. (Foto: Z. A.)
Gran angular exterior. (Foto: Z. A.)

Gran angular interior. (Foto: Z. A.)
Gran angular interior. (Foto: Z. A.)

Finalmente, el cuarto sensor es un monocromo de dos megapíxeles destinado a captar más información para las imágenes, sobre todo en los modos macro y retrato. No obstante, ese último no destaca sobre sus competidores, e incluso tiene problemas para recortar bien el pelo en algunas ocasiones.

Modo retrato. (Foto: Z. A.)
Modo retrato. (Foto: Z. A.)

Jack para auriculares y radio FM

Entre el resto de las características que sorprenden para bien en el Reno 2 hay que destacar el sensor de huellas bajo la pantalla, tan rápido y efectivo como el del OnePlus 7 Pro, la pantalla Dynamic AMOLED de 6,55 pulgadas y un brillo máximo de 800 nits (similar al de los buques insignia de Samsung), y el regalo de mantener el jack de los auriculares y la radio FM.

Entre los puntos flacos está la batería: a pesar de que tiene una capacidad de 4.000 mAh., en TEKNAUTAS hemos llegado al final del día con sudores fríos y echando mano del modo que ahorra hasta el último miliamperio. Teniendo en cuenta que Oppo ha sido pionera en el desarrollo de baterías ultrarrápidas -la del RX17 Pro carga hasta el 100% en apenas 40 minutos-, la carga de 20W sabe a poco. Claro que podría ser peor: podría ser un iPhone 11.

(Foto: Z. A.)
(Foto: Z. A.)

Quienes estén acostumbrados al reconocimiento facial para desbloquear el móvil también pueden sentir que el subir y bajar de la cámara frontal, la que se utiliza para tal efecto en la aleta de tiburón, es un incordio. Afortunadamente, el sensor de huellas bajo la pantalla es ya lo suficientemente efectivo como para olvidarse de utilizar la cara.

(Foto: Z. A.)
(Foto: Z. A.)

El Reno 2 corre con el sistema operativo que Oppo ha diseñado sobre Android 9, Color OS. Ha mejorado bastante porque se ha despojado de las complicaciones típicas de las capas chinas y ahora ofrece una experiencia cercana al Android puro. A la izquierda de la página de inicio se puede activar el cajón de sastre con las aplicaciones y los contactos más usados, como ya es habitual, y el sistema resulta muy personalizable.

Permite utilizar diferentes modos de navegación, ya sea gestual o con los botones, la galería de temas y de fondos de pantalla es interminable, y se pueden clonar aplicaciones. Merece la pena recordar que avances como ese último fueron desarrollados en China antes de dar el salto al resto del mundo, que Xiaomi creó con el Mix el primer teléfono que hacía honor al ‘todo pantalla’, y que fue OPPO la que introdujo las cámaras motorizadas hace ya casi un lustro. Todo ello por mucho menos de lo que cuesta una manzana mordida.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios