Un nuevo rival para Huawei (con y sin Google)

Probamos lo nuevo de Oppo, el Reno 10X: este móvil va directo a la yugular de Huawei

El Reno 10X confirma a Oppo como una de las marcas chinas más interesantes, y su precio más ajustado puede servir para que se haga más popular entre el público occidental

Foto: El nuevo Oppo Reno 10X. (Foto: Z. Aldama)
El nuevo Oppo Reno 10X. (Foto: Z. Aldama)

Hace ya unos años que Oppo es la marca china de móviles más atrevida y vanguardista. No en vano, hace ya seis que asombró con la primera cámara rotatoria del mercado, que permitía hacerse selfies dándole la vuelta a la lente principal fabricada por la legedaria Zeiss. Luego se sacó de la manga algunos de los mejores diseños de la generación Kit Kat de Android, y más adelante ha sido pionera en la carga ultrarrápida - el Find X Edición Lamborghini y el RX17Pro se cargan en menos de una hora- y en los móviles ‘todo pantalla’ de verdad: el Find X sorprendió el año pasado con un 93% del frontal ocupado por este panel, gracias al sistema motorizado para las cámaras que luego han incorporado otras marcas, entre ellas Honor y OnePlus.

Ahora, con el Reno 10X, la marca de Shenzhen vuelve a sorprender. Primero, por su diseño. Segundo, por el momento en el que llega: en pleno acoso y derribo a Huawei. Este modelo, el Reno 10X, puede convertirse en una de las mejores alternativas a quienes estén buscando opción B a Huawei. En Oppo lo saben y van a ir a por todas.

En el frente del diseño, llama la atención su pantalla Amoled de 6,6 pulgadas -y resolución FHD+-, que ocupa el 93,1% del frontal. No hay ‘notch’, ni agujero para la cámara; el objetivo que capta los ‘selfies’ se esconde en el borde superior con un sistema mecánico retráctil, como ya utilizó la marca en el Find X y el F11 Pro -que utiliza el mismo sistema del OnePlus 7 Pro-. La diferencia ahora estriba en que la pieza en la que se encuentra esa cámara anterior tiene forma de aleta de tiburón. Puede parecer anecdótico, pero le otorga al móvil un aspecto único que, además, resulta muy atractivo. En teoría, está certificado para extenderse y retraerse más de 200.000 veces, suficiente como para utilizarlo durante casi 5 años.

(Foto: Z. Aldama)
(Foto: Z. Aldama)

El panel trasero también está especialmente cuidado: todo el protagonismo se lo lleva la tapa de cristal curvado Gorilla Glass 6, que se comercializa en color negro brillante o verde océano mate. La triple cámara está centrada en la parte superior, y hay un curioso elemento que salta a la vista: un botón cerámico diseñado para levantar mínimamente el móvil cuando lo dejamos sobre la mesa y evitar así que la cámara roce con la superficie. No sé cómo de práctico será en la realidad, porque este es uno de los pocos ‘smartphones’ en los que los objetivos no sobresalen en absoluto del cuerpo, pero es un toque diferenciador curioso.

Tiene sentido que Oppo quiera proteger la cámara, porque el Reno 10X es el primer buque insignia que incorpora el sistema periscópico con zoom óptico de cinco aumentos que presentó en el pasado Mobile World Congress de Barcelona. Fue pionera en su diseño, pero Huawei se le adelantó en su implementación con el P30 Pro y ahora ambos compiten en este apartado.

(Foto: Z. Aldama)
(Foto: Z. Aldama)

Las tres cámaras del Reno 10X ofrecen un impresionante rango focal que va desde el equivalente a 16 milímetros en el objetivo gran angular, hasta los 160 mm. del zoom. Eso sí, para alcanzar esa última distancia focal, que equivale a un teleobjetivo de dimensiones generosas en una cámara réflex, Oppo utiliza un sistema híbrido que echa mano de herramientas de ‘software’ para duplicar el zoom óptico que se obtiene con un complejo sistema de espejos, similar al del periscopio de los submarinos. En la última actualización de la interfaz, la marca ha decidido utilizar un sistema digital de interpolación para estirar el zoom hasta 60 aumentos, diez más que el de Huawei, pero es mejor no dejarse llevar por lo que las empresas conocen como ‘argumentos de venta’.

Hemos probado a fondo las cámaras para dejar claro qué puede hacer el Reno 10X, y qué no. En primer lugar, lo más importante es tener en cuenta que el zoom óptico es de 5 aumentos. Eso ya supone toda una revolución para la telefonía móvil, que parecía estancada en el 2X, pero lo que supere esta magnificación se logra mediante algoritmos. Y, por mucho que la marca afirme que no hay pérdida de calidad, sí que la hay.

Debajo un ejemplo de fotos tomadas con el Oppo Reno 10X:

(Foto: Z. Aldama)
(Foto: Z. Aldama)

Misma toma, pero en modo gran angular:

(Foto: Z. Aldama)
(Foto: Z. Aldama)

Zoom 2X:

(Foto: Z. Aldama)
(Foto: Z. Aldama)

Zoom 6X:

(Foto: Z. Aldama)
(Foto: Z. Aldama)

Zoom 10X:

(Foto: Z. Aldama)
(Foto: Z. Aldama)

Las fotografías a diez aumentos son todavía decentes, pero cualquier cifra por encima ya es pura avaricia. El resultado es el mismo que recortar y aumentar el tamaño de la imagen en el ordenador, por lo que no resulta recomendable utilizarlo. Además, con una focal tan larga, que además no es especialmente luminosa -f 3.0-, mantener el pulso resulta casi imposible. El estabilizador óptico funciona muy bien, pero somos humanos, y nuestro corazón late. Así que, salvo que contemos con la ayuda de un trípode, lo más adecuado es no superar los cinco aumentos y, en caso de hacerlo, no sobrepasar nunca los diez.

Foto nocturna en modo gran angular. (Foto: Z. Aldama)
Foto nocturna en modo gran angular. (Foto: Z. Aldama)

Dicho esto, las imágenes que recoge el sensor de 13 megapíxeles resultan sorprendentes. Sobre todo, llama la atención la calidad del macro cuando se utiliza en cinco aumentos. Con un billete, por ejemplo, muestra incluso las filigranas de tinta más delicadas. Y lo mismo sucede con el gran angular que capta un ángulo de visión de 120 grados e imágenes de 8 megapíxeles. A pesar de que esta cámara no cuenta con el estabilizador óptico de sus otras dos hermanas, y que tiene una lente de luminosidad discreta -f 2.2-, ofrece resultados notables incluso en condiciones de poca luz.

Foto en modo macro. (Foto: Z. Aldama)
Foto en modo macro. (Foto: Z. Aldama)

Oppo tampoco ha escatimado recursos en la cámara principal, la que monta una óptica estándar. La ha acompañado del sensor IMX586 de Sony, con 48 megapíxeles de vellón y un objetivo muy luminoso -f 1.7-, y poco se puede decir en su contra. Tanto en el apartado fotográfico -en el que destaca el modo noche- como en el de vídeo. El Reno 10X graba en calidad 4K hasta 60 fotogramas por segundo y cuenta con varios sistemas de audio que ofrecen diferentes efectos: el 3D graba en alta fidelidad y efecto envolvente, mientras que el ‘foco de sonido’ es más apropiado para cuando alguien habla a cámara, porque utiliza un micrófono unidireccional que elimina con bastante éxito el ruido ambiente.

En lo que respecta a los ‘selfies’, Oppo tampoco defrauda. El Reno 10X está equipado con un sensor de 16 megapíxeles y una lente con luminosidad f 2, la que se despliega en la aleta de tiburón del móvil. Como no podía ser de otra forma, la interfaz ofrece un amplio abanico de filtros de belleza que van desde pequeños retoques hasta maquillaje pesado.

El resto de las especificaciones técnicas son las propias de un buque insignia de 2019: el procesador más potente de Qualcomm -el Snapdragon 855 con ocho núcleos que trabajan a una frecuencia máxima de 2,8 Ghz.-, 8 GB de memoria RAM, 256 GB de almacenamiento interno, la tarjeta gráfica Adreno 640, Bluetooth 5.0, sonido Dolby Atmos, y -menos mal- chip NFC.

(Foto: Z. Aldama)
(Foto: Z. Aldama)

El Reno 10X también utiliza el GPS de doble banda que estrenó Xiaomi en el Mi 8 y que mejora sustancialmente la precisión en la localización del usuario. Es, sin duda, algo que se agradece. Y lo mismo sucede con el lector de huellas bajo la pantalla, que ha mejorado mucho tanto la precisión como la velocidad a la que funciona. Así, utilizar el reconocimiento facial es solo una opción más por la que se decantará poca gente.

La batería es generosa. Los 4.065 mAh. dan para utilizar el móvil durante un día intenso entero. Pero se echa de menos la carga ultrarrápida que Oppo ha incorporado en el RX17Pro. La del Reno 10X -VOOC 3.0- carga a 20W. No está mal, pero la marca de Shenzhen tiene mejor tecnología. En la prueba de Teknautas, el móvil se ha cargado hasta el 48% en 30 min, hasta el 85% en una hora, y ha tardado 85 minutos en llegar al 100%.

Entre el resto de pegas caben destacar sus dimensiones, porque resulta grande y bastante pesado -215 gramos-, que no cuenta con resistencia al agua y al polvo ni clavija para el jack de los auriculares, y que también le falta carga inalámbrica. Puede que no sean elementos indispensables, pero en los tiempos que corren sí que se esperan en un terminal que se vende por 799 euros -más adelante habrá una versión idéntica, pero con banda 5G, a 899 euros-.

(Foto: Z. Aldama)
(Foto: Z. Aldama)

Finalmente, en lo que respecta al sistema operativo -una capa personalizada basada en Android 9-, Oppo ha dado un salto importante. Ha refinado bastante la experiencia en el sistema para los mercados globales -China utiliza otro-, y el Reno 10X cuenta con algunos elementos interesantes. Además de la navegación gestual, en cuyo diseño Oppo fue pionera, el terminal incluye un menú secundario, desplegable en cualquier momento desde el lateral derecho, que facilita mucho acceder a las aplicaciones que más utilizamos cuando estamos inmersos en otra y no queremos regresar a la página de inicio o lanzar el cajón con todas las apps. Así, por ejemplo, cuando estamos viendo un vídeo en YouTube, podemos acceder rápidamente a Whatsapp desde el propio vídeo.

En la página a la izquierda de la ‘home’ también podemos activar un asistente inteligente que funciona correctamente y que sirve para acceder a la información que más nos interesa: desde la bolsa o el tiempo, hasta los pasos que hemos recorrido, pasando por la agenda.

En definitiva, el Reno 10X confirma a Oppo como una de las marcas chinas más interesantes, y su precio más ajustado -el Find X costaba mil euros- puede servir para que se haga más popular entre el público occidental que todavía no está familiarizado con ella. Ahora que Huawei parece que está en la picota, el Reno 10X se perfila como una buena alternativa al P30 Pro. Y lo es también aunque Google continúe dando servicio a su rival.

(Foto: Z. Aldama)
(Foto: Z. Aldama)

Lo que cuesta más entender es la política que sigue con los teléfonos en el conglomerado BBK, en el que también se encuentran OnePlus y Vivo. Cuando Oppo apenas tenía presencia en mercados internacionales, podía tener más lógica, pero ahora el Reno 10X parece destinado a canibalizar a su hermano, el OnePlus 7 Pro. O viceversa. Con especificaciones, cámaras, sistema y precio similares, las diferencias parecen circunscribirse únicamente al diseño. Es más, ambas marcas apuestan también por lanzar versiones algo más económicas y con menos prestaciones: el Reno 10 -a secas-, se enfrenta al OnePlus 7 sin el apellido Pro.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios