EL RIESGO ERA DE 1 POSIBILIDAD ENTRE 1000

SpaceX se niega a desviar un satélite y casi provoca una enorme colisión espacial

La Agencia Espacial Europea tiene que hacer este tipo de maniobras habitualmente para evitar chatarra espacial, pero no por encontrarse con satélites en activo

Foto: (Foto: Wikipeda)
(Foto: Wikipeda)

Nuestro cielo empieza a estar demasiado lleno de satélites. La NASA calcula que, hoy en día, hay unos 3.500 orbitando alrededor de la Tierra, una cifra bastante alta, que encima no para de aumentar y que ha hecho que algunos expertos hayan dado la voz de alarma exigiendo una regulación del espacio. Pero, ¿qué puede pasar si no se acaba haciendo nada? Pues que se normalicen episodios tan surrealistas como el que se ha vivido entre dos satélites de la Agencia Espacial Europea (ESA) y SpaceX estos días y que casi acaba con un accidente espacial.

La cuenta de Twitter de la ESA anunciaba este lunes que "por primera vez ha realizado una 'maniobra para evitar colisiones' para proteger a uno de sus satélites de chocar con una mega constelación". El objeto europeo iba a colisionar contra uno de los satélites de SpaceX, la empresa propiedad de Elon Musk, y tuvo que desviar su trayectoria ante la negativa de la empresa norteamericana a mover su propio invento.

Holger Krag, director de la oficina de basura espacial de la ESA, explica a Forbes que el riesgo de colisión entre los dos satélites era de 1 entre 1.000. Es decir, diez veces más que el límite que se utiliza para llevar a cabo esas maniobras anti choque. El satélite de la Agencia Especial Europea lleva en órbita nueve meses más que el ‘Starlink 44’ de SpaceX; sin embargo, la empresa norteamericana se negó a desviar su satélite después de ser alertada del peligro de impacto.

SpaceX no responde

El director de la ESA ha señalado que, tras conocer el aviso de colisión, "informamos a SpaceX, quien respondió diciendo que no planeaban tomar medidas". Holger Krag se ha quejado de que llevan meses intentando contactar con SpaceX, desde que la empresa lanzó el pasado mes de mayo su ambicioso proyecto Starlink, pero esta ha sido la primera vez que les han contestado y lo han hecho por correo electrónico.

Ese satélite de SpaceX es uno de los 60 que lanzó en mayo al espacio con el objetivo de crear su propio servicio de internet espacial, un polémico desarrollo de Elon Musk con el que quiere ofrecer cobertura desde el espacio a todo el planeta, llegando a zonas remotas que hoy en día son de muy difícil acceso.

Finalmente, el equipo de Krag supo que tenía que dar un paso adelante: "Estaba claro quién teníamos que reaccionar. Así que decidimos hacerlo porque el riesgo de colisión era cercano a 1 entre 1.000". Lo que no queda claro es por qué SpaceX se negó a mover su satélite. Krag sospecha que su sistema de propulsión eléctrica no les permite "reaccionar tan rápido" como la propulsión química del Aeolus de la ESA, aunque desde la compañía de Elon Musk no han querido hacer comentarios.

Uno de los Falcon 9 de SpaceX. (Foto: Reuters)
Uno de los Falcon 9 de SpaceX. (Foto: Reuters)

La ESA explica en su cuenta de Twitter que, en el futuro, este tipo de maniobras no podrá hacerse de manera "manual" como hasta ahora, por la cantidad de satélites que orbitarán alrededor de la Tierra, y que tendrán que hacerlo por medio de Inteligencia Artificial. Solo SpaceX planea poner en órbita más de 12.000 satélites… Cuatro veces el número total que hay en la actualidad en el espacio.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios