Por no cumplir la ley de Protección de datos

Llega el reconocimiento facial a las escuelas... y las multas por 'espiar' a estudiantes

Una escuela de Suecia ha sido multada con alrededor de 19.000 euros por monitorear a alumnos por medio de la tecnología de reconocimiento facial

Foto: El reconocimiento facial llega a las escuelas: primera multa por la GDPR en Suecia (Pixabay)
El reconocimiento facial llega a las escuelas: primera multa por la GDPR en Suecia (Pixabay)

La protección y el control de los menores es una de las prioridades de las instituciones, sobre todo de los colegios y para garantizarlas cada vez se están implementando nuevos modelos para mejorar su seguridad. Una de las nuevas tecnologías que más se está pensando en utilizar para este tipo de fines es la del reconocimiento facial, lo que podría ser muy útil para vigilar o mantener un control sobre el comportamiento de los más jóvenes.

Si bien, hay que tener especial cuidado cuando se refiere a datos y rasgos físicos de las personas, más si cabe cuando hay menores de edad de por medio y teniendo en cuenta el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), que fue puesto en funcionamiento el pasado año y es la ley más importante de Internet en las últimas décadas. En este sentido, una escuela secundaria de la localidad de Skellefteå (Suecia) ha sido multada con casi 19.000 euros (200.000 SEK) por el uso del reconocimiento facial para monitorear a sus estudiantes.

El consentimiento no es suficiente

Según Computer Sweden, durante el pasado otoño la escuela comenzó la implementación de un proyecto para el registro de la presencia de sus alumnos con la ayuda del reconocimiento facial. Para ello, durante al menos tres semanas pidió el consentimiento a un total de 22 alumnos para probar este sistema.

La Autoridad de Protección de Datos de Suecia (DPA), que lleva a cabo desde febrero una inspección sobre esto, tomó la decisión de imponer la sanción al colegio sueco por considerar que el programa violó varios artículos de la GDPR, procesando, supuestamente, de manera ilegal información biométrica confidencial de los estudiantes, puesto que cualquier dato, ya sea físico o de otro tipo, no puede ser utilizado así como así.

La DPA, a través del abogado de la inspección, Ranja Bunni, señala que tener el consentimiento de los alumnos para participar en el proyecto no es excluyente para que no se imponga la sanción, ya que los jóvenes son totalmente dependientes. Las multas en este tipo de violaciones de la ley pueden llegar a alcanzar cantidades de hasta casi un millón de euros (20 millones de SEK), pero las autoridades han tenido en cuenta que este proceso lo llevaron a cabo durante un tiempo limitado y han reducido el montante a pagar por la escuela.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios