de google drive a dropbox pasando por icloud

¿Cuál es la mejor forma (y la más barata) de almacenar 'online' mi colección de fotos?

Diferentes capacidades, opción de sincronizar con otros dispositivos, ‘apps’ para el móvil… Te explicamos todo lo que debes tener en cuenta antes de pagar por este servicio

Foto: Todas esas imágenes que has hecho merecen guardarse para la posteridad… de forma digital. (Imagen: Pixabay)
Todas esas imágenes que has hecho merecen guardarse para la posteridad… de forma digital. (Imagen: Pixabay)

Ha llegado el momento: toca cambiar de ‘smartphone’. La memoria del viejo está repleta de imágenes de tantos años de fiestas y viajes. Hay que guardarlas para siempre. Llevarlas a un disco duro externo o al ordenador lleva su tiempo: debes tener el dispositivo, conectarlo, esperar a que se transmitan… ¿Qué tal guardarlas en la nube?

Almacenar ‘online’ nuestra colección de fotos es una forma sencilla de tener para siempre disponibles todas esas imágenes. No hay que depender de otro dispositivo, que se puede perder o degradar con el tiempo, para acceder a ellas; tan solo, recordar un nombre de usuario, un correo electrónico y una contraseña, además de tener una conexión a la ya omnipresente internet. Los servicios disponibles tienen fuertes medidas de seguridad y no van a desaparecer de la noche a la mañana, sino que, de hacerlo, nos avisarían con tiempo para migrar la colección a otro lugar.

Dicho esto, hay varias opciones para elegir dónde guardar nuestras fotos. Se diferencian por sus precios y las capacidades de almacenamiento, pero también por utilidades extra como compartir las fotos en carpetas con otros usuarios o contar con herramientas para sincronizar la colección con nuestro ordenador. Te explicamos cuáles son estos servicios y cuáles te interesan más para ese archivo de miles de fotos.

Google Drive y Google One

Empezamos con un servicio asociado a cada cuenta de Google. Drive no es solo un lugar desde al que acceder al procesador de textos o la hoja de cálculo ‘online’ de la compañía. Es también un perfecto repositorio de nuestras imágenes. Y no solo eso: dentro de él las podemos colocar en carpetas que podemos compartir con otros usuarios.

Cuando nos abrimos una cuenta de Google Drive, ya contamos con 15 GB de almacenamiento gratuito. Sin embargo, este espacio es insuficiente para miles de fotos en alta resolución y para las que vendrán de camino. Para ello, tienes varias opciones de pago, visibles en la nueva web de Google One. En el plan de pago de Google One puedes añadir hasta a 5 miembros de la familia, con los que compartir almacenamiento (compartes espacio pero no necesariamente tus archivos, que puedes guardar solo para ti).

Hay cinco opciones de precio: 100 GB a 1,99 euros al mes o 19,99 euros al año (te regalan dos meses de servicio, en este caso); 200 GB por 2,99 euros al mes o 29,99 euros al año; 2 TB por 9,99 euros al mes o 99,99 euros al año; 10 TB por 99,99 euros al mes (no hay opción anual); 20 TB por 199,99 euros al mes y 30 TB por 299,99 euros al mes.

En la actualidad, Google One no está disponible para los iPhone y hay que comprobar si lo está para tu modelo Android. En cualquier caso, una vez contratado desde un ordenador se puede acceder a Google Drive a través del móvil (iOS y Android, aunque esta última suele venir preinstalada en esos modelos) y comenzar a disfrutar de los atractivos que el servicio ofrece para almacenar imágenes.

Para empezar a guardar imágenes debemos ir a la galería del terminal y seleccionar todas aquellas que queramos almacenar. Le pediremos que las suba a Google Drive. Lo mejor es que lo hagamos mediante una conexión wifi, porque consume muchos datos. Podemos decir que las guarde en Mi unidad (como se llama la ‘home’ de nuestra cuenta de Drive) o en una carpeta que hayamos creado o que creemos en ese momento.

Una vez subidas y guardadas en sus carpetas, podemos dejarlas allí hasta el final de los tiempos o enviárselas a más personas. Para ello, creamos una carpeta compartida (botón derecho del ratón desde el navegador web o los tres puntos junto al nombre de la carpeta en el móvil) y escribimos las direcciones de correo electrónico con las que queremos compartirlo. También podemos generar un enlace público para que acceda cualquier persona.

Otras opciones que tienen estas carpetas son cambiar su color (todas vienen en gris por defecto) o colocarles una estrella para colocar en la carpeta Destacado de Drive. Las carpetas compartidas también se pueden crear antes de subir las fotos, con el fin de que, por ejemplo, los amigos suban a la vez que tú las fotos de la última fiesta que hicisteis juntos.

Usar Google Drive y Google One te permite no solo almacenar las imágenes, sino también vídeos, archivos de texto, presentaciones de diapositivas…, que también ocupan su espacio. Las puedes consultar desde tu Mac o PC gracias al File Stream de Drive.

Dropbox

De funciones parecidas a Google Drive y Google One es Dropbox, otro servicio de almacenamiento en la nube con varios planes de pago. De él destaca una herramienta para sincronizar con tu ordenador lo que subes a la web, de forma que los archivos que pases de tu móvil a la nube son accesibles desde tu computadora sin iniciar sesión de nuevo. Ofrece otros servicios, como Dropbox Paper, un “espacio de trabajo colaborativo”, según sus propias palabras, para trabajar en equipo. La herramienta tiene ‘app’ para iOS y para Android.

Dropbox tiene dos tipos de planes: para “autónomos y trabajadores independientes” y para equipos y empresas de cualquier tamaño. Nos vamos a centrar en los planes de pago para particulares, que son los que más nos interesan para almacenar las fotos de nuestro móvil.

La cuenta gratuita individual es de 2,5 GB. Para aumentar el almacenamiento tenemos dos opciones: la Plus, de 1 TB que vale 9,99 euros al mes o 99 euros al año, o la Professional, de 2 TB y 19,99 euros al mes o 199 euros al año. Esta segunda opción cuenta con más utilidades, sobre todo si lo usas también para el trabajo: ayuda por chat, un historial de versiones modificadas de 120 días… Si solo la necesitas para subir y gestionar fotos en carpetas, te debería bastar con la primera opción.

Al igual que en Google Drive, las carpetas de Dropbox se pueden compartir para que otras personas accedan a tus imágenes y tú a las suyas. Para crearlas, hay que pinchar en ‘Nueva carpeta compartida’ en el menú de la derecha del servicio web

Una vez subamos los archivos, estos se sincronizarán con la herramienta de Dropbox que puedes descargar en el escritorio de tu ordenador. De esta forma, podemos acceder a la nube desde nuestro equipo sin necesidad de iniciar sesión continuamente y hacer los cambios (borrar fotos, crear carpetas) que creamos convenientes. Si hacemos cambios cuando no tenemos conexión, las modificaciones se sincronizarán cuando volvamos a conectarnos a la Red.

iCloud

Si eres usuario de Apple, todos sus dispositivos cuentan con iCloud, lo que permite sincronizar los archivos que guardes en él y acceder a ellos en otros de tus aparatos, así como compartir con otras personas. Ideal para fans de la manzana mordida. Una de sus principales ventajas es que las fotos que hagas con tu iPhone o iPad se guardan automáticamente (hace también copias de seguridad periódicas) y en alta resolución en el servicio, mientras que una versión de menos calidad queda en el dispositivo. Además, se pueden crear carpetas compartidas con quien desees.

Tiene 5 GB de almacenamiento gratuito, pero seguro que en la Fototeca (así se llama el servicio donde se guardan imágenes y vídeos) necesitas más espacio. Sus precios son muy competitivos: 0,99 euros al mes por 50 GB; 2,99 euros al mes por 200 GB (el plan que recomienda la compañía “para familias o una misma persona con muchas fotos y vídeos”), y 9,99 euros al mes para 2 TB, presentado este último como “ideal para familias”, ya que puedes usarlo tú y otras cinco personas más.

Sin embargo, iCloud no tiene aplicación para la Play Store. Eso sí, las fotos se pueden ver desde el Explorador de archivos de un PC con Windows, previa descarga y configuración.

OneDrive

OneDrive es el servicio de Microsoft para guardar fotografías y documentos en la nube. Como el resto de servicios, también ofrece almacenamiento gratuito; en este caso 5 GB. Además, en algunas versiones de pago tiene Office 365, para hacer presentaciones compartidas o documentos de textos.

Nos vamos a centrar en las opciones individuales (también hay empresariales, que ofrecen Skype corporativo). La OneDrive con 50 GB cuesta 2 euros por mes. Las otras dos opciones son las que incluyen Office 365: la Personal, de 1 TB y por 7 euros al mes o 69 al año, y la Hogar, de 6 TB y por 10 euros al mes o 99 euros al año.

Flickr

Quizá no sea la primera opción en la que pienses para guardar tus imágenes, pero si tu móvil es herramienta de trabajo o de difusión en redes sociales, te puede interesar su opción Pro. Con ella tienes estadísticas sobre los visionados de otros usuarios y tienes una copia de seguridad de lo que subes. Además, tienes un 15 % de descuento en programas de Adobe como Photoshop y otras promociones en libros de fotos. Y todo ello, con almacenamiento ilimitado.

Hay dos planes de pago, de renovación automática. El anual, de 53,88 euros (4,99 euros al mes, aunque se hace un solo pago), incluye los descuentos en Adobe y otras herramientas que comentábamos antes, algo que no incluye el plan mensual (5,99 euros al mes), que se limita, como el anterior, al almacenamiento ilimitado, las estadísticas y la copia de seguridad.

 Flickr, la forma más social (y pública) de almacenar tus fotos del móvil. (Imagen: Massimo Frason | Flickr)
Flickr, la forma más social (y pública) de almacenar tus fotos del móvil. (Imagen: Massimo Frason | Flickr)

Si estos planes no te satisfacen, siempre te queda la opción gratuita, con la que puedes subir 1000 vídeos o fotos. Con una o con otra, Flickr tiene un diseño más atractivo que las anteriores para mostrar tus fotos al público: en la misma página le puedes poner título y descripción, geolocalizarla y explicar las características técnicas de la imagen. Recuerda que hay aplicaciones para iOS y para Android.

Otros servicios

Hay otros servicios para almacenar tus fotografías, pero son más caros y más destinados a profesionales. Además, no son las primeras opciones en las que pensamos si lo que queremos es subir las imágenes desde nuestro móvil. Si tu ‘smartphone’ también es una herramienta de trabajo, quizá te convenga considerarlas.

Tienes, por ejemplo, Adobe Creative Cloud. Es un paquete que permite no solo almacenar, sino editar y hacer composiciones con programas como el citado Photoshop, Lightroom, Indesign, Premiere o Illustrator. Hay distintos planes, según la capacidad que deseemos o los programas que queramos usar. El más barato de los individuales, de 12,09 euros, tiene 20 GB de almacenamiento, Lightroom, Lightroom Classic y Photoshop. Por 60,49 euros al mes tienes hasta 10 TB de almacenamiento.

También, Canon Irista. Que su nombre no te engañe: no necesitas una cámara de esta compañía para usarlo. De hecho, el servicio cuenta con ‘app’ de Android y iOS. Hay 15 GB gratuitos y álbumes cooperativos, y las imágenes se guardan sin compresión. Su lupa permite incluso encontrar fotos por la cámara con la que fueron disparadas. Además, se pueden convertir en álbumes de fotos. Hay dos planes de pago: uno de 100 GB a 1,99 euros al mes y otro de 500 GB a 6,99 euros al mes.

Conclusiones

Si eres usuario de Android o trabajas con un Chromebook, la mejor opción es Google Drive: no tienes que abrir cuenta en otro servicio y tienes centralizados todos tus archivos. Las opciones de pago son variadas, y subir las fotos y compartirlas es muy sencillo. iCloud está más limitado a usuarios de Apple. Si eres fan de la marca, y tienes desde ‘smartphones’ a otros dispositivos, entonces es también una fantástica opción.

Si no usas Chromebook ni Mac para gestionar esas imágenes, podrías dudar entre Drive o Dropbox, ya que los dos tienen la herramienta de acceso desde el escritorio de un PC. Para decantarte por una opción u otra, fíjate en lo que tienes que pagar. 1 TB de Dropbox vale 9,99 euros al mes; por ese mismo precio tienes 2 TB en Google One.

Por otra parte, recuerda que siempre suele haber varios gigas de almacenamiento gratuito. Así, valora antes de comprar si te caben todas las fotos en ese espacio; de esta manera, puedes postergar la compra un tiempo, hasta que te vuelva a tocar almacenar todos tus recuerdos ya sí tengas que pasar inevitablemente por caja.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios