PASIÓN.COM (del fundador de MILANUNCIOS), EL REY DEL SECTOR

Más público que Netflix y miles de reseñas de puteros: así es el gran barrio rojo 'online'

Slumi, Mileróticos, Nuevo Loquo... El negocio de los anuncios clasificados genera cifras millonarias en internet, donde permiten hacer 'reviews' o geolocalizar a las prostitutas

Foto: Montaje: Enrique Villarino
Montaje: Enrique Villarino

Pasión.com está en el puesto número 30 de las webs más visitadas de España. Se encuentra justo por encima de Netflix, y dos puestos por debajo de este diario. Tiene más visitas que '20 Minutos', LinkedIn o Forocoches, con 21 millones el pasado agosto. La escisión de anuncios de prostitución del popular portal Milanuncios factura 11.652.000 euros y es la punta del iceberg que arrastra y marca la pauta al resto de portales de anuncios de prostitución. Slumi, Mileróticos o Nuevo Loquo le siguen, aunque muy de lejos, como principales agentes de un negocio más antiguo que internet.

Hasta hace unos años, los anuncios de prostitución todavía tenían un hueco en el analógico del papel de los diarios. Pero internet ha ido comiéndoles el terreno a medida que los portales se hacían accesibles desde el ordenador de casa y, después, del más discreto teléfono móvil. El traspaso al digital fue definitivo en 2011, cuando los periódicos se comprometieron con el Gobierno a dejar de publicar anuncios de contactos (aunque algunos, como 'El País', no dejaron de hacerlo hasta 2017).

Pasión, con su modelo de 'autorrenueva', ha marcado durante años la trayectoria del sector

A la luz del cambio, han surgido un conglomerado de webs y empresas dedicadas a poner oferta y demanda en contacto, facturando millones de euros al año. No provienen de la prostitución, sino de otros negocios relacionados con la red o el mundo del erotismo. Son rentables, tienen controles laxos, escasa inversión y su modelo de negocio, siguiendo la estela del rey, Pasión, es cuantos más anuncios, mejor.

Modelo de negocio: el autorrenueva

Colocar un anuncio en Pasión es gratuito, pero que llegue a alguien en la vorágine de publicaciones que se producen al minuto, cuesta dinero. Por eso, Ricardo García Cobalea, CEO primero de Milanuncios y ahora de Pasión, ideó el autorrenueva: una opción de pago para que un anuncio suba automáticamente a los primeros de la lista y tenga así más visibilidad. Este modelo de negocio es el que han acabado copiando el resto de webs, como reconocen desde el sector: “Casi toda la competencia oferta publicación de anuncios gratuita e intenta monetizar cobrando por destacar los anuncios sobre los demás. Los anuncios gratuitos tienen menos calidad y ofrecen menos seguridad. Sin embargo, estas webs acaban facturando mucho más, al tener más contenido. El volumen de anuncios en las webs gratuitas es muchísimo mayor y para tener visibilidad los anunciantes deben contratar muchos más productos de pago”, afirman desde el equipo de Nuevo Loquo, otra de las principales webs del sector, que sí cobra por la colocación del anuncio.

“Pasión.com marcó un antes y un después”, explican desde la web Slumi. “Milanuncios se soportaba con los anuncios de contactos, pero eso la gente no lo sabía”. Varios dueños de otras webs critican que sus portales no puedan anunciarse en televisión porque está prohibida la promoción de la prostitución, pero no fue así en el caso del principal portal de clasificados. Durante un tiempo, fue habitual ver en la televisión 'spots' de Milanuncios donde se animaba a usar su web para vender y comprar coches, casas, ropa y otros trastos, sin ninguna mención a la sección que más volumen les generaba.

Se investiga el histórico del teléfono con nuestra base de datos y luego se presta atención a detalles de las fotos

Milanuncios fue vendida en 2014 por 50 millones de euros al grupo noruego Schibsted, pero su dueño, Ricardo García Cobaleda, se quedó con la parte de contactos, renombrándola como Pasión.com. Sin embargo, durante un tiempo la línea entre una y otra siguió siendo difusa. “Hubo unos meses que seguías entrando a Milanuncios y, si le dabas a contactos, te redirigía a Pasión.com. Se llevaron todo el tráfico, cuando lo justo habría sido empezar de cero. Ahí Competencia tendría que haber hecho algo”, critica Toni León, representante de Mileróticos, que ya se ha expandido a Italia, México y Colombia.

Pero Pasión no es la única web especializada en prostitución que debe sus orígenes a los portales de clasificados. El dueño de Slumi, Iván Martínez, fue uno de los fundadores de Infojobs, el popular portal de anuncios de empleo. “Hace 11 años que creamos la empresa, aunque estamos distanciados de ese mundo [el de la prostitución]. Tenemos una aproximación más tecnológica, más comercial”, explican desde Slumi, que facturó en 2017 casi medio millón de euros y emplea a cinco trabajadores, además de unos 40 colaboradores externos que se dedican a revisar los anuncios para verificar que son reales.

“Se investiga el histórico del teléfono con nuestra base de datos y luego se presta atención a detalles de las fotos; si la chica tiene una actitud sumisa, si parece que es menor de edad o hay juguetes de fondo, si se ve un enchufe y resulta que es de tipo americano...”, explican desde Slumi. “También solicitamos fotografías a cara descubierta para acreditar que la foto corresponde a la persona”.

Al que cuidan es al cliente, pero al nuestro, porque sus clientas somos nosotras. Me han pedido una foto con el periódico del día

Slumi presume en su web de tener 24.426 anuncios verificados como ejemplo del control que ejercen, pero ellas, las clientas que colocan los anuncios, no están de acuerdo con que todos los requisitos de control de estos portales vayan en un solo sentido. “Son webs muy machistas. Ellos están convencidos de que las reglas tienen que ser para nosotras, que somos las que pagamos. Al que cuidan es al cliente, pero al nuestro, porque sus clientas somos nosotras. A mí me han llegado a pedir que les mande una foto con el periódico del día”, explica Conxa Borrell, secretaria general del sindicato de trabajadoras sexuales Otras que está buscando ilegalizar el Gobierno. Ella, junto a más trabajadoras sexuales, montó un portal de anuncios, Geishas Vip, precisamente para ser ellas las que controlen también esta parte del negocio, aunque tienen todavía poco recorrido.

Spalumi: reseñas de prostitutas

Los lunes, martes y justo después de un puente, es cuando más visitas se registran en las webs

Muchas de estas webs venden un trato directo con la trabajadora sexual, sin intermediarios, algo que no coincide con el análisis de los teléfonos de sus bases de datos que ha realizado este periódico. En Slumi, solo el 62% de los teléfonos aparece solo una o dos veces, mientras que en Mileróticos llega al 75%. Es decir, en torno al 35% de los teléfonos corresponden a más de un anuncio. Detrás de los textos que se califican como 'independientes', hay en realidad clubes y agencias de 'escorts'. “Hay muchísimos pisos que anuncian a las mujeres como independientes cuando están trabajando en un club. Vende más una independiente que una que está en un piso, porque se da la imagen de que es mucho más libre, que lo hace porque le gusta…”, añade Borrell. Sin embargo, es difícil concluir si en internet hay más porcentaje de trata que en la calle, porque muchos de esos teléfonos corresponden a agencias y clubes.

Algunas de estas webs publican 'reviews' de los clientes sobre las prostitutas, donde evalúan la experiencia, el físico o el trato recibido por cada mujer. Spalumi es la comunidad más conocida para este propósito. Se trata de un foro que clasifica por comunidad autónoma y tipo de servicio todo el mercado de la prostitución. Desde 'acompañantes' a 'pseudolumis', 'en la calle' o sexo extremo. Un ejemplo de alguna de las reseñas que pueden encontrarse fácilmente en el portal: “Busca siempre contacto visual tanto al chupar como al follar, no rehúye el contacto físico para nada. Con decir que nada más correrme directamente ni se me bajó del calentón que me produjo la niña, lo digo todo. Muy recomendable”. Además, cada descripción se acompaña de fotografías y un test con todos los datos de la chica, y las cosas que está dispuesta o no a hacer y dónde y cómo deja que el cliente “acabe”. Sean afirmaciones ciertas o no: “Es un foro muy machista, y donde ellas no tienen ningún poder. Si un cliente se ha ido enfadado porque ella no ha querido hacer algo, la puede hundir diciendo que es que huele mal. Hay chicas que han tenido que cambiarse de nombre profesional y teléfono”, señalan una fuente que conoce bien el foro.

Una captura del portal Spalumi, donde se hacen reseñas de las trabajadoras sexuales.
Una captura del portal Spalumi, donde se hacen reseñas de las trabajadoras sexuales.

Pero, además de las webs de clasificados principales, Pasión.com, Mileróticos, Slumi y Nuevo Loquo, existe un universo de pequeñas webs que también se llevan su trozo del pastel de un negocio rentable. Muchas son de temática local, porque se posicionan bien en las búsquedas del consumidor de prostitución, y a menudo las pusieron en marcha los propios fotógrafos que hacían 'books' a las chicas y que añadían la subida del anuncio como parte del 'pack'. Algunas, como GirlsBcn, han crecido de lo local a lo nacional fácilmente en un negocio que no necesita de grandes inversiones. “Normalmente, con los portales de clasificados es fácil saber si son rentables: si están es porque lo son. Si no, se cierra rápido; es más fácil de medir que otro tipo de negocios. Además, a nivel de usuario, programación… son fáciles porque no estamos acostumbrados a diseños rompedores en este tipo de webs”, explica José Manuel Vega, experto en 'marketing' digital en Equipo E.

En Cataluña se busca más 'escort', mientras que el término 'puta' está más extendido en el resto de España

Los mayores momentos de actividad, dicen los dueños de las webs, no se producen cuando uno podría pensar, en las horas asociadas a la noche y a la fiesta. De hecho, los fines de semana son los días de menos tráfico. Los picos de búsqueda empiezan a notarse los domingos por la noche, y se mantienen entre el lunes y el martes, sobre todo a la hora de comer. Y siempre registran repuntes justo después de un puente.

Además, también hay diferencias geográficas: en Cataluña se busca más 'escort', mientras que el término 'puta' está más extendido en el resto de España. “No habíamos querido emplearlo, pero al final es oferta y demanda y lo hemos tenido que emplear”, señalan desde Slumi. Según sus datos, durante la crisis subieron notablemente los anuncios de españolas, y ahora se han vuelto a reducir.

Beatriz Ranea, investigadora en temas de género de la Complutense, ha investigado este tipo de webs para analizar cómo es “el putero”: “Funciona con las lógicas mercantilistas: el cliente busca y la industria ofrece. Es un círculo que se retroalimenta”. Así, los términos que aluden al físico o la procedencia son los más utilizados para clasificar “la oferta”, perpetuando “la cosificación y el racismo sexualizado”. También son muy populares los términos 'jovencitas' o 'mujeres nuevas', que sirven para identificar a las que llevan menos ejerciendo. “Las buscan porque tienen menos estrategias para lidiar con ciertas prácticas sexuales o situaciones conflictivas”, añade la investigadora.

Muchas de las demandas y de las búsquedas también provienen del ideario de la pornografía. “Se retroalimentan, el término 'sexo anal' es muy buscado, a pesar de que muchas prostitutas no lo practican. Y lo mismo pasa con el sexo en grupo y otro tipo de prácticas”, añade Ranea.

Más rentables con más volumen

En la empresa Majestic Solutions han probado con dos modelos de negocio en dos de las webs que gestionan. Esta empresa, montada por dos socias, surge de una reconversión del sector inmobiliario. “Era 2005, 2006, y no eran buenos tiempos, perdimos mucho dinero y nos tuvimos que reinventar. Al principio empezamos con webs de intercambios de pareja y de contenido erótico, y luego ya entramos en los clasificados”, explica Toni León, su representante.

Ahora, por un lado van a volumen con Mileróticos, donde los anuncios se cuelgan prácticamente sin supervisión. Por otro, desarrollan Sustitutas, donde cuidan más que las fotos sean reales, y el 90% de los anuncios son verificados, aunque reconocen que genera menos rentabilidad. También Photo Interactive Services, la empresa detrás de Slumi, dejó en un segundo plano el portal Photoescorts, una selección de anuncios cuidados de unos 400-600 perfiles, para centrarse en el más extensivo modelo de Slumi.

Pero también hay espacio para la innovación, como la aplicación Q-Mapp, que se diferencia del resto en geolocalizar a las prostitutas cuando desean compartir su ubicación. “Se nos ocurrió en un momento que hubo polémica con casos de violencia en polígonos y rotondas, hará ya dos años”, explica Luis Lorenzo, su fundador. “No vamos a decir que somos una ONG, pero sí que surgió un poco con la idea de ser un bien social y dar más seguridad en este tipo de negocio, y que las prostitutas no tengan que depender de un proxeneta”.

Se adaptan a los nuevos tiempos y espacios para rozar la legalidad. En clubes no se arriesgan a tener a menores; en un piso sí

Para Ana Bernal-Triviño, profesora experta en género de la Universitat Oberta de Catalunya, el crecimiento que han experimentado estas webs se debe también al cambio de modelo de negocio del proxenetismo: “Se ha pasado de los clubes a pisos privados, donde la manera de anunciarse es esta. Se han adaptado a los nuevos tiempos y espacios para rozar la legalidad y no hay ningún tipo de control. Por ejemplo, en los clubes no se arriesgan a tener a menores, pero en un piso sí. Además, provoca una normalización de este tipo de violencia hacia las mujeres: ha pasado de ser algo clandestino, privado, a algo disponible a golpe de clic”.

Sin embargo, desde el sindicato Otras, dicen que este tipo de portales hacen el trabajo más fácil a las que deciden ser independientes: “Las webs son el sustituto al anuncio del periódico: es mucho más barato, y tienes más alcance y más control de lo que publicas. La verdad, para nosotras es una ventaja”, reconoce Sabrina Sánchez, prostituta y miembro del sindicato, que utiliza a menudo estas webs.

Colaboración con la policía

Aunque varias webs señalan sus esfuerzos por controlar que los anuncios que se publican en sus portales no esconden trata detrás, reconocen que es una misión complicada: “Aunque nos sea imposible hablar directamente con la totalidad de nuestros anunciantes, nuestro departamento comercial contacta con cientos de ellos al mes tanto telefónicamente como en persona. En las visitas presenciales se constata que los anunciantes son personas que trabajan de manera independiente, rotan y no ejercen de manera coaccionada”, señalan desde Nuevo Loquo. “Tenemos una serie de filtros, pero es como todo, si se lo quieren saltar, se lo van a saltar, el que quiera poner un anuncio, si se lo quiere saltar se lo va a saltar”, añaden desde Mileróticos y Sustitutas.

Sin embargo, entre las distintas empresas no hay acuerdo en el grado de responsabilidad que les corresponde sobre lo que se publica: “En cualquier portal donde los usuarios generan el contenido son ellos los responsables del mismo. Por ejemplo, en eBay pueden aparecer piezas de coches robadas y no es responsabilidad del portal”, consideran desde Nuevo Loquo. Esta web es una de las más veteranas. Emplea a unas 15 personas y surgió del cierre del portal de anuncios clasificados generalista Loquo cuando eBay lo compró. Al ser cotizada en bolsa, no podían tener una sección de contenido sexual, y la empresa Zigzag Horizonzal estuvo rápida en acuñarse el nombre en 2011 justo cuando el Loquo original desaparecía.

Desde Slumi, cuestionan esta falta de responsabilidad con lo que acogen en sus portales: “Antes, los portales de piratería se acogían a que eran un foro, y los propios usuarios eran los que colgaban el contenido, pero eso ya no es así con el cambio de la normativa. Nosotros operamos como responsables del contenido”. Todos los principales portales aseguran haber tenido que trabajar con la policía en algún momento, bien sea para la investigación de redes de trata o para retirar anuncios colocados en forma de 'broma' con teléfonos falsos.

Presentación oficial del sindicato Otras en Madrid, el pasado viernes. (M. Z.)
Presentación oficial del sindicato Otras en Madrid, el pasado viernes. (M. Z.)

Craiglist sí se vio obligada a cambiar su sección de contactos en 2009 después de que un cliente asesinase a una prostituta a la que había contactado por el famoso portal de clasificados. Las presiones de las autoridades hicieron que cambiase su sección 'servicios eróticos' por 'servicios para adultos', con un contenido controlado uno a uno por personal de la web. Sin embargo, no ha sido hasta este año cuando la han eliminado definitivamente por la entrada en vigor de la ley Fosta (Ley Contra el Tráfico de Sexo Online), que responsabiliza directamente a los portales en Estados Unidos si tras sus anuncios se esconden redes de trata. El impacto en las cuentas del mayor portal de anuncios clasificados no se va a hacer esperar.

En la calle estamos más expuestas y es más precario.Con el cierre de webs importantes [en Francia] nos obligan a volver a salir

“Los portales son muchas veces la única manera que tiene la policía de perseguir las redes de trata, y si se cierran, como está pasando por ejemplo en Estados Unidos, están eliminando indicios que son muy útiles”, explica Sabrina Sánchez, de Otras. “En Estados Unidos, con el tema de la ley Sesta-Fosta, no te permiten anunciarte, y están cerrando hasta los foros donde nosotras nos intercambiamos información sobre los clientes peligrosos”.

También en Francia, donde ahora ejerce la prostitución Juan Florián, están cerrando estas webs desde la penalización de la prostitución en 2016, lo que cree que repercute directamente en su seguridad. “En la calle, estamos más expuestas y es más precario, pero con el cierre de webs importantes nos están obligando a volver a salir. Para mí, es más confortable trabajar con anuncios porque puedo trabajar en mi casa, donde el cliente, o en un hotel”. Sin embargo, también apunta a que a la ahora de quedar con el cliente, es más segura la calle porque te permite, al menos, ver al cliente antes de aceptar o no el trabajo, mientras que quedar por internet las empuja a meterse directamente en una casa o habitación con personas que desconocen.

En España, la prostitución carece de toda legislación. Está prohibida la trata pero no su ejercicio, salvo en algunas normativas municipales que sancionan esta actividad en la vía pública. Nada la controla en internet, pero tanto prostitutas como empresarios están a la espera de la ley sobre trata y prostitución en la que está trabajando el PSOE, abiertamente abolicionista, para ver qué ocurre con este pilar fundamental en el negocio de la prostitución.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios