¿La tecnología vale para todo?

He probado las mejores 'apps' para ser más productivo... y son una pérdida de tiempo

Trabajar con un móvil cerca o ante un ordenador es todo un reto. Muchos necesitamos una ayudita (tecnológica) para dejar de procrastinar, pero encontrar la solución no es tan fácil como parece

Foto: ¿Te gusta perder el tiempo? Bájate estas apps ahora mismo.
¿Te gusta perder el tiempo? Bájate estas apps ahora mismo.

Tengo la misma capacidad de concentración que una mosca. Si algo huele mejor que lo que tengo ante mí, cambio de objetivo y allá que voy. Pasando la mayor parte del día ante un ordenador (y con un móvil a no más de medio metro de distancia), lo fácil sería decir que YouTube, Twitter e incluso Fortnite son los peores enemigos de mi productividad, pero para qué engañarse: el problema soy yo y mi notable ausencia de fuerza de voluntad.

Menos mal que la tecnología también puede ponerle solución a lo mío. O eso dicen. Aplicaciones para el móvil, extensiones de navegador para el ordenador… Hay todo un abanico de posibilidades para ponerse manos a la obra y trabajar de una vez por todas de una forma productiva. Pero, en vista de la experiencia, no es oro todo lo que reluce: he pasado varias semanas trabajando con estas herramientas y, en líneas generales, puedo decir que ha sido todo una pérdida de tiempo (e incluso de dinero). Salvo una honrosa excepción, estas herramientas no han evitado que la procrastinación sea la única constante de mis horas en el trabajo.

Focus Booster App

La primera en la frente. Si bien lo prometido por Focus Booster App sonaba de maravilla, me terminó decepcionando. Su filosofía es la del método Pomodoro, esa popular técnica de aprovechamiento del tiempo que consiste en intervalos de 25 minutos concentrados en nuestra tarea para permitirnos luego unos placenteros 5 minutos de ocio. ¿Qué propone Focus Booster App a partir de esta idea? Un reloj.

Efectivamente, esta herramienta (disponible tanto para navegador como en versión ‘app’ móvil) no es más que un contador de tiempo: cuando pasan nuestros 25 minutos de trabajo, una alarma suena para advertirnos de que llegan los 5 minutos del recreo. Acabados estos, otra alerta sonora nos llama a iniciar una nueva tarea. Sin embargo, solo hace eso: en no pocas ocasiones, mis minutos de trabajo contabilizados por Focus Booster App no fueron más que un paseo por las tendencias de YouTube.

Además, la plataforma elabora informes para resumir con gráficos y tablas cómo ha ido nuestra supuesta jornada laboral. Quizás a aquellos que sí aprovechen el tiempo les venga bien ver cómo lo han repartido a lo largo del día, pero ¿realmente es necesario añadir esa tarea de análisis a tu lista de quehaceres diarios? En cualquier caso, solo es útil para quienes de antemano tengan fuerza de voluntad, que no es mi caso. Y si lo fuera, recurriría a ese revolucionario invento que es el reloj de muñeca.

Forest

Forest se parece algo más a lo que necesita alguien que hace de la procrastinación un arte. Más allá de su cuidado diseño (tanto la extensión para navegador como la ‘app’ móvil), lo bueno de la herramienta es que te ata las manos: durante el tiempo que estipules necesario para tu próxima tarea, Forest bloqueará las páginas web que incluyas en su lista negra (y bloquea por completo el teléfono móvil).

Tiene un pero, claro. O un par. Por una parte, hay que dedicar un buen rato a esa tarea imprescindible que es listar las webs a las que Forest deberá impedirnos el acceso. Y quizás no sea una buena idea empezar la jornada laboral dedicándole mucho tiempo a una cosa que no es trabajo.

Una planta en pleno crecimiento nos bloquea el paso a nuestras webs más adictivas
Una planta en pleno crecimiento nos bloquea el paso a nuestras webs más adictivas

Por otro lado, detener el bloqueo para entrar a Facebook es tremendamente sencillo. No obstante, ese clic con el que nosotros recuperaremos la libertad de movimiento condena a muerte a la planta que está creciendo en nuestro bosque: la diferencia esencial de Forest es que gamifica la productividad, haciendo crecer una planta virtual en nuestros momentos de concentración. Si no te da mucha pena la planta, estarás matando seres vivos cada dos por tres con tal de ver qué se cuece en Twitter. Además, en su versión para ordenador solo bloquea webs, así que el tiempo dedicado a Forest jugué a Fortnite más que de costumbre. No fue excesivamente útil.

Además, Forest cada vez tiene más características propias de un juego de hoy en día: si bien la herramienta es gratuita, los usuarios pueden dejarse el dinero comprando nuevos tipos de árboles para su bosque virtual. Más allá de lo singular de este modelo de negocio, lo cierto es que tiene una vertiente comprometida con el medioambiente: parte del dinero recaudado se dona para la reforestación de zonas reales de este lugar llamado Tierra.

Toggl

Lo llaman herramienta de productividad y no lo es. Ni método Pomodoro, ni bloqueo de aplicaciones ni nada. Esta herramienta es similar a Focus Booster App (y, por lo tanto, me ayudó a concentrarme en el trabajo en la misma medida): un reloj cronometra cuánto tardamos (presuntamente) en llevar a cabo nuestra actual tarea laboral, y luego podemos acceder un completísimo informe para saber cuánto tiempo le hemos dedicado a cada cliente. Eso sí, quizás sea útil para autónomos: en cada proyecto se puede indicar cuánto nos pagan y, de esta forma, será fácil saber cuánto dinero estaríamos ganando por hora.

Puede que también sea útil para equipos: así, el responsable de una empresa puede saber cuánto tiempo han estado sus trabajadores, en teoría, dedicándose a un proyecto concreto. No obstante, hay que fiarse de que, efectivamente, cada minuto de los contabilizados por Toggl ha sido invertido en una tarea laboral, cosa que no tiene por qué coincidir con la realidad. Por otro lado, su plan de precios empieza en 9 dólares mensuales (algo más de 7,5 euros), por lo que además de perder algo de tiempo con esta herramienta, también corremos el riesgo de perder dinero.

Rescue Time

Rescue Time no es útil para aquellos que carecemos de fuerza de voluntad a la hora de trabajar ante un ordenador, pero al menos hay que reconocerle que hace un esfuerzo por ponernos ante el espejo para que veamos nuestra dejadez. Basta instalar un programa en nuestro ordenador para comprobar, a través de la web de la herramienta, cuánto tiempo de cada día hemos invertido en webs, redes sociales, aplicaciones, etc.

Durante el tiempo que probé Rescue Time, este simpático medidor me indicó que mi productividad no alcanzaba siquiera el 50%, y que el 32% del tiempo que paso en el ordenador se iba por la borda en redes sociales. Así, la herramienta no impide que desperdicies el tiempo, pero al menos cabe la posibilidad de que despierte a ese Pepito Grillo que murió el mismo día que llegó el primer router a tu casa. Fue mi caso, pero aún había que buscar más para encontrar una herramienta que de verdad me hiciera ser más productivo.

Un completo informe nos hará ver el verdadero uso que hacemos del ordenador durante el trabajo.
Un completo informe nos hará ver el verdadero uso que hacemos del ordenador durante el trabajo.

Freedom

Y apareció. Freedom es, posiblemente, la única aplicación de esta lista que ha logrado frenar mis impulsos. Y lo ha hecho por la fuerza. Si situaciones desesperadas requieren de medidas desesperadas, Freedom lleva esta máxima a sus últimas consecuencias: tras instalar el ‘software’ en el ordenador, solo hay que iniciar sesión y elegir qué queremos que nos bloquee. ¿Todos los programas instalados en el ordenador? ¿Todas las páginas web? ¿Una selección hecha por nosotros mismos? Marca lo que necesites y prepárate para trabajar: al contrario que en Forest, no hay atajo posible para entretenerse. Estás bloqueado y no te quedará otra que dar el callo.

No obstante, solo es la mejor opción si, efectivamente, necesitas concentrarte mucho durante un buen rato y no controlas en absoluto tus impulsos procrastinadores. Si eres una persona más centrada en lo laboral, lo más probable es que herramientas como Forest ya te parezcan demasiado agresivas y tengas más que suficiente con una con la que monitorizar tus movimientos y analizar qué haces a cada instante. Pero ese no era mi caso y, a pesar de haber encontrado ya Freedom, seguí buscando y probando por si el mercado me deparaba alguna sorpresa más.

El bloqueo de Freedom no tiene marcha atrás: hasta que no pase el tiempo, no recuperarás tus aplicaciones favoritas.
El bloqueo de Freedom no tiene marcha atrás: hasta que no pase el tiempo, no recuperarás tus aplicaciones favoritas.

Offtime

En el aspecto móvil hay una herramienta mejor que la que ofrece Freedom (no disponible para Android, además). Porque sí, el móvil queda bloqueado, pero las notificaciones pueden amargarnos la concentración. Así que había que buscar algo más extremo aún para dejar el ‘smartphone’ casi inutilizado cuando la situación lo requiera. Apagarlo es una opción, por supuesto, pero quizás era demasiado drástica.

Offtime da una solución bastante flexible (y, sobre todo, personalizable): permite desactivar las notificaciones, permitir (o no) llamadas y entrada de SMS, bloquear todas o solo algunas aplicaciones… En definitiva, un candado para teléfonos móvil que se ajusta a las necesidades de cada usuario. Así que sí, como complemento a la herramienta para ordenador de Freedom, había encontrado la pareja perfecta para concentrarme (a la fuerza) en el trabajo.

ChromeNanny

En el camino hacia estas dos soluciones contra la procrastinación también me topé con otras herramientas que, si bien no son perfectas, cumplen con su función y quizás sí puedan ser de utilidad para algunos usuarios. Para mi fue una pérdida de tiempo (otra más), pero ChromeNanny puede ser de ayuda para aquellos que lo tienen más o menos claro. Se trata de una extensión para Google Chrome con la que es posible seleccionar en qué franjas horarias de qué días se deben bloquear las webs de su lista negra; además, cuenta con una lista blanca: ChromeNanny monitoriza el tiempo que estamos en las webs que forman parte de ella.

Sus defectos, no obstante, resultan obvios: solo sirve para bloquear webs, así que crear listas de Spotify siguió quitándome tiempo. Además, su estética no es lo más atractivo que se puede ver por ahí en pleno 2018 y, por si fuera poco, hay que dedicarle algo de tiempo para manejarla a la perfección.

El diseño de ChromeNanny no es el más cuidado de esta recopilación (Fuente: ChromeNanny)
El diseño de ChromeNanny no es el más cuidado de esta recopilación (Fuente: ChromeNanny)

Flipd

Que la estética sea cuidada o que sea fácil de usar no asegura para nada que se trate de una herramienta útil. Lo muestra Flipd, otra de las ‘apps’ móviles que probé en mi camino hacia la productividad ejemplar. A priori, se trata de otra de esas soluciones definitivas que bloquea, durante el tiempo que haga falta, todo el teléfono móvil. De hecho, permite (antes de ese bloqueo) elegir si queremos recurrir a esa radical solución o si, por el contrario, optamos por una versión ‘light’ en la que sea nuestra fuerza de voluntad la que evite volver a caer en las redes de la pantalla táctil.

Siendo como soy, opté por el bloqueo radical. Pero es dificilmente personalizable: para trabajar solo da horquillas de tiempo de bloqueo de 4 horas en adelante y de 1 hora en el caso que vayamos a estudiar. Eso, por no decir que lo de bloqueo radical es bastante relativo: es posible forzar la detención de la ‘app’ y volver a tener un peligroso ‘smartphone’ con conexión a internet entre las manos. Hay veces que apagarlo y guardarlo en un cajón no es tan mala idea como parece.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios