el R15 Pro será una de sus grandes apuestas en España

Oppo ultima su asalto español: probamos su gran baza para batir a Xiaomi en el 'low cost'

La marca china aterrizará en las próximas semanas y competirá en el segmento más difícil del mercado: el que queda entre la gama media y los buques insignia

El desembarco oficial de Oppo en España es inminente. Dos años después de haber abandonado el mercado europeo, el cuarto fabricante mundial de teléfonos móviles regresa con fuerzas renovadas y mucha más ambición. Muestra de ello es el lanzamiento que la marca china llevará a cabo en París el próximo día 19. En la capital gala presentará el Find X, su próximo buque insignia y un terminal destinado a revivir una de las series más exitosas de la empresa, que había quedado aparcada desde la presentación del Find 7. Ese terminal, presentado en 2014, fue un superventas y precursor también del OnePlus One.

La Oppo que se fue de Europa con el rabo entre las piernas no es la de hoy. Después de su repliegue, decidió centrar sus fuerzas en los mercados con mayor crecimiento: India y el sudeste asiático, donde su estrategia ha dado muy buenos frutos. La gran inversión de publicidad que ha hecho la compañía en esos mercados se ha traducido en ventas récord, sobre todo en sus modelos de gama media, y Oppo ahora es un gigante. No obstante, en India ha sido Xiaomi la que se ha sentado en el trono el primer trimestre de este año, muestra de que su guerra está al rojo vivo.

Ambas marcas se disputan públicos similares, aunque con estrategias diferentes. Oppo -que pertenece al conglomerado BBK, en el que también están Vivo y OnePlus- se ha hecho fuerte en ciudades chinas de tercer y de cuarto nivel, en las que ha creado una tupida red de distribuidores, mientras que Xiaomi apuesta sin fisuras por el mercado ‘online’ y tiene más predicamento en las grandes urbes. Sin embargo, sus fórmulas iniciales se han ido difuminando: ahora Oppo crece en Internet y Xiaomi abre cientos de tiendas físicas por todo el mundo.

Find X y serie R

El Oppo R15. (Z. Aldama)
El Oppo R15. (Z. Aldama)

Y ambas buscan ganarse el favor del público con terminales caracterizados por adoptar las especificaciones más avanzadas a un precio que ronda la mitad del que establecen marcas como Apple y Samsung. Comparados con Huawei, sus ‘smartphones’ también son en torno al 20% más económicos, un hecho que explica el porqué de su rápido ascenso en el ranking mundial. Xiaomi ha tomado la delantera en Europa, pero Oppo llegará en las próximas semanas con el ambicioso objetivo de frenar su avance y de arrebatarle cuota de mercado.

Aunque la empresa se resiste a revelar los productos que comercializará en España y la fecha exacta de su desembarco, todo apunta a que el futuro Find X estará acompañado por los terminales de la serie R, que este año está representada por el Oppo R15. En Teknautas hemos podido probar la versión Pro de este teléfono móvil y hemos llegado a la conclusión de que Xiaomi va a tener un problema.

Impresionante acabado

El Oppo R15. (Z. Aldama)
El Oppo R15. (Z. Aldama)

Lo primero que llama la atención a la vista es su impresionante acabado. Oppo utiliza una tapa de cristal que, en el caso de la versión en rojo rubí, cambia de color según le da la luz. Es una técnica en la que esta marca ha sido pionera y que se va extendiendo por otros terminales, como el Honor 10, porque el resultado resulta espectacular. Este peculiar degradado de color le da al terminal un claro aire premium que está a la altura de cualquier otro buque insignia. De hecho, en el apartado estético, el R15 Pro le da unas cuantas vueltas a los Galaxy S9 de Samsung.

La parte frontal es clavada a la del OnePlus 6, es lo que tiene pertenecer al mismo gran grupo

El panel frontal ya es otra historia. Es idéntico al del OnePlus 6 estrenado un poco más tarde y adopta la ‘ceja’ que ha popularizado con gran polémica el iPhone X. A este respecto, solo se puede decir que para gustos están los colores. Y que, aquellos que odien el ‘notch’ lo pueden esconder en el menú de configuración. No obstante, debido a que la muesca del extremo superior de la pantalla es mucho más fina que la de Apple o la de los últimos Xiaomi Mi 8, lo cierto es que resulta muy práctica para ver las notificaciones.

Oppo también ha desarrollado su propio sistema de reconocimiento facial, y funciona a las mil maravillas: es certero y rápido. A pesar de que no cuenta con los elementos 3D que incorporan el iPhone X y el Mi 8, no hemos logrado confundirle ni con una foto ni con un vídeo de nuestra cara. Por otro lado, el sensor de huellas dactilares situado en la parte trasera -lejos de los objetivos de la cámara dual para evitar tocarlos- también se cuenta entre los más rápidos del mercado, y es mucho más eficaz que el de su hermano de OnePlus.

Color OS: fluídez

El Oppo R15. (Z. Aldama)
El Oppo R15. (Z. Aldama)

Eso sí, Oppo no se caracteriza por adoptar los procesadores más veloces ni la memoria RAM más generosa. Los R15 vienen con 6GB de RAM, más que suficiente para casi todos los usuarios, pero la elección del chip relega al terminal a un escalón por debajo del que ocupan los Xiaomi Mix 2S y Mi 8 y el propio OnePlus 6. La versión estándar del R15 se conforma con un procesador Mediatek Helio P60, que trabaja a una frecuencia máxima de 2 gigahercios, y la Pro opta por un sólido Qualcomm Snapdragon 660 de ocho núcleos a un máximo de 2,2 Ghz.

En el día a día no se nota en exceso la elección de procesadores más modestos por OPPO

La diferencia de rendimiento con el Snapdragon 845 de los Xiaomi y del OnePlus se hace patente en los diferentes 'rankings', como el de Antutu, pero apenas se nota en el día a día. El sistema operativo de Oppo, ColorOS -basado en Android 8.1- está muy bien optimizado y es especialmente veloz y fluido. Además, cuenta con un sistema de navegación gestual muy útil e intuitivo: basta con deslizar hacia arriba el dedo desde cualquiera de los extremos inferiores para volver atrás, hacerlo en el centro para regresar a la pantalla de inicio, y detenerse brevemente sobre la pantalla después de hacer ese último gesto para acceder a la multitarea. Además, a diferencia del OnePlus o del Xiaomi Mix 2S, se puede establecer que el teléfono se encienda con solo levantarlo y que utilice inmediatamente después el sistema de reconocimiento facial para desbloquearlo sin necesidad de tocar nada.

El Oppo R15. (Z. Aldama)
El Oppo R15. (Z. Aldama)

Oppo también incorpora una pantalla ‘cajón de sastre’ a la izquierda de la de inicio. No es nada nuevo en muchas otras marcas, pero resulta muy útil para acceder directamente a contactos frecuentes, ver tareas de un solo vistazo, e iniciar las aplicaciones más habituales. También incluye de serie otros programas interesantes tres traductores: uno que escanea texto, otro que traduce un discurso, y el último por fotografía, en el que solo hay que tomar la imagen de lo que sea que queramos traducir -como un letrero en la calle- y la traducción se superpone.

Además, aunque parezca una tontería, Oppo cuenta con decenas de temas y tipos de iconos que ayudan a personalizar el terminal y que dan mucho juego en el plano estético. En definitiva, la marca ha encontrado un buen equilibrio entre los sistemas chinos -abigarrados y muy pesados, pero también muy personalizables- y el Android puro que peca de excesiva sencillez y escasa capacidad de personalización.

Mejora de las cámaras

El Oppo R15. (Z. Aldama)
El Oppo R15. (Z. Aldama)

A su vez, el R15 Pro ha mejorado considerablemente el apartado de las cámaras. De hecho, obtiene imágenes sobresalientes en numerosas ocasiones. Eso es gracias al sensor que Oppo ha desarrollado con Sony -el IMX519, con píxeles más grandes de lo habitual, 1,22µm- para la cámara principal, que está acompañado de una lente luminosa -f 1,7- y ofrece imágenes de 16 megapíxeles. Curiosamente, el R15 Pro acompaña esta cámara de otra que cuenta con una focal idéntica -de forma que no existe zoom óptico como en los iPhone o en el Huawei P20- pero que aumenta la resolución a 20 megapíxeles. Es una elección rara que imaginamos sirve para mejorar los resultados de las imágenes en modo retrato, cuyos resultados son muy notables.

La empresa de Shenzhen también incorpora el sistema de inteligencia artificial que detecta automáticamente el tipo de fotografía que se está haciendo -por ejemplo, arquitectura, comida, paisaje, etc…- y decide los parámetros que mejor se ajustan a cada una de las 120 escenas que están recogidas en una base de datos que se va actualizando. Como no podía ser de otra manera, Oppo también echa mano del modo ‘belleza’ para los selfis, aunque el canon por el que se guía es muy asiático: alisa y blanquea la piel hasta extremos surrealistas, aumenta el tamaño de los ojos, y afila el mentón. Afortunadamente, se puede regular su intensidad.

Finalmente, merecen una mención especial dos elementos: la batería y la pantalla. El comportamiento de la primera es excepcional. Los 3.430 mAh. se cargan en solo 80 minutos gracias al sistema VOOC, que obtiene un 58% de la capacidad en 30 minutos y un 94% en una hora. En nuestro caso, una batería completa ha durado casi dos días con un uso normal, y un día y una mañana con uso intensivo. Eso sí, por alguna razón que Oppo no explica, el R15 continúa usando un puerto Micro-USB y no un USB-C, como tiene la mayoría de sus competidores. Menos mal que ya han tenido el detalle de incluir el chip NFC, una ausencia excesivamente extendida entre las marcas chinas.

Pantalla OLED

El Oppo R15. (Z. Aldama)
El Oppo R15. (Z. Aldama)

En cuanto a la pantalla, adopta un panel OLED de 6,28 pulgadas y resolución FHD+ que ofrece un brillo adecuado incluso bajo luz intensa. Debido también a que ocupa casi todo el frontal del teléfono -solo hay un marco de 5 milímetros en el borde inferior- el manejo del ‘smartphone’ no se hace complicado. Aunque solo quienes tengan las manos especialmente grandes podrán usarlo con una. No obstante, ese ya es un mal que comparten casi todos los aparatos.

En definitiva, la llegada de Oppo va a suponer una opción muy interesante para los consumidores españoles, que tienen que recurrir cada vez menos a páginas web de importación paralela para hacerse con los terminales que cuentan con la mejor relación calidad-precio. Todavía no sabemos cuánto costará el R15, pero, a juzgar por el precio que tienen en China, la versión estándar debería rondar los 400 euros y la Pro los 500 euros.

Viendo los precios en China, los OPPO R15 en España deberían estar en 400 y 500 euros

Es un precio similar al del Xiaomi Mix 2S -que cuenta con un procesador más veloz- y algo inferior al del OnePlus 6 -que también supera notablemente su potencia-. Así que, a la espera de descubrir el Find X -que, por las filtraciones, podría estar a la altura de las especificaciones de esos dos competidores-, los R15 de Oppo tendrán que batallar en el segmento más difícil del mercado, ese que está entre los terminales de gama media y los primeros espadas de las marcas.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios