LLEGA EL IPHONE CHINO POR EXCELENCIA

Probamos el OnePlus 6: la razón para no volver a gastar 1.000 euros en un móvil

Diseño renovado, una pantalla excepcional y una cámara que sigue mejorando son los argumentos del iPhone chino por excelencia. Y todo sin disparar los precios

Foto: El OnePlus 6. (E. Villarino)
El OnePlus 6. (E. Villarino)

Un total de 1.000 euros. En un móvil. Sí, es probable que muchos de vosotros os estéis tirando de los pelos. No mencionaremos marcas que coquetean o directamente derriban esa barrera psicológica. Hay gente a la que le brota bilis de las entrañas al ver el apellido asequible junto a un móvil de 200 euros. Así que imagínense pagar cinco veces más. Pero si hay terminales de ese precio desorbitado, es sencilla y llanamente porque hay gente que los compra. Viendo las estadísticas de las diferentes consultoras, no son pocas personas. Y nada de financiar, que hay muchos que sueltan la 'talegada' a tocateja. Pues bien, hay un móvil que ha vuelto a disuadirme de gastarme ese dineral en un terminal: el OnePlus 6, el iPhone chino por excelencia, con el que hemos pasado una semana.

OnePlus siempre ha tenido alma de matagigantes. Desde que lanzó su primer terminal, prescindió de muchísimas cosas 'accesorias' para poder convertirse en el máximo exponente del mantra de grandes prestaciones a precios asequibles. Durante varias generaciones, fue una extraña joya que se vendía por invitación a través de su web, para controlar el 'stock' y la demanda. Tras siete dispositivos, el OnePlus 6 se puede obtener, por primera vez, en Amazon. Algo que puede tener un efecto similar a la hormona del crecimiento en un terminal de 'gama alta', cuyo precio de salida es de 519 euros. Un coste moderado en esta categoría de producto, donde los precios andan últimamente descabalgados.

Diseño renovado

El diseño del OnePlus roza la excelencia. (E. Villarino)
El diseño del OnePlus roza la excelencia. (E. Villarino)

El cambio más notable del OnePlus 6 está en su aspecto exterior. Siguen contando con una versión con la piel metálica que ya vimos en el OnePlus 5 y en el 5T. Pero ahora la estrella de la casa es el cristal templado. Un cristal templado que se ha teñido de negro (mejor dicho gris oscuro) y al que se le ha dado un acabado reflectante para crear un efecto espejo ciertamente bonito. Personalmente, soy un talibán de las huellas. Me ponen bastante nervioso y me paso frotando el teléfono con mi camiseta o sudadera cada cierto tiempo. Acabo por poner una funda para que lo del frotar no sea digno de elevarse a trastorno obsesivo compulsivo. Sin embargo, el color consigue atenuar en parte el efecto. Están ahí, pero se notan menos. Incluso he prescindido de la funda.

Es un terminal de 6,28 pulgadas. El trabajo hecho con los marcos en la anterior generación se nota y se agradece. Es fácil de manejar con una mano, a pesar de sus dimensiones (155.7 x 75.4 x 7.8 mm y 177 gramos de peso). A los márgenes tenemos diferentes controles. A la izquierda se sitúan los del volumen. A la derecha el botón de bloqueo y encendido y una pestaña que nos sirve para modificar el perfil de sonido. Hasta ahora esta 'tecla' servía para alternar entre silencio y modo normal. Ahora introducen la tercera opción: vibración. Pura lógica.

La espalda del teléfono está presidida por la cámara dual, situada en vertical en la zona central. Un elemento que se coloca justo encima del lector de huellas y el flash. La distancia entre el sensor y la lente es la justa para evitar que posemos el dedo sin querer sobre esta pieza. Un acierto.

Rapidez absoluta

El OnePlus 6, visto de perfil. (E. Villarino)
El OnePlus 6, visto de perfil. (E. Villarino)

Hablemos del motor del OnePlus 6. Un Snapdragon 845. Es un procesador de Qualcomm fuera de toda duda. Mis experiencias con él siempre han sido buenas. Se siente muy fluido. Tiene cuatro núcleos corriendo a 1,8 Ghz y otros cuatro corriendo a 1,7 Ghz. Es un caballo para mantenerse en el grupo de cabeza durante todo el curso. En OnePlus tradicionalmente han apostado por dar RAM de sobra a sus terminales. El modelo básico cuenta con 6GB. Los modelos superiores traen 8 GB, una cifra espectacular, pero que realmente no es necesaria. Con 6 GB vas que chutas.

El rendimiento es el gran puntal del OnePlus 6: 8 GB de RAM y el Snapdragon 845 son sus referencias

Parte del mérito es Oxygen OS. La mejor capa de personalización en Android, en mi opinión, es la que se nota poco o nada. Este es uno de esos casos. La presencia es mínima (se limita a la aplicación de cámara y alguna cosa más) y eso se agradece. Además, dentro de poco tendrán acceso a las betas de Android P, lo que vaticina un salto de generación (actualmente funciona con Oreo) que llegará más pronto que tarde.

La memoria. Hay modelos de 64, 128 y 256 GB. Pero no hay, y no lo entiendo, ampliación por microSD. Ese es uno de los grandes sacrificios de este OnePlus 6. Personalmente esta pequeña cucharadita amarga de ricino se compensa con el puerto jack de auriculares. Ahí está, en la parte inferior. Junto al puerto USB tipo C y el altavoz. Aunque hay veces que da por pensar que igual Apple o Google y sus Pixel tienen razón a la hora de eliminar esta conexión, cuando se puede conectar unos auriculares sin necesidad de ningún cablecito accesorio uno siente hasta cierto alivio.

Pantalla: apuesta segura

La pantalla del OnePlus 6 ofrece un rendimiento excepcional. (E. Villarino)
La pantalla del OnePlus 6 ofrece un rendimiento excepcional. (E. Villarino)

No perdamos de foco de que estamos ante un móvil de 500 euros. Por ese precio, tendremos un móvil con 6,28 pulgadas de pantalla. Ha ganado 0,2 pulgadas frente a su antecesor pero no ha aumentado las medidas. Esto ha sido gracias al 'notch', la ceja que conocimos gracias al iPhone X, que ha permitido ganar un buen trozo de panel en la parte superior y que en su interior guarda el altavoz la cámara frontal y el sensor para el desbloqueo facial. El desbloqueo facial funciona igual de bien que el 5T. Es rapidísimo. Registré mi cara sin gafas y no tuve ningún problema. En el caso de las de sol, me ha fallado en contadas ocasiones. Eso sí, llamarme tradicional, pero por pura y mera comodidad sigo prefiriendo el desbloqueo por huellas.

Volviendo al tema de la pantalla, el OnePlus 6 se ha dejado de probaturas. Ha apostado por los SuperAMOLED, un panel de toda solvencia. La resolución es Full HD+. Es decir, 1080 por 2280 píxeles. Un guarismo ligeramente superior a su principal rival, el Mi Mix 2S de Xiaomi. En este apartado van muy parejos. El OP6 ofrece 402 píxeles por pulgada, una densidad más que suficiente. El brillo y la reproducción de color es muy solvente. Son paneles, como decimos, con experiencia más que contrastada. Si quieres ganar un espacio más, haz uso de la navegación por gestos en lugar de la botonera digital. La verdad que cuando te acostumbras, algo que se consigue rápidamente, es una delicia que hace no querer ver un botón de este tipo en la vida.

Saldando deudas, pero no todas

La cámara del OnePlus 6 mejora bastante. (E. Villarino)
La cámara del OnePlus 6 mejora bastante. (E. Villarino)

La cámara de fotos del OnePlus sigue el esquema de la anterior generación. Incluye dos sensores. El principal de 16 megapíxeles, viene con una lente de f/1.7 y, por fin, estabilizador óptico de imagen. Algo de lo que se prescindió en los modelos previos, incomprensiblemente. El tamaño de los píxeles también ha sido remozado. Ahora pasan a 1,22 micras, lo que permite capturas con más luz. En el caso del telefoto, el segundo sensor, dispone de 20 megapíxeles y viene con una lente de f/1.7, El tamaño de los píxeles es de una micra.

¿El resultado? Personalmente, en condiciones de buena luz y exteriores, se desempeña sin ningún problema. El disparo es rápido y las tomas quedan bien equilibradas. El modo retrato sufre ligeramente en algunos cortes pero en general ofrece un resultado natural, aunque alejados de los reyes de esta categoría, el Pixel 2 y el iPhone X. Aquí tenéis unos ejemplos de fotos tomadas con el OnePlus 6:

Foto tomada con el OnePlus 6.
Foto tomada con el OnePlus 6.

Foto tomada con el OnePlus 6.
Foto tomada con el OnePlus 6.

Foto tomada con el OnePlus 6.
Foto tomada con el OnePlus 6.
Foto tomada con el OnePlus 6.
Foto tomada con el OnePlus 6.

El desempeño del 'zoom' óptico de dos aumentos es más que correcto. Aquí tenéis un ejemplo.

Foto tomada con el OnePlus 6.
Foto tomada con el OnePlus 6.

Foto tomada con el OnePlus 6.
Foto tomada con el OnePlus 6.

En el caso del modo de noche, la historia cambia ligeramente. Aunque los resultados mejoran frente a la anterior generación, hay veces que le cuesta enfocar más de lo debido. Y el procesado, en varias ocasiones, les da un acabado algo saturado. Aquí van unas tomas con el OnePlus 6 de noche.

Foto tomada con el OnePlus 6.
Foto tomada con el OnePlus 6.

Foto tomada con el OnePlus 6.
Foto tomada con el OnePlus 6.

Foto tomada con el OnePlus 6.
Foto tomada con el OnePlus 6.

En líneas generales, podemos decir que la cámara del OnePlus 6 ofrece unos buenos resultados en la mayoría de ocasiones, aunque todavía tiene trabajo para competir con los mejores móviles del mercado. Pero, ¿qué diantres? Cuesta 500 euros. Otra cosa sería una carta a los Reyes Magos hecha realidad. La carta de servicios de esta cámara se completa con grabación hasta 4k a 30 o 60 'frames' por segundo. La cámara lenta ofrece dos calidades: 720p (HD) a 480 fps y 1080 a 240 fps.

Para terminar este apartado, hay que mencionar la cámara frontal. Un sensor, también de Sony, de 16 megapíxeles que llega con una lente de f./2.0 de apertura. No cuenta, de momento, con efecto 'bokeh' y el modo retrato se limita al filtro belleza. Prometen una actualización con esta funcionalidad en las próximas semanas.

La guinda

El borde inferior del OnePlus 6. (E. Villarino)
El borde inferior del OnePlus 6. (E. Villarino)

Si hay algo que caracteriza a los OnePlus, es su carga rápida. Un auténtico lujo, siempre que utilices su sistema oficial. Ofrece 3.300 mAh. Para un usuario intensivo como yo, hay veces que he tenido que enchufar a media tarde el teléfono a la corriente para tener un chute extra. Pero eso, cuando he apretado más y no he controlado en exceso el brillo de la pantalla. Si haces un uso contenido, te dará de sobra para aguantar todo el día.

En 20 minutos de carga, he conseguido entre el 43 y el 48% de batería

La carga rápida —que ha tenido que abandonar el nombre 'dash charge' por motivos burocráticos en Europa— prometía el 50% de energía en apenas 20 minutos. Las pruebas que he hecho me han dado entre el 43% y el 48% en ese tiempo. Algo que, sinceramente, se agradece, porque en apenas un cuarto de hora consigues autonomía para unas cuántas horas. Aquí es donde está el otro gran ausente del OnePlus 6: la carga inalámbrica. No han considerado necesario añadirlo. Algunos se lamentarán al no verlo entre las especificaciones. Pero personalmente, esta tecnología todavía no me ha demostrado grandes beneficios como para hacer uso de ella habitualmente.

¿Por qué cuesta 500 euros?

El OnePlus, con las diferentes fundas. (E. Villarino)
El OnePlus, con las diferentes fundas. (E. Villarino)

El OnePlus 6 cuesta 519 euros por la versión básica que incluye 6 GB de RAM y 64 de memoria interna. El modelo intermedio (8GB/128GB) costará 569 y el modelo más completo, 619 euros. Es cierto que han subido ligeramente frente a la anterior generación. Pero no le resta nada de atractivo. Es más, en medio de un mercado con los precios de salida descabalgados, sigue siendo uno de los máximos candidatos del año al mejor móvil relación calidad precio.

No hay renuncias en lo básico y no hay estridencias en lo accesorio. Esa es la fórmula OnePlus

¿Por qué cuesta algo más de 500 euros? Pues por un principio básico: el de no hacer renuncias en los apartados importantes (autonomía, pantalla y rendimiento) e intentar ofrecer una buena calidad en otros aspectos como la cámara sin caer en estridencias ni cometer grandes pecados capitales. Sin embargo, la competencia en este segmento, con Xiaomi como principal contendiente, hace que OnePlus tenga que empezar a hilar muy fino para seguir manteniendo su cetro.

¿Me lo compro?

El nuevo OnePlus 6. (M. Mcloughlin)
El nuevo OnePlus 6. (M. Mcloughlin)

Si lo que buscas es un móvil completo y tu presupuesto ronda los 500 euros, no lo dudes. Su gran alternativa sería el Mi Mix 2S y, personalmente, ahí entran ya en juego los gustos personales, las filias y las fobias. Personalmente, me parece que el OnePlus 6, con su capa de personalización y su rendimiento, es un pelín superior al terminal de Xiaomi.

¿Merece la pena dar el salto desde el OnePlus 5 o el 5T? La respuesta es contundente: no. Si tienes el 5T, puesto en juego hace apenas siete meses, olvídate. No ganarás tantas prestaciones adicionales. Si tienes el OnePlus 5, ciertamente podrías esperar al 6T, sin ningún problema. Más allá de la cámara y el nuevo diseño, no notarás grandes cambios.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios