IOS: Cuidado con los cargadores públicos: son un coladero de virus tan grande como el wifi. Noticias de Tecnología
no digas que no te avisamos

Cuidado con los cargadores públicos: son un coladero de virus tan grande como el wifi

Cargar el móvil apagado o utilizar un adaptador entre tu dispositivo y el puerto USB son algunos trucos para que tu 'smartphone' no se infecte en los cargadores públicos

Foto: Ten cuidado con dónde cargas tu móvil porque un 'malware' puede estar acechando (Pexels)
Ten cuidado con dónde cargas tu móvil porque un 'malware' puede estar acechando (Pexels)

Dependemos tanto de nuestros dispositivos que, siempre que encontramos un cargador, los enchufamos sin ser conscientes del riesgo al que nos exponemos. Esos cables que vemos en cada vez más lugares como las tiendas de Ikea, los coches de alquiler y los aeropuertos o los puertos USB que están a nuestra disposición en los autobuses y trenes pueden pasar de ser una salvación a convertirse una pesadilla en cuanto conectemos nuestro móvil.

En 2016, la firma de seguridad informática Kaspersky demostró como a través de un puerto USB se podía acceder a información de tu 'smartphone', ya fuera iOS o Android, o infectarlo con algún 'malware'. Aunque de esta práctica ya se advertía mucho antes: en 2011 se acuñaba el término 'juice jacking' para referirse a los ciberataques que aprovechaban la conexión UBS de un cargador para transferir datos.

Aunque muchos de los dispositivos actuales vienen preparados para que no se pueda acceder a todo el contenido mediante el USB y sin el permiso específico del usuario, sí que es cierto que se corren riesgos al utilizar los cargadores públicos. "Digamos que es tan poco recomendable como conectarse a una red inalámbrica desconocida", explica a Teknautas el experto en seguridad informática Lorenzo Martínez, director técnico de la empresa Securízame.

De igual modo lo advierte David Sancho, investigador de Trend Micro. "Con seguridad o sin seguridad, es peligroso cargar en sitios públicos y la razón es que el mismo cable sirve tanto para cargar como para extraer datos", confirma este experto en ciberamenazas.

Los peligros comienzan nada más conectar el dispositivo. Por norma general, para acceder a la mayoría de los contenidos de un móvil se debe confirmar la acción aceptando un mensaje que aparece en la pantalla. Sin embargo, tal y como nos advierte Martínez, "a veces se intenta engañar al usuario diciéndole que si se acepta dicha ventana tarda menos en cargar", por ejemplo. "Ahí deberíamos sospechar y mucho".

A veces se intenta engañar al usuario diciéndole que si se acepta una ventana tarda menos en cargar, ahí deberíamos sospechar y mucho

Además, si conectamos con frecuencia el teléfono a nuestro ordenador, puede que tengamos activado el modo MTP, que permite detectar el PC de forma automática y habilita la conexión con el móvil para transferir archivos. Así, si te conectas a un puerto USB público que a su vez esté conectado a un ordenador, cualquiera que esté detrás podrá tener acceso a la memoria de tu dispositivo.

Para no correr riesgos innecesarios, existen métodos que te permitirán cargar siempre que lo necesites de forma totalmente segura.

Lo más recomendado: usa adaptadores y enchufes

Muchos expertos coinciden en que el uso de adaptadores es la mejor forma de beneficiarse de estos cargadores públicos, ya sea alimentando una batería externa (nada como llevar siempre encima tu propia fuente de energía) o dispositivos específicos para proteger las cargas conocidos como "condones USB". Este tipo de accesorios se encargan, como explica Martínez, de cortar radicalmente la comunicación de datos y que solo llegue al dispositivo la corriente necesaria para cargar. Sin embargo, advierte: "Esto solo cuando el punto de carga es un USB; si lo que te ofrece es directamente el adaptador para Android o para iPhone, yo no lo suelo conectar".

Las baterías externas son una buena alternativa para mantenerte a salvo de estos peligrosos cargadores (Pixabay)
Las baterías externas son una buena alternativa para mantenerte a salvo de estos peligrosos cargadores (Pixabay)

Ante estos riesgos, Martínez afirma que lo mejor es buscar un enchufe y llevar siempre nuestros propios cargadores y cables para conectarlos a la toma de corriente. En caso de que esto sea complicado o si nos encontramos en un momento de desesperación, otra opción viable para recargar la batería y no comprometer la seguridad de nuestro dispositivo es cargar el móvil conectándolo a nuestro propio ordenador (si lo llevamos encima, claro está).

"Los ordenadores no utilizan el mismo cable para transmitir datos, así que se encuentran seguros", precisa Sancho. Al menos la mayoría. Los que se cargan mediante un cable USB-C, cada vez más frecuentes, podrían llegar a verse expuestos a ataques similares.

Si se tratara de un ordenador ajeno (aunque de una persona confiable), también podríamos conectar nuestro móvil en caso de emergencia, aunque, como nos advierte Martínez, "sin perderlo de vista y, por supuesto, siempre que la pantalla se desbloquee con una contraseña compleja o huella dactilar".

Siempre que puedas, conéctalo directamente a la toma de corriente (Pixabay)
Siempre que puedas, conéctalo directamente a la toma de corriente (Pixabay)

Apagado o solo en modo carga

Las circunstancias pueden ser muy diversas y, por desgracia, muchas veces es necesario utilizar estos puntos de carga públicos sin ningún aparato adicional que nos garantice protección. Ante estos casos, como indica Sancho, "cargarlo cuando está apagado supone una diferencia fundamental". Así evitaremos cualquier transferencia indeseada de archivos durante la carga.

Si está encendido, otra opción es fijarnos en que el móvil esté exclusivamente en modo carga y no aparezca ningún icono de USB en la barra de notificaciones. Esto último significaría que tu móvil es accesible desde el punto de carga y, por tanto, está expuesto a que te roben información o a que cualquier virus lo infecte. En caso de que te aparezca algún mensaje que te resulte sospechoso, lo que debes hacer es desconectarlo de inmediato y buscar otra alternativa para la carga.

Además, hay expertos que aconsejan no utilizar el móvil durante la carga; así evitaremos darle sin querer a algún permiso sospechoso o incluso que, en el peor de los casos, cada una de las acciones que llevemos a cabo en ese tiempo pueda ser espiada.

Apágalo o fíjate en que solo esté en modo carga para evitar problemas (Pixabay)
Apágalo o fíjate en que solo esté en modo carga para evitar problemas (Pixabay)

Si te has visto en muchas de estas situaciones en las que no te queda otra que tirar de cargadores públicos, lo mejor es que cifres la información sensible de tu dispositivo. No te librará de estar expuesto a un virus que infecte tu móvil, pero sí reducirá mucho la probabilidad de que te roben tus datos más valiosos.

Especial cuidado con los coches de alquiler

Cada vez son más los usuarios de los nuevos servicios de coches de alquiler que operan en las grandes ciudades, como Car2Go, Emov o Zity, que también ofrecen cargadores para nuestros dispositivos. Puede que llegar al coche y llenar la batería del móvil nos parezca una ventaja; sin embargo, también lo expone a riesgos si no tomas las medidas adecuadas. Ya lo advertía la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos, que recomendaban no usar estos cargadores ni el Bluetooth con el que también suelen venir equipados estos vehículos.

Al conectarnos al sistema del automóvil, nuestra información personal puede verse transferida. Por ejemplo, si te has conectado al manos libres y has recibido alguna llamada durante el trayecto o has ingresado alguna dirección en el GPS, todos esos datos quedan grabados. A menos que te tomes las molestia de borrarlos antes de dejar el vehículo, toda esa información podrá ser consultada por el próximo cliente, un empleado o cualquiera con malas intenciones que tenga acceso al sistema.

Un usuario de Zity mostrando el cargador del vehículo (Aroa Fernández)
Un usuario de Zity mostrando el cargador del vehículo (Aroa Fernández)

Ante estos malos usos, las autoridades estadounidenses aconsejaban no conectarse directamente a estos cargadores ni al Bluetooth, y si necesitáramos cargar nuestro dispositivo, hacerlo con un adaptador colocado en el mechero del vehículo. En caso de que quieras conectarte a su sistema de entretenimiento (si lo tiene), presta atención a los permisos: por ejemplo, si solo quieres reproducir tu música, no será necesario que permitas el acceso a tu agenda de contactos.

Como medida adicional, antes de finalizar el trayecto, borra tus datos del vehículo. Para ello, accede a la configuración del sistema para ver todos los dispositivos que se conectaron, localiza el tuyo y elimínalo. Si tienes problemas para seguir los pasos de la pantalla, consúltalos más detalladamente en el manual de instrucciones que estará en la guantera del coche.

Ante todo, debes tener en cuenta que, al igual que con las redes wifi públicas, lo mejor es conectarse solo cuando sea estrictamente necesario. Si pasas mucho tiempo fuera de casa, lo más conveniente es que te hagas con una batería externa que puedas utilizar en estos casos. Por si no te queda más remedio que conectarte a estos cargadores públicos, también sé previsor y lleva contigo tus propios adaptadores y cables. Así podrás mantener tu móvil a salvo de intrusos y cargarlo tranquilamente en estos puntos cada vez más habituales.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios