en busca de un nuevo nicho de negocio

Xiaomi Mijia Mini 4K: los chinos van a por el mercado de las cámaras de acción

Xiaomi se aventura a fabricar su propio aparato después de haber lanzado otros con una subsidiaria. Tiene una magnífica relación calidad-precio, pero también muchas carencias.

Foto: Xiaomi Mijia Mini 4K (Foto: Z. A.)
Xiaomi Mijia Mini 4K (Foto: Z. A.)

Es extraña la estrategia de Xiaomi en lo que se refiere a las cámaras de acción. Después de haber lanzado la muy notable Yi 4K, diseñada y fabricada por su subsidiaria de cámaras Xiaoyi, ahora se ha lanzado a comercializar su propio aparato: la Mijia Mini 4K.

Sobre el papel, es una cámara muy apetecible: incorpora un objetivo súper gran angular que abarca un ángulo de visión de 145 grados y que cuenta con una óptica luminosa -f 2.8- de siete elementos, se complementa con un sensor Sony IMX317 que es capaz de grabar vídeo con resolución 4K a 30 fotogramas por segundo, corre con un procesador Ambarella A12S75 de gama media, y cuenta con una generosa pantalla táctil de 2,4 pulgadas. Teniendo en cuenta que se puede conseguir por menos de 100 euros en páginas de importación paralela como Gearbest, es evidente que estamos ante una de las cámaras de acción con mejor relación calidad-precio del mercado.

Pero, a diferencia de la Yi 4K, la Mijia Mini 4K está todavía lejos de hacer sombra a la nueva generación de GoPro. Y no tanto por la calidad de la imagen, que es muy satisfactoria tanto en vídeo como en fotografía, sino por la carencia de un estabilizador de imagen óptico. La Mijia Mini 4K utiliza un sistema de estabilización electrónica de cuatro ejes que sí logra tomas más fluidas que sin ese software, pero que se queda demasiado corto para ofrecer buenos resultados en las condiciones más exigentes, sobre todo cuando se utiliza con fines deportivos. Además, la actual carencia de accesorios -aunque nos aseguran que irán llegando- lastra un poco más su uso.

No obstante, a primera vista, la Mijia Mini 4K resulta muy atractiva. Con un diseño minimalista en el que solo hay un botón -el de encendido/apagado y disparo-, el magnífico acabado en plástico arenisca negra da una sensación de solidez y elegancia que se complementa con el buen sabor de boca que deja su pantalla táctil trasera. El uso de esta última resulta intuitivo y sencillo, aunque la cámara que hemos probado en Teknautas es la que ofrece únicamente menús en chino y en inglés.

Pantalla táctil trasera (Foto: Z. A.)
Pantalla táctil trasera (Foto: Z. A.)

Hay tres pantallas: la de disparo es la que aparece por defecto, a la izquierda se encuentra la que muestra el menú de selección de modo -vídeo, timelapse, cámara lenta (solo en resoluciones inferiores a 4K, con 100fps en FHD), grabación en bucle (para ser utilizada como ‘dashcam’ en un coche), vídeo y foto, y foto únicamente, con diferentes modos, desde temporizador a ráfaga-, y a la derecha aparece la galería con lo guardado en la tarjeta de memoria. Es fácil y práctico pasar de una a otra con el panel táctil.

Todo ello también se puede controlar desde el móvil con la aplicación de Mijia -que es diferente de la que controla las cámaras Xiaoyi- que aparece anidada en la 'superapp' del ecosistema de la marca china, Mijia -literalmente 'la casa de Xiaomi'. Funciona a las mil maravillas a través de la red Wifi que crea la cámara y es más aconsejable que manejar la cámara a través de su propia pantalla, porque el brillo es algo escaso en condiciones de mucha luz.

 (Foto: Z. A.)
(Foto: Z. A.)

La calidad de las imágenes sí que es comparable a la de las GoPro. En resolución 4K, la Xiaomi graba vídeos que 'pesan' unos 60MB por segundo, y las imágenes son satisfactorias incluso con luz escasa, aunque el grano aumenta considerablemente de noche. La calibración automática de la luminosidad también es notablemente buena -aunque se hubiese agradecido más controles manuales-, y el rango dinámico es lo suficientemente amplio para que sea raro ver zonas quemadas o negras.

Las fotografías no están mal, pero tampoco son para echar cohetes. Los 8 megapíxeles de resolución son suficiente para utilizar en Internet y redes sociales, pero no para más. En muchas situaciones es preferible utilizar un buen móvil, ya que el objetivo gran angular deforma caras y líneas -aunque la cámara permite reducir el ángulo de visión en el formato 4:3-.

Entre el resto de características y componentes de la cámara sobresale la batería de 1.450 mAh. que ofrece una autonomía de grabación de casi hora y media en 4K y casi dos horas en FullHD. Son parámetros similares a la GoPro Hero 5. La carga completa tarda algo más de hora y media, y, lógicamente, la batería es intercambiable.

Resulta algo extraño que Xiaomi haya optado por utilizar un puerto Micro-USB para la carga y la transferencia de archivos desde la cámara, y no un USB-C como requiere ya la industria y como es habitual entre el resto de sus nuevos aparatos. Pero, si acaso, en algunas ocasiones eso puede resultar una ventaja dado lo fácil que es encontrar actualmente cables de este tipo.

En definitiva, la Mijia Mini 4K es una cámara de acción que parece más diseñada para escenas en las que no hay demasiada acción. Sin duda, parece adecuada para grabar con más calma de la que se puede esperar de los deportes de riesgo, o, de lo contrario, será necesario pasar por un proceso de posproducción importante. Ofrece imágenes de gran calidad que están a la altura de aparatos que cuestan cuatro veces más, pero la estabilización es un talón de Aquiles especialmente importante en una cámara de este tipo.

No obstante, Xiaomi lanzará también un estabilizador de mano o ‘gimbal’ que, sin duda, hará a la Mijia mucho más atractiva. De hecho, puede que la cámara se cuente entre los primeros productos que la marca china comience a comercializar de forma oficial en España, aunque todavía habrá que esperar para ver cómo se hará ese desembarco en las próximas semanas o meses.

Dadas las circunstancias, la Mijia Mini 4K es ahora una cámara recomendable para usuarios que no vayan a dar demasiados tumbos. Caminando, por ejemplo, la estabilización es aceptable. También bajo el agua -aunque para eso hay que adquirir por separado la carcasa impermeable-, y seguramente sea también satisfactoria en saltos al vacío. No lo será, sin embargo, para ciclistas y corredores. Eso sí, por el precio que tiene, ahora mismo es imposible encontrar un aparato mejor.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios