era difícil mejorarla

Una semana con la GoPro Hero 6: la mejor cámara de acción tiene un problema

La generación previa era casi perfecta. Ahora la mejoran con 4K a 60 fps, más estabilidad y 'slow motion' 240 fps como reclamos. Sin embargo, hay algo que le separa del gran público

Pañuelos de papel. Me suena hasta raro decirlo. A los Kleenex se les llama Kleenex. Y punto. Los haga quien los haga. Con las cámaras de acción pasa lo mismo. Todos les llaman GoPro. Organizas un día una ruta por la Sierra y el colega de turno suelta: '¡Eh! Me llevo la GoPro y hacemos un vídeo guapo' . A la mañana siguiente aparece con un aparato de marca china que pilló en AliExpress por 70 euros. Y tan feliz.

Esa es la principal virtud de GoPro. Su marca. Se ha construido a base de grandes aparatos. Yo me he pasado siete días con una GoPro en el bolsillo. La última. Cuesta a veces seguirles hasta el ritmo. Hace un par de meses anduve jugueteando con la GoPro Hero 5. Había pasado tiempo desde la última vez que metí mano a una de la marca. Pasé con ella tres días. Me pareció un 'gadget' muy logrado. Cuando empecé a curiosear opciones me sentí un poco abrumado. Demasiadas para el común de los usuarios.

Me he encontrado semanas después, casi sin darme cuenta, con una GoPro Hero 6 en mis manos. Su mayor obstáculo no es otro que su precedesora. El nivel estaba muy alto. ¿Podían mejorarlo? Parecía difícil pero podían y lo han hecho. Es la mejor. Casi perfecta. Ahora llega con una versión que graba en 4K a 60 fps, que mejora la estabilización digital y que es capaz de hacer cámara lenta a 240 fps en Full HD (1080p).

¿Funciona? ¿Sí? Pues no lo toques...

Foto: C. Castellón.
Foto: C. Castellón.

¿Funciona el diseño? ¿Sí? Pues no lo toques. Mejóralo si es posible pero no introduzcas cambios sustanciales, a ver si la vas a liar. En la anterior generación ya prescindieron de la carcasa, un gran avance en lo que se refiere al aspecto exterior. Podemos sumergir la cámara hasta 10 metros sin necesidad de protección extra, lo que hace perfecta para la piscina y otros entornos. Eso sí, asegurate de cerrar bien todas las tapas, no vayas a llevarte un disgusto.

No hay cambios sustanciales en su aspecto exterior, lo que ratifica el buen trabajo hecho hasta ahora

Sigue manteniendo la ubicación de los botones. Uno en la parte superior para iniciar la grabación o hacer la captura. Y otro en el lateral para cambiar de modo. La pantalla LCD de la parte trasera sigue teniendo dos pulgadas y ofrece, en líneas generales, un buen desempeño independientemente de la iluminación. Sin embargo, los limites de un panel así son evidentes. Te sirve para hacerte una idea de lo que estás capturando pero no para tener una certeza efectiva de si la toma es correcta. Además, para gente con 'manazas' como yo, no es del todo cómoda a la hora de navegar, a pesar de que GoPro ha trabajado los gestos de pantalla.

4K a 60 fps y 'slow motion'

Aquí es donde se vende gran parte del pescado de la GoPro Hero 6 Black. El 4K es un estándar que empieza a ser familiar al gran público. Ya lo teníamos en la anterior generación, pero ahora aumenta sus prestaciones hasta los 60 fps. Sin embargo, utilizando este modo no dispondrás de estabilizador digital.

Esto quiere decir que si lo utilizas en deportes extremos, te lo colocas en un soporte en la mochila o vas grabando con ella en la mano notarás más las vibraciones derivadas del movimiento. Si lo que vas a hacer es dejar la cámara en un punto fijo y darle a grabar, no tendrás problemas.

Sus grandes bazas: 4K a 60 fps y 'slow motion' de 240 fps a 1080p. Eso sí, estos modos no permiten echar mano de la estabilización óptica

La otra bendición de esta GoPro Hero 6 Black es su cámara lenta. ¿Las cifras? Full HD. Es decir, hasta 1080p con 240 frames por segundo. En anteriores entregas, lo teníamos a 120 frames o teníamos que sacrificarnos y bajar hasta una calidad HD para hacer uso de ella. Hay un 'pero': tampoco tienes estabilizador digital. Además, sólo podemos grabarlo en gran angular con estos nuevos guarismos. Ahora lo que permite es ahondar en la sensación de 'cámara lenta' con mayor calidad cuando convirtamos el archivo con programas como GoPro Studio.

El archivo que obtendremos, al igual que el que grabes en 4K, estará codificado en HEVC. Se trata de un formato que no es compatible que todos los dispositivos y plataformas, por lo que te puede dar un pequeño dolor de cabeza al editarlo si no tienes las herramientas necesarias.

Manejándome con ella

Foto: C. Castellón.
Foto: C. Castellón.

Como os he dicho, la GoPro Hero 6 Black es realmente manejable. Con un peso de 117 gramos, no se siente rara en una mano. A la hora de usarla me he decantado por los controles de voz. Los he probado en inglés y en castellano. Perfecto en ambos casos con un tiempo de respuesta bastante bueno. El problema de la pantalla es que a veces no resulta del todo cómodo escoger los modos o acceder a los materiales grabados. Además, aquí es donde se notan algunos de los deberes pendientes: la fluidez. Hay veces que al navegar por los diferentes menús la respuesta no es tan rápida como me esperaba y a ratos tira a trompicones.

Parece que las virtudes del procesador GP1 con las que han equipado a este nuevo dispositivo están destinadas a otros menesteres. Sobre el papel, aseguran, que es hasta dos veces más rápida. Lo cierto que la puesta en marcha del modo de grabación es instantánea en cuanto se toca el botón. Y la grabación en la tarjeta microSD también lo es. La experiencia en ese sentido, mucho más fluída.

Conectividad y batería

Foto: C. Castellón.
Foto: C. Castellón.

La conectividad inalámbrica ha sido un aspecto muy mejorado. Cuenta con bluetooth y WiFi, así que se puede utilizar con una app de Android y de iOS. Sin embargo, transferir los archivos al teléfono no siempre es sencillo. Con las fotos no he tenido ningún problema, pero con vídeos largos y pesados (por la calidad) siempre no sale bien, además de comerse gran parte de la batería de ambos dispositivos.

Mandando archivos individuales, como fotos o vídeos cortos, sin ningún problema. Probé a mandar archivos por 800 MB. Tuve que repetir un par de veces la operación que me llevó finalmente unos cuatro minutos cuando todo salió bien. Eso sí, un video 4K a 60 FPS tardó en copiarse inalámbricamente casi veinte minutos. ¿El resultado? Que me incline por hacer uso del cable y descargarlas en el ordenador. Siempre, a excepción de cuando sea un único archivo y pequeño.

Cuenta con dos puertos. Un mini HDMI y una conexión USB Tipo C. ¿La batería? 1.220 mAh. Lo mejor que puedes hacer es comprarte una adicional si lo que quieres es darle un uso prolongado durante la jornada.

Grabando vídeo

Como comentaba arriba, la gran novedad es el 4K a 60 fps. No es la primera del mercado pero ofrece un gran resultado, sacrificando el OIS. ¿El motivo? No recalentar en exceso la cámara. La gestión del calor es notable y sólo he notado que suba ligeramente cuando la hemos puesto a trabajar en serio y llevo un rato grabando a máxima calidad. Sin embargo, si no quieres renunciar a la estabilización de imagen, dispones también de 4K a 30 frames por segundo o 2.7K hasta 60 fps, que nos ofrece calidad de imagen más que de sobra al 90% de los usuarios.

Con el estabilizador óptico de imagen, las vibraciones de los vídeos se reducen muchísimo

Y esta función para reducir las vibraciones ofrece grandes resultados, aunque todavía queda un paso por detrás del resultado que conseguiríamos con un 'gymbal'. Aquí os dejamos un ejemplo para que veáis el buen hacer de esta funcion (grabado en 2.7K a 60fps). Fijaros también en el sonido, lo capta francamente bien (se oye nitidamente el autobus que frena a unos metros). Tiene un sistema que permite controlarlo manualmente y configurarlo en caso de que el viento esté colándose en nuestra grabación.

Una semana con la GoPro Hero 6: la mejor cámara de acción tiene un problema

En líneas generales, más allá de las nuevas cotas de calidad y la rapidez de captura, los usuarios de GoPro Hero 5 no notarán una gran diferencia. La anterior generación era 'casi' perfecta y tanto la lente como el sensor G1 son prácticamente idénticos a la hora del vídeo. Han añadido un zoom táctil. Basta con pulsar dos veces en la previa de la pantalla para que aparezca una barra para regularlo progresivamente hasta dos aumentos. No es el zoom que hemos soñado, pero te hace un apaño.

La exposición automática acierta en casi todas las ocasiones. Por otra parte, el balance de blancos sufre menos que anteriores ediciones cuando hablamos de condiciones de poca luz con vídeos y 'timelapses' aunque el desempeño nocturno sigue siendo su gran reto. A continuación puedes ver un vídeo grabado en 4K a 60 fps sin estabilizador para que notes la vibración.

Una semana con la GoPro Hero 6: la mejor cámara de acción tiene un problema

Encuadres y modo automático

A la hora de encuadrar el vídeo (y también las fotos) tenemos tres opciones: 'Linear', 'Wide', 'Súper wide'. El primero nos ofrece un encuadre estándar. Los otros dos son grandes angulares. Según explicaron sus responsables, estos modos han sido ligeramente recortados -unos cinco grados- por la integración de los sensores pero lo cierto es que las diferencias son inapreciables. Eso sí, los resultados en estos casos cuentan con la distorsión en los bordes del llamado 'ojo de pez'. Podéis ver aquí dos fotos con el modo 'Wide' y el modo 'Super Wide' para haceros una ídea de los planos que se puede conseguir.

En cualquiera de las configuraciones puedes optar por el modo automático (con un gran desempeño) u optar por la configuración manual, conocida como 'ProTune', que te permite ajustar el ISO, la nitidez y el balance de blancos.

Mejora fotos, pero no es su objetivo

Las cámaras de acción son esencialmente para vídeo. Y esto se nota en la GoPro 6 Hero. Cuenta con un sensor de 12 megapíxeles que permite disparar tanto en JPG como en RAW, una de las novedades de este modelo. En este último caso se puede ajustar sin problema la temperatura de color y la exposición, mientras que con los disparos JPG se puede utilizar HDR (la otra gran novedad de su sensor) para mejorar la captura de sombras y zonas muy iluminadas. Lo cierto es que las capturas son más fluídas que antes, pero todavía puede hacer más. En líneas generales, puede hacerte un apaño pero si tienes un móvil de gama alta no será capaz de sustituirlo como tu cámara de cabecera. Al menos, yo no lo haría.

Donde flojea es en las fotos nocturnas. Cuenta con un modo nocturno, pero los resultados dejan mucho que desear. El disparo es lento así que si tienes una fuente de luz fuerte en la imagen (unas farolas, por ejemplo) quedará una captura quemada en unas zonas y en otras no.

¿Me la compro?

Foto: C. Castellón.
Foto: C. Castellón.

La GoPro Hero 6 ha hecho mejor a la mejor cámara de acción que había hecho GoPro con esta renovación. La estabilización óptica le da un 'plus' frente a sus rivales directos y cosas como no necesitar una carcasa para sumergirla en el agua son aspectos fundamentales. Sin embargo, no puede dormirse ante el empuje de empresas como Sony o Xiaomi, por mencionar a las más conocidas.

569 euros es un precio que le aleja de una masa crítica de consumidores, que lo ven como un 'gadget' ocasional

La cuestión es el precio. Mejor, dicho relación calidad-precio. Ese es su gran problema. Es un 'gadget' tremendamente caro: 569 euros por una cámara de acción es un desembolso importante. Más aún, cuando su generación anterior ofrecía una gran carta de servicios que cubrirán la demanda de un gran número de usuarios. Si tienes un perfil profesional y buscas la mejor cámara de acción del mercado, no lo dudes.

A falta de la RX0 de Sony -presentada en IFA-, es de lo mejor que te puedes encontrar a día de hoy. Si eres un aficionado al deporte extremo que quiere tener testigos de sus hazañas o un usuario corriente, igual la inversión es un poco exagerada y prefieras optar por otras marcas menos conocidas.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios