MOTIVOS PARA NO ENTORPECER LAS INVESTIGACIONES

Por qué no debes difundir imágenes del atentado de Barcelona en redes sociales

Si estás cerca de la zona de un atentado, tu primer instinto te lleva a compartir imágenes en redes sociales. Es una pésima idea: puedes estar entorpeciendo la investigación policial.

Foto: Foto: Reuters/Albert Gea.
Foto: Reuters/Albert Gea.

Apenas habían pasado unos minutos del atentado que ha sacudido Barcelona este jueves y las redes sociales ya eran un hervidero de material: fotos de la zona, vídeos de gente corriendo y todo tipo de material gráfico y audiovisual de agentes de los Mossos d'Esquadra en pleno operativo policial.

Cuando alguien está cerca de un suceso de este tipo, el instinto le lleva a difundir todo tipo de material que haya grabado. Del mismo modo, los ciudadanos alejados de la zona también acostumbran a compartir todo tipo de material que les llega. Las motivaciones son lógicas o incluso lícitas, pero en realidad es una pésima idea.

Si has presenciado imágenes del atentado de Barcelona o las estás recibiendo en tu móvil, aquí van varios motivos por los que no deberías difundir nada de lo que tengas o recibas.

1. Puedes entorpecer una investigación policial

Cuando ocuren este tipo de sucesos, son muchos los ciudadanos que suelen hacer fotos o vídeos de agentes policiales en plena investigación, en enfrentamientos armados o simplemente tomando posiciones. Difundir este material no solo no ayuda, sino que, de hecho, puede provocar el efecto contrario.

Ten en cuenta que la mera presencia de tu cámara alertará a los agentes en cuestión. Y en circunstancias como estas, no parece buena idea que los cuerpos policiales tengan que dedicar parte de sus recursos a evitar que los ciudadanos tomen imágenes que no conviene difundir.

Además, si grabas o fotografías a agentes que están tomando posiciones, iniciando un dispositivo o acercándose a según qué zonas, quizá estés incluso ayudando a que los terroristas o su entorno cercano dispongan de una información privilegiada que, en condiciones normales, no deberían tener.

2. Puedes difundir bulos

No sería la primera vez que, al hilo de un atentado y en plena efervescencia comunicativa, alguien 'cuele' como una fotografía o vídeo actual lo que en realidad es material antiguo correspondiente a un suceso anterior.

Además, la difusión de según qué imágenes procedentes de fuentes no oficiales puede llevar a difundir datos que no hayan sido confirmados.

3. Puedes revelar la identidad de un herido o fallecido

Seguro que, si un amigo o familiar resultase herido o incluso falleciera en un atentado, jamás te gustaría haberte enterado de ello por las redes sociales.

Quizá tengas la mejor de las intenciones difundiendo el material, pero ten en cuenta que en tus imágenes puede haber rostros o indumentarias identificables por los familiares de las víctimas. No contribuyas a que este material inunde internet.

4. Puedes herir sensibilidades

Antes de compartir una imagen, hazte una pregunta a ti mismo: ¿qué aporta esta foto o este vídeo? ¿Proporciona información? ¿O es mero morbo?

Hay imágenes que no son en absoluto agradables de ver; si encima no aportan nada, peor aún. No difundas una imagen por el mero hecho de haberla obtenido, puedes herir muchas sensibilidades.

5. Puedes crear alarma gratuita

Los atentados son siempre una enorme fuente de nerviosismo y alarma. En la mayoría de ocasiones, la difusión masiva de según qué imágenes, por muy buenas que puedan ser las intenciones del emisor, acaban creando un aumento innecesario del caos.

No contribuyas a elevar el nivel de pánico. Las fuentes oficiales siempre son las más expertas a la hora de difundir información en este tipo de situaciones; respeta su trabajo y límitate a la información que ellas decidan transmitir.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios