aquí hay trabajo

España busca programadores: hay 300.000 (pero faltan muchos más)

Se cuentan por millones en todo el mundo, pero las ofertas de empleo muestran que aún se necesitan más. Sin embargo, las malas condiciones laborales están minando el sector

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ya lo gritaba hace años a los cuatro vientos el por entonces CEO de Microsoft, Steve Ballmer. “¡Developers! ¡Developers! ¡Developers! ¡Developers!”, quería desarrolladores. Los profesionales del código siguen contándose entre los perfiles más demandados en todo el mundo y parece ser una de esas profesiones con futuro en la que siempre habrá posibilidades de encontrar empleo.

En España, tenemos un buen ejemplo. De hecho, las ofertas de trabajo para programadores son mayoría en el mercado laboral de la tecnología. Según un reciente estudio del portal de empleo ticjob.es, el 24% de las plazas que se han debido ocupar en el sector durante el segundo trimestre de este año eran para desarrolladores.

Estudio de ticbeat.es.
Estudio de ticbeat.es.

No obstante, y a pesar de ser la profesión más demandada entre las tecnológicas, no todos los desarrolladores lo tendrán fácil a la hora de encontrar su hueco en el mercado laboral.

Según el mismo informe, la mayoría de las ofertas del sector imponen como requisito una experiencia superior a cinco años. Mientras tanto, aquellas que no solicitan experiencia profesional previa han descendido, pasando de representar un 16% en el primer trimestre de 2017 a solo un 6% en el segundo.

¿Cuántos desarrolladores hay?

A día de hoy, la cifra de profesionales de la programación en nuestro país supera ya los 300.000, al menos según los datos de los que dispone Stack Overflow, una de las principales comunidades de programadores del mundo.

“Nuestra estimación del número de desarrolladores profesionales está cerca de los 16,5 millones de personas en todo el mundo, 321.000 de los cuales están en España”, asegura a Teknautas el portavoz de la compañía en Europa, Matthew Rudman. “Basamos esta estimación en el número de usuarios que visitan regularmente Stack Overflow, lo que nos hace pensar que trabajan activamente como desarrolladores”, explica.

En realidad, ese es uno de los grandes misterios del mundo de la programación: saber cuántas personas se dedican profesionalmente a ello. Al fin y al cabo, entre aficionados y profesionales de otros sectores que recurren al código para innovar en sus puestos de trabajo, cualquier cifra es una mera aproximación. La única certeza es, a decir verdad, que siguen haciendo falta más y más desarrolladores.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

“Para empezar, no hay ni una sola definición de desarrollador con la que todos estén de acuerdo”, expone Rudman. “Nosotros consideramos que alguien es un desarrollador cuando escribe o mantiene código como forma de construir algo que otros usarán, pero hay otras personas que dirán que los administradores de bases de datos, los científicos de datos o los administradores de sistemas que escriben código para ganarse la vida no son desarrolladores”, advierte.

Más allá de la barrera que supone determinar qué es exactamente un desarrollador, existe el problema de contar personas a lo largo y ancho del mundo, algo que no se nos da bien ni cuando la mayoría de plataformas utilizadas por desarrolladores disponen de métricas.

Según la consultora EDC, el pasado año había 21 millones de desarrolladores profesionales en todo el mundo, mientras que desde GitHub, la principal comunidad para programadores, señalan que la cifra debe ser mucho menor.

Github es la comunidad de programadores más importante del mundo.
Github es la comunidad de programadores más importante del mundo.

“El año pasado tuvimos un millón de usuarios activos y ahora tenemos dos millones”, afirmaba recientemente el fundador y CEO de Github, Chris Wanstrath, en referencia a Atom, el editor de texto de la plataforma. “Si eso significa que hay 20 millones de desarrolladores en el mundo y solo el 10% usa Atom, simplemente no me lo creo”, sentenciaba escéptico.

¿Buenas condiciones laborales?

En cualquier caso, y volviendo a la certeza de que los desarrolladores profesionales siempre escasean, según un informe de Developers Economics los programadores más especializados no solo son los más deseados, sino también los mejor pagados. En nuestra Europa Occidental, los especialistas en ‘machine learning’ cobran un 28% más que un programador web, por ejemplo.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Lo cierto es que las condiciones laborales de muchos de los que se decantan por el oficio del código dejan bastante que desear. “Hace años que señalamos que las universidades y los grados medios de las carreras de TI y TC se están vaciando por la precarización del sector tan escandalosa”, señala Juan José Nogales, de la Sección Sindical Co.Bas Indra Software Labs.

“En el sector, han congelado salarios y deteriorado los procesos hasta tal punto que somos de la opinión de que ponen al sector en riesgo cuando este podría ser un motor económico. Ya no son carreras tan atractivas para la juventud”, sentencia Nogales.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Y los bajos salarios no son la única queja de los desarrolladores españoles. De hecho, la situación propiciada por las llamadas 'cárnicas' hace que el de programador sea un trabajo carente de no pocos derechos laborales. “Te contratan en una empresa que no suele ser muy grande, luego te llevan a un cliente grande y allá te las arregles tú”, resume la desarrolladora María Teresa Paredero.

“Allí ellos tienen sus horarios y tú tienes que cumplir con esos horarios que te pone la empresa final. Tienes tus vacaciones y es la empresa final la que decide si te las concede o no”, ejemplifica. “Eso está incurriendo claramente en un delito de cesión ilegal de trabajadores”.

Si por ejemplo ellos tienen un horario mejor, nosotros hacemos el nuestro; si es peor, hacemos el suyo

El objetivo es ahorrar costes al cliente final, que evita pagar la Seguridad Social del programador que trabaja en sus oficinas y que cobra (poco) de una empresa totalmente distinta. “No tenemos las condiciones buenas, las malas sí”, explican desde Co.Bas Indra. “Si por ejemplo ellos tienen un horario mejor, nosotros hacemos el nuestro; si es peor, hacemos el suyo”.

Además, el trabajo precario que se ofrece a través de las llamadas 'cárnicas' está logrando minar el empleo de calidad que existía previamente en el sector. “Los despidos del ERE de Indra se están cubriendo con subcontratados a tutiplén”, señalan desde la sección sindical.

Así, entre bajos sueldos y ausencia de ciertas condiciones laborales, el panorama no parece ser alentador para aquellos que decidan abrazar la profesión del código: se les necesita, y de ellos se espera que sean experimentados, pero no parece que se les trate en consecuencia.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios