EL PRIMERO FUE CREADO EN 1979 eN ATARI

Huevos de pascua, esos mensajes secretos de los programadores

Son casi tan viejos como el 'software' comercial: los huevos de pascua son una vía directa, y única, entre los autores de un programa y el usuario final

Foto: El juego Tetris es un osciloscopio de la marca HP (Google)
El juego Tetris es un osciloscopio de la marca HP (Google)
Autor
Tiempo de lectura8 min

Conocemos como huevos de pascua, o Easter Eggs en inglés, las bromas intencionadas, o mensajes ocultos, que los programadores dejan en sus obras para que las descubra el usuario final. Serían, en términos tecnológicos, el equivalente a los cameos de Hitchcock en su fimografía o los célebres mensajes sexuales en las películas de la factoría Disney. En ocasiones los mensajes cuentan con el beneplácito del fabricante o desarrollador mientras que, en otras, es un programador -o un grupo de ellos- quienes deciden incluirlo motu proprio en sus creaciones. 

Los huevos de pascua llegaron a la tecnología apenas ésta se instaló en el hogar del consumidor y, cómo no podía ser de otra manera, surgió de la figura de un empleado descontento. El diseñador de videojuegos Warren Robinett, ex de Atari, presume de haber sido el primero en introducir uno en su título Adventure (1979) para la consola Atari 2600. Robinett, que había recibido el endiablado encargo de crear un juego con entorno gráfico cuando aún se jugaba con letras y símbolos, fue excluido de los créditos por política empresarial, de modo que decidió incluir, en una de las múltiples estancias del juego, la frase "Created by Warren Robinett".

"Cada juego de 2600 lo programaba por entero una sola persona, pero en la carátula simplemente decía "Adventure, by Atari". Para colmo los programadores solo recibíamos un salario, ni siquiera un porcentaje de las ventas. Así que lo consideré como la firma de un cuadro. Para que saliera bien tuve que ocultar el código en una de las zonas más oscuras y no decírselo a nadie, ni siquiera a mis amigos en la compañía", relata Robinett en una entrevista posterior.

Microsoft alcanzó la cumbre de la extravagancia al llenar su Office 2000, un software de más de 400 dólares, de bromas internas de los programadoresCiertamente el mensaje era difícil de encontrar. Para descubirlo, el usuario tenía que acceder hasta lo más recóndito de un castillo, coger un píxel -en un juego en el que no se cogía nada- y transportarlo hasta otro castillo. Una serie de acciones entre un millón. Pero el juego vendió más de un millón de copias, y fue un adolescente de Salt Lake City (Utah, EEUU) el primero que escribió a Atari preguntando quién era ese tal Warren Robinett que salía en su cartucho. "Creí que lo borrarían, porque cuando se descubrió todo yo no trabajaba en Atari. Sin embargo no lo hicieron porque remasterizarlo les habría costado 10.000 dólares. Es más, fueron ellos los que lo bautizaron como huevo de pascua (por la dificultad para hallarlos), señalando que añadía valor al juego".

Y lo que se concibió como una minúscula llamada de atención terminó por calar. Sin buscarlo, Robinett había abierto una vía de comunicación directa con el público; una vía oculta, casi indetectable, que había sido bendecida tanto por la empresa que le pagó como por los usuarios. De un día para otro, los huevos de pascua comenzaron a concebirse como valor añadido en los productos en fenómeno clásico, muchas veces transitado, que transforma lo subversivo en mainstream.

Desde entonces, pocas son las grandes compañías que no han dedicado un guiño a sus clientes. Estos son algunos de los casos más llamativos.

La larga lista de Microsoft

Como refugio histórico de geeks, Microsoft presenta una colección de huevos de pascua sin parangón a lo largo del tiempo. El primero que se conoce es el osito Bradsi, la mascota del equipo que desarrolló Windows 3.1. Bradsi aparece en numerosas tareas internas del sistema operativo, teniendo una aparición estelar en el about del gestor de programas (imagen de la izquierda). Un caso similar es el de los conejos con Windows 95. Cuentan las malas lenguas que su presencia era tan patente en las primeras versiones que el equipo de desarrollo fue obligado a eliminarlas por completo. No lo consiguieron, por supuesto: actualmente, algunas funciones ocultas que hacen referencia a la presentación de las tipografías solo se consiguen añadiendo la línea "ilovebunnies32=1" en el archivo Win.ini.

La serie Office, quizá por su enfoque profesional, tiene los huevos de pascua más elaborados. La palma se la lleva la edición 97, que contiene hasta tres juegos ocultos. Desde una suerte de simulador de vuelo accesible desde Excel a un piball de Word, sin olvidar una aplicación bola 8, de esas que al agitarlas nos muestran mensajes aleatorios.

Las bromas se ha ido perpetuando de un modo u otro a lo largo del tiempo y las versiones de la suite de ofimática. La cumbre, quizá, la alcanzaron los desarrolladores con Dev Hunter para Office 2000, un minijuego de cierta calidad gráfica en el que pueden leerse alocuciones tan sorprendentes como: "Pívot, pívot, pívot, nunca me canso de decirlo", "nosotros también somos especiales", "los círculos también están bien, pero no son rectángulos" o "así que escriben mal tu nombre, ¿qué harás al respecto?". Conviene recordar que Office 2000 es un software profesional que se vendía por más de 400 dólares.

En Commodore adoraban a los B52

Aunque no existe una conexión oficial entre el extinto fabricante Commodore y la no disuelta banda new age The B 52's, ambos conceptos siempre han estado ligados para sus aficionados. No es para menos: muchas de las placas madre de su línea Amiga estaban firmadas con nombres de las canciones del grupo. Así, a la A500 le correspondió Rock Lobster, Junebug a la A600 y Channel Z a la edición A1200.

Commodore no fue la única en firmar sus placas. Otros fabricantes como AMD o MIPS ahondaron en la tradición incluyendo la imagen de los personajes que más interesaban a los ingenieros involucrados en los distintos proyectos. En esta galería podemos ver a Wally, al Pato Lucas, a Dilbert o al logotipo del tabaco Camel asomar la cabeza entre chips y circuitos integrados. Nadie pagó, por supuesto, por la explotación de su imagen.

En Apple se firma todo

A diferencia del caso citado de Atari, Steve Jobs siempre alentó, especialmente en sus primeros equipos, a los ingenieros a firmar su trabajo. Tan orgulloso estaba de los Macintosh, que buena parte de la producción inicial llegó a la tiendas con la carcasa firmada por todos los que habían aportado su granito de arena. Más adelante, Apple se encargaría de que cada uno de los programas específicos incluyesen referencias a los programadores, si no directamente una foto de familia. 

A medida que los ordenadores fueron ganando popularidad, con la producción en masa, estos detalles fueron haciéndose cada vez menos habituales. No obstante, aún permanece en la mente de muchos usuarios la mala leche con la que Leopard (OSX 10.5) representaba a los PC conectados a su red: con el pantallazo azul de la muerte.

HP y la espectacularidad

Como una compañía enfocada casi por exclusivo al hardware, las incursiones de HP en este ámbito son escasas. Escasas pero espectaculares. Tanto es así, que tres de sus huevos de pascua se han colado entre los veinticinco más impresionantes nunca vistos en la web especializada The Easter Egg Archive. Sus osciloscopios, destinados al uso profesional, se llevan la palma. En algunos modelos se podía jugar al Tetris con una sencilla combinación de botones, mientras que otros modelos venían con el juego Asteroids. Un detalle que habrá servido a muchos para liberar la mente después de horas de trabajo.

Pero nada puede compararse con la cara que se les quedó a los afortunados poseedores del escáner ScanJet 5P que topasen con este auténtico bromazo: nada menos que el Himno de la Alegría de Beethoven interpretado por el motor de escaneo. Virtuosismo high tech.

Aquí también reina Google

Mas no podríamos concluir este breve repaso por la trayectoria de los huevos de pascua sin mencionar a Google, la más prolífica sin lugar a dudas. La mayor parte de las funcionalidades se implementan cada año en el April Fool's Day (el día de los Santos Inocentes en Estados Unidos), y solo las que cuentan con mayor aceptación se mantienen activas. La lista, a lo largo de los años, es tan extensa, que solo mencionar una décima parte nos llevaría horas, de modo que vamos a enumerar solo los que afectan a sus dos servicios más utilizados, el buscador y Youtube.

Existen diversas frases y palabras reservadas para bromas en la caja del buscador. Algunas de las más populares son "do a barrel roll" (la pantalla gira 360º), "askew" (se desestabiliza), "MentaPlex" (nos lleva a una versión primigenia del buscador), "Google Gravity" (las palabras caen por su propio peso), "Google Loco" (las letras se animan y aparecen botones tan hilarantes como "Me siento loco") o "Binary" (aparece el número de resultados expresado en 0 y 1).

En Youtube las bromas se implementan normalmente con motivo de la Geek Week que tiene lugar en agosto. Así, al introducir "/ Geek Week" las búsquedas se presentan en formato de símbolo del sistema; "use the Force, Luke" hace que los elementos fluctúen por la pantalla y "Fibonacci" organiza los vídeos acorde a las hipótesis del famoso matemático.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios