la visita exprés del empresario mexicano

Si quiere convencer de algo a Carlos Slim, llámele ingeniero

El magnate mexicano estuvo la semana pasada en Madrid para ser homenajeado por la Real Academia de Ingeniería. Los asistentes dicen que se mostró como entre semejantes.

Foto: (Reuters)
(Reuters)

El jueves de la semana pasada, Carlos Slim estuvo en Madrid para recibir la distinción de académico correspondiente de la Real Academia de Ingeniería. Los protocolos de seguridad que rodean al empresario mexicano hicieron que, para cuando se hizo pública su presencia aquella tarde en la sede del barrio de La Latina, el magnate ya hubiera abandonado el edificio.

Pese a ser uno de los hombres más ricos del mundo, poseer un 16% del New York Times o un 60% de FCC, Slim se presentó en Madrid en su faceta de ingeniero. Más concretamente, Ingeniero Civil, título que obtuvo de la UNAM en 1965 y que en España equivaldría al de Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos.

Slim, durante su discurso como académico correspondiente (RAI)
Slim, durante su discurso como académico correspondiente (RAI)

Aníbal Figueiras, catedrático de ingeniería de telecomunicaciones en la Universidad Carlos III y académico de la RAI, recuerda la primera vez que vio a Slim, hace años en el país azteca. "Almorzamos juntos en la Academia de Ingeniería de México, pero no fue tanto un contacto directo como el intercambio de tres palabras de cortesía", explica a Teknautas. En esta ocasión, Figueiras fue el encargado de redactar la laudatio para el nuevo académico.

"Es reseñable que él desea que se le trate como ingeniero", explica. Es un detalle importante, ya que el empresario mexicano es tradicionalmente conocido por enfatizar este perfil profesional, antes que el de hombre de negocios, filántropo o, simplemente, multimillonario.

"En su discurso destacó los distintos proyectos que han marcado el desarrollo de la ingeniería en la historia de la humanidad desde muy antiguo: señaló que desde los primeros asentamientos hace miles de años ya empezaron a utilizarse herramientas de forma sistemática, tanto en la agricultura como en las aplicaciones industriales o la navegación", añade Figueiras.

Es reseñable que él desea que se le trate como ingeniero Slim

Al igual que hacen la Real Academia Española de la Lengua o la Real Academia Nacional de Medicina, la RAI otorga, cada cierto tiempo, la medalla y el diploma de académico correspondiente a ingenieros contemporáneos que han realizado una labor sobresaliente en su campo. "No es habitual que la figura de académico correspondiente se dedique al emprendimiento", explica Figueiras, "no suele ser un empresario sino un investigador o un profesor destacado, pero en la academia tenemos la obligación de contemplar la ingeniería desde todas las perspectivas posibles". Entre los últimos académicos correspondientes de la RAI se encuentran el alemán Peter Beyer, creador del arroz dorado, o Michael Graetzel, uno de los investigadores en células fotovoltaicas más citados del mundo.

Interesado por el papel de la mujer

En un momento dado de su visita, Slim se percató de un cartel de la iniciativa Mujeres e Ingeniería, un proyecto de la RAI para estimular la matriculación femenina en carreras técnicas, y preguntó sorprendido. Uno de los académicos le presentó a Sara Gómez, gestora del proyecto y directora de la Escuela de Ingeniería Técnica Industrial de la Universidad Politécnica de Madrid entre 2008 y 2012.

"Se sorprendió de que aquí tuviéramos ese problema con el acceso de las mujeres a carreras de ingeniería, y añadió que en México había bastantes mujeres que optaban por este tipo de estudios", explica Gómez. Según datos de la última Encuesta Nacional de Empleo y Ocupación, la diferencia no es tan abultada. En México un 27,6% de los matriculados en carreras de ingeniería son mujeres, un dato levemente superior al 25% de España.

A continuación, Slim aprovechó el momento. "Para que no se quede en palabras lo que te digo, voy a presentarte a dos personas muy cercanas a mí", tras lo cual presentó a Gómez a su hija, Vanessa Slim, y a su nieta. "Su hija comenzó los estudios de Ingeniería Industrial y su nieta la estaba cursando actualmente", señala Gómez. "Pregunté a la chica qué porcentaje de mujeres había en su clase y respondió que al menos la mitad de sus compañeros eran chicas, y que tenía la impresión de que esto no se limitaba a su titulación sino que, en general, en México había bastante variedad en los estudios de ingeniería".

 El magnate mexicano recibe su diploma de manos del presidente de la RAI.
El magnate mexicano recibe su diploma de manos del presidente de la RAI.

En estos últimos años, el magnate ha incrementado su presencia en España, por tanto, ¿podría esperarse de este último reconocimiento un incremento en sus intereses por las iniciativas de ingeniería española? "La concesión de la medalla y el diploma es incondicional", aclara Figueiras, "pero es habitual que, como el contacto se intensifica, surgen las oportunidades de cooperar, aunque no hay un plan específico".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios