"LAS REDES SOCIALES SON EL LUGAR MÁS HONESTO QUE EXISTE"

¿No entiendes que los chavales estén todo el día con el móvil? Pues te lo explica Ter

Admitámoslo, nos cuesta comprender el entretenimiento de los adolescentes. Pero aquí está Ter, arquitecta, con un pie en la vida adulta y otro en YouTube: el puente generacional que necesitábamos

Foto: La 'youtuber' arquitecta Ter en el barrio de Lavapiés. (Fotografías: Enrique Villarino)
La 'youtuber' arquitecta Ter en el barrio de Lavapiés. (Fotografías: Enrique Villarino)

Una cosa muy bonita de internet es que ha provocado que alguien pueda ser famoso y desconocido al mismo tiempo, según a qué tipo de gente preguntes. Así que ahora mismo no sé si estás pensando:

"Dios mío, otra vez Ter, está en todas partes"

o

"No tengo ni idea de quién es esta persona de pelo azul".

Si eres de los primeros te diría que eches un ojo antes de irte de la página, hay partes de la entrevista que seguro que te interesan. Si eres de los segundos, vamos con la clásica introducción biográfica del entrevistado:

Ter se llama Ester, tiene 27 años, es de Madrid y trabaja como arquitecta. Pero no es conocida por ser arquitecta (de momento) sino por su canal de YouTube. Algunas cosas que ha estado haciendo últimamente han sido ejercer como Defensora del Espectador en 'El Intermedio' junto al Gran Wyoming, responder un consultorio en 'Código Nuevo', participar en el festival Princesas y Darth Vaders de La Casa Encendida o dar una charla TEDx. Además de ser 'youtuber', Ter toca el piano, la guitarra, el ukelele, canta, compone, y acaba de publicar un poemario.

Ter, en su papel de Defensora del Espectador contra los chistes cutres.
Ter, en su papel de Defensora del Espectador contra los chistes cutres.

Pero lo relevante no son los medios por los que se comunica, sino las cosas que está diciendo en todos estos sitios. Ahora que la brecha generacional parece más amplia que nunca por la llegada de la era digital, Ter se está revelando como un utilísimo puente para salvar esa grieta y permitir que los adultos entendamos a los adolescentes. Porque mientras los de 30 años discutimos con los de 60, los chavales están a lo suyo, ajenos a las peleítas entre los viejos y los más viejos. En palabras de Ter:

"Estoy harta de la lucha generacional, eso no es más que miedo a lo desconocido. Yo me siento muy unida a la Generación Z, la gente de 12 años me cae muy bien. Para nada soy nostálgica de 'es que vosotros no habéis vivido los carretes de 24 fotos, no sabéis lo que es descargarse un videojuego durante una semana'. Al revés, me llama mucho la atención cómo es una persona que ha nacido con internet, teniendo acceso a toda la información del mundo de manera inmediata, porque el cerebro ya les funciona de una manera diferente. No es ni mejor ni peor, pero es fascinante, yo eso no lo puedo despreciar".

Las redes sociales son el lugar más honesto que existe, donde puedes encontrar el contenido más real, menos guionizado

Esta labor de puente nos viene bastante bien a la hora de entender a la primera generación de famosos que se puede permitir ignorar por completo a los medios de comunicación. Por ejemplo, el Rubius proclamó que no volvería a dar entrevistas tras su encontronazo con 'El Mundo'. No lo necesita. Mientras tanto, las figuras tradicionales del cine, la música o la literatura no pueden permitirse ese lujo y tienen que seguir pasando por el aro de la promoción. La consecuencia es que los que nos informamos solo por los medios tradicionales estamos un poco perdidos a la hora de entender las nuevas realidades.

"El 'youtuber' con más suscriptores del mundo (PewDiePie) tiene a todos los medios en contra", comenta Ter despreocupadamente. "Han salido artículos hasta en 'The New York Times' criticándole, pero los 'youtubers' y los fans le defienden. A las nuevas generaciones no les impresiona lo que diga 'The New York Times'".

Foto: Enrique Villarino.
Foto: Enrique Villarino.

Tampoco es que Ter parezca tener ninguna intención de ir explicando nada ni de epatar al público o provocar con sus 'boutades' que igualan a García Márquez con Ariana Grande. Ella cuenta sus opiniones con naturalidad y actitud totalmente positiva. Y si nos parecen bien, muy bien. Y si nos parecen mal, pues muy bien también:

"Claro, es que yo creo que estar de acuerdo está muy sobrevalorado. Esa satisfacción de 'nos damos la palmadita en la espalda porque estamos de acuerdo' no aporta nada. Si yo hablo con alguien con quien estoy de acuerdo, pues la conversación se acaba en un minuto, no hemos avanzado nada y nos quedamos así. Mientras que si no estás de acuerdo puedes aprender cosas".

Pedimos a Ter que nos lleve a su edificio favorito de Madrid y nos cita en el teatro Pavón, de Teodoro Anasagasti. "Es un arquitecto que me gusta mucho, y este teatro es uno de los primeros edificios de 'art decó' de Madrid. Bueno, 'art decó' es lo que pone en Wikipedia, yo creo que es 'art nouveau'".

El siglo XXI es el mejor siglo de la historia: internet nos convierte en personas más curiosas y más inteligentes

A partir de aquí empieza un implacable rodillo de ideas, reflexiones y opiniones que sigue a toda potencia tres horas después de haber comenzado la conversación. Un discurso que indignaría a los viejos académicos de la RAE, ya que Ter inserta constantemente palabras y expresiones en inglés en mitad de las frases sin darle ninguna importancia.

PREGUNTA: Esto de que digas todo el rato cosas como "shamelessly", "embrace"… Siento que está a punto de aparecer aquí algún señor a decirte que existen palabras en español para decir lo mismo. ¿Por qué lo haces?

RESPUESTA: Pues no lo sé, supongo que porque he consumido mucho contenido de EEUU. Los primeros 'youtubers' que descubrí eran en inglés. Es que para mí, internet está en inglés. 'Hashtag', Instagram, Facebook, Twitter… son palabras en inglés. Nadie espera que digas "caralibro". Hay gente a la que le molesta que yo diga 'spoiler', pero es que hay palabras que has escuchado mucho y las has interiorizado.

Y además es que a veces una única palabra en inglés resume una cosa para la que en español tendría que utilizar muchas palabras. Y también ocurre al revés, expresiones en español que son únicas, como "esto es el colmo". No hay ninguna expresión en inglés que exprese eso de una manera tan tajante y tan bonita. Pero también me encanta la expresión 'plot twist'. En español tendría que decir "un giro inesperado de los acontecimientos".

P. Precisamente uno de tus vídeos defiende "el 'plot twist' como estrategia de vida". ¿Eso en qué consiste?

R. Me parece que en general tenemos mucho miedo a cambiar de opinión y no aceptamos que otros cambien su opinión. Juzgamos constantemente a gente por lo que dijo o hizo en 2013. Y tú mismo sientes que tienes que tener siempre un discurso muy bien hilado, pero a lo mejor si te encuentras una contradicción interna estás en proceso de cambiar de opinión. En lugar de tener miedo a cambiar de opinión hay que asumir que cambiar tu manera de ver las cosas es muy sano y te hace crecer.

P. Te voy a pedir que comentes un par de frases que todos hemos oído mil veces. Una: "Las redes sociales son todo postureo"

R. A mí me parece que internet (y por extensión, las redes sociales) es el lugar más honesto que existe, donde puedes encontrar el contenido más real, más crudo, menos guionizado. ¿Por qué triunfan en YouTube los 'room tour' [vídeos enseñando tu habitación]? ¿O los 'unboxing' [vídeos abriendo un paquete]? Pues porque eso da mucha satisfacción, conectas mucho con la persona que lo está haciendo, sientes que lo estás haciendo tú. O ver cómo se maquilla alguien, que dirás: "¿Por qué me iba a importar cómo se maquilla otra persona?". ¡Pues claro que me importa! Puedo estar horas viendo cómo se maquilla la gente, porque yo también lo hago, yo conecto contigo.

Cuando hablo del medio "más crudo" me refiero en contraposición al cine o a la televisión. Por ejemplo, la película de 'Boyhood' es una historia real que han grabado a lo largo de doce años… A mí esa película no me impresiona, porque yo eso lo llevo viendo en YouTube toda la vida, he visto a la gente crecer tal cual. Yo les empecé viendo en 2006 y ahora estamos en 2017, once años han pasado.

Esto a Ter no le impresiona.
Esto a Ter no le impresiona.


P. Otra: "En el metro ya nadie va leyendo un libro, todo el mundo va con el móvil".

R: Vale, para empezar me parece que la gente no se ha dado cuenta de que lo que más hacemos con el móvil es leer. Hay gente que se piensa que la única manera de aprender cosas es leyendo libros, pero hay veces que leyendo tuits aprendes muchas cosas también. Tú cuando estás haciendo 'scroll down' en Twitter estás leyendo también.

Por otra parte, absorber imágenes y llenarte el cerebro de referencias estéticas también es una forma de aprendizaje. Si tú estás con el móvil viendo un videoclip, o un Instagram que hace 'renders'… la cultura de las imágenes es igual de importante que la cultura de las palabras.

Foto: Enrique Villarino.
Foto: Enrique Villarino.

P. Tú siempre dices que te encanta el siglo XXI, cuando públicamente todavía hay un discurso muy fuerte de "qué bien estaba el siglo XX y cómo se está estropeando todo".

R. Para mí el siglo XXI es el mejor siglo porque está internet, la forma definitiva de acceder a la cultura. Porque una persona de la Edad Media, cuándo tenía una duda, ¿qué hacía? Si de repente pensaba: "¿por qué me crecen las uñas?". Pues no lo podía resolver, y si no tienes acceso a respuestas cada vez te haces menos preguntas. En cambio internet, como te permite solucionar las cosas al instante, nos convierte en personas más curiosas y más inteligentes.

P. Has hablado también de las nuevas formas de comunicarse, como el papel de los 'emojis'. En un vídeo dices que "el 'emoji' de pintarse las uñas es de una sutileza maravillosa", y yo francamente no sé a qué te refieres.

R. El 'emoji' de pintarse las uñas se puede utilizar en un contexto en el que tú acabas de hacer algo de lo que estás orgulloso, y te sientes como una diva y pones ese 'emoji' como diciendo "Aquí estoy, te acabo de soltar un corte mientras me pinto las uñas. Como quien no quiere la cosa". O si estás contando que has ido a una entrevista de trabajo, te han hecho una pregunta y has contestado algo brillante. Es una emoción que es difícil de poner en palabras pero que el 'emoji' resume muy bien.

Nos han dicho que de algunos gustos te tienes que avergonzar y de otros te tienes que enorgullecer. A mí me gustan Bach y Britney

P. Ya que estamos, hay otro 'emoji' que no sé qué significa: el de la cara sonriente del revés.

R. Yo la suelo poner cuando cuento una cosa que me ha pasado y no sé qué reacción tener. Porque por un lado es una situación que me frustra, pero por otro lado me río porque no puedo hacer otra cosa. El mensaje es "Tengo muchas emociones a la vez… ayúdame". Tiene a veces una connotación irónica, un poco parecido al 'lol' [siglas de 'laugh out loud', una carcajada]. Que a veces uso 'lol' de forma no irónica, que me río de verdad, pero entonces lo pongo con muchas eles, 'LOLLLLLLLL'. Pero si alguien me dice algo absurdo pues es como 'lol', te estás quedando conmigo.

P. En tu defensa del tiempo que nos ha tocado vivir has dicho que 'Wall-E' es una peli de ser un 'hater' del siglo XXI.

R. 'Wall-E' pinta a las personas del futuro como personas vagas que no miran más allá de una pantalla, que no se comunican, que no tienen empatía, que son como amebas… Y a mí me parece que eso es tan distinto de lo que es el siglo XXI, que va de las relaciones, de la empatía, de estar conectados los unos con los otros todo el rato. A mí las redes sociales no me hacen ser más apática, me hacen ser más empática, me hacen descubrir un montón de personas distintas a mí súper interesantes que no tengo cerca físicamente. Y las redes sociales me permiten estar cerca de ellas. Por eso a mí no me gusta hablar del "mundo real" y el "mundo virtual", porque para mí internet es el mundo real también.

Los humanos apáticos y aislados del futuro en 'Wall-E'.
Los humanos apáticos y aislados del futuro en 'Wall-E'.

P. En general no te gusta Pixar, ¿no? Dijiste que 'Inside Out' te ofende.

R. Realmente la única película de Pixar que me gusta es 'Toy Story', que me encanta. Pero en general Pixar tiene un discurso muy de la nostalgia de la infancia perdida. Y eso me irrita. Me recuerda a 'El principito' con eso de que de los niños son mucho más puros, y los adultos no entienden el mundo como ellos. Eso de que los adultos ven un sombrero, pero los niños tienen más imaginación y ven una serpiente que se ha comido un elefante… ¡Yo cuando era pequeña veía aquello y me parecía un sombrero!

Esa idea de que los niños entienden el mundo mucho mejor… a mí me parece todo lo contrario, yo creo que los niños están llenos de prejuicios, y lo que hacemos al crecer es ir quitándonos todos los prejuicios. Cuando somos niños, de manera instintiva, somos egoístas, somos mentirosos. Eso de que los niños son puros y de mayor te vas haciendo como un ser horrible… en mi caso ha sido todo lo contrario. Mi lucha al crecer ha sido quitarme todos los prejuicios que tenía. Por eso no me interesa el discurso de Pixar.

Por ejemplo, 'Inside Out'. Toda la película trata de cómo las emociones de la niña van cambiando porque va creciendo. Según se va haciendo mayor hay cosas que se van apagando porque va perdiendo su inocencia, su pureza… Eso me parece patético, ¡el crecimiento de una persona es tan diferente a eso!

P. Hablando de películas, cuando en tus vídeos mencionas obras culturales no te importan las jerarquías tradicionales. Saltas igual de la Ilíada a Taylor Swift, de Selena Gomez a Euclides.

R. A mí me parece que se nos ha dado una idea de cultura muy clasista. Siempre se ha entendido la cultura como una cosa al alcance de unos pocos. Los libros más cultos son díficiles de leer. 'En busca del tiempo perdido' son siete tomos llenos de frases larguísimas… que a mí me encanta, pero parece que para que sea bueno tiene que ser complicado. Pero, ¿y lo difícil que es llegar a una persona de manera inmediata? ¿Lo difícil que es contar un chiste y que alguien se ría? ¡Eso es súper difícil!

Es una idea de cultura un poco aburrida. No se trata de despreciar a los autores o a los arquitectos de los que me han hablado, pero es que hay tantas cosas más que son interesantes, pero que al ser más accesibles parece que tienen menos mérito. Que no es fácil escribir un 'best seller', ¡escribe tú un 'best seller' a ver!

Foto: Enrique Villarino.
Foto: Enrique Villarino.

P. Eso enlaza con la idea de renegar del concepto 'guilty pleasure' [placer culpable].

R. El 'guilty pleasure' es un concepto que tiene que ver con un imaginario colectivo que ha decidido que de algunas cosas que te gustan te tienes que avergonzar y de otras te tienes que enorgullecer. De Justin Bieber o Britney Spears te tienes que avergonzar, pero Bach está bien que te guste. A mí me gustan mucho Bach y Britney, y cada uno me aporta unas cosas distintas.

Mira, por ejemplo los Beatles, que ahora es una cosa muy purista, muy intocable… pues su público era el mismo que el de Taylor Swift, chicas de 13 años que gritaban muchísimo en los conciertos. Igual que ahora hay fotógrafos que reniegan del digital porque dicen la auténtica fotografía es analógica. Seguro que cuando empezaron las cámaras de fotos se consideraba que esa tecnología era un invento del demonio porque lo que había que hacer era pintar cuadros.

P. En el festival Princesas y Darth Vaders diste una charla argumentando que Kim Kardashian va por delante del lenguaje. Explica esto, por favor.

R. En general Kim Kardashian es una persona muy poco respetada porque nadie sabe encasillarla. No sabemos qué es. ¿Es modelo? ¿Es actriz? ¿Es cantante? ¿Es diseñadora? No es nada de eso y es todo, es una mezcla. Y como no sabemos ponerle una palabra a lo que ella está haciendo, nos resulta despreciable. Así que en realidad el hecho de que a Kim Kardashian no se la respete es un problema de lenguaje.

Hay gente que piensa que la única forma de aprender es leyendo libros, pero leyendo tuits aprendes muchas cosas también

Porque el lenguaje es lo que crea la realidad, el lenguaje de las distintas culturas nos da información sobre cómo es esa cultura. Por ejemplo, hay algunas palabras que solo existen en algunos idiomas: la palabra "sobremesa" solo existe en español y eso dice algo de nosotros.

Lo que le pasa a Kim Kardashian es que está creando una realidad que va por delante del lenguaje. Todavía no hemos sido capaces de crear una palabra para definir qué es lo que está haciendo. Utilizamos palabras como "empresaria"… que sí, que es verdad que es empresaria, pero hay mucha más gente que es empresaria y no ha hecho lo que ha hecho ella.

P. ¿Y qué es lo que ha hecho ella?

R. Ella es una persona que ha cambiado totalmente el concepto del entretenimiento. Los 'reality shows' se consideran telebasura y son quizá el formato de entretenimiento que más se acerca a lo que el ser humano busca: simplemente otros seres humanos. Lo que más nos gusta es saber cómo son las vidas de los demás y esa necesidad es cubierta por los 'reality shows'.

No fue solo Kim Kardashian pero ella es, junto con otras personas, pionera en crear un formato de entretenimiento que tiene que ver simplemente con ser tú mismo. No es nada fácil ser tú mismo, es muy difícil resultar interesante año tras año. Por ejemplo, los Osbourne también hicieron un 'reality', pero no cuajó y duró un par de temporadas. Las Kardashian llevan trece temporadas, es que llevan diez años. Fíjate en lo valioso que es que tu vida sea interesante para los demás durante diez años.

P. ¿En España tenemos alguien que se pueda parecer a esa figura todavía sin calificar?

R. Yo creo que en España lo que más se parece a las Kardashian es Dulceida. Porque ha creado un imperio de la nada, que es lo mismo que hicieron las Kardashian. No continuaron una cosa, la crearon de cero. Dulceida empezó por aquella época también, por 2006, y fue una de las pioneras en hablar de moda en internet. Ella hablaba de qué 'outfits' llevaba, qué zapatos… y es que eso es muy interesante, muy llamativo.

Una publicación compartida de Aida Domenech (@dulceida) el

Yo he consumido muchísimos blogs de moda a lo largo de mi vida porque yo quiero saber dónde se compra la gente la ropa. Esos zapatos tan guays, ¿dónde los has comprado? Hay veces que yo voy andando por la calle y veo a alguien y me gustaría poder decirle: "Dónde te has comprado esos pantalones porque me flipan y los quiero tener". Entonces Dulceida te abre una ventana a todo su mundo: qué se compra, cuánto cuesta, si es cómodo o no, cómo combinarlo… ella y otras personas se inventaron todo eso. Y algunas se quedaron por el camino, pero ella ha seguido construyendo su imperio.

P. Hablaste también de cómo Kim Kardashian ha cambiado la pirámide de la belleza. Veo un paralelismo entre esa idea y tu desprecio por la diferenciación entre alta y baja cultura.

R. Sí, otro de los méritos que tiene Kim Kardashian es que ha cambiado el concepto de belleza. Ella reivindicó su cuerpo, enseñándolo de forma desvergonzada a pesar de que tenía unas formas que no encajaban en el canon de belleza de la época. Y sin embargo a ella eso le dio igual.

A lo largo de la historia siempre ha habido un canon de belleza al que aspirar. Ese canon ha ido cambiando, pero siempre había uno al que tenías que parecerte. Pero con Kim Kardashian ha dejado de existir el concepto de que siempre haya un único tipo de belleza al que tienes que aspirar si quieres ser guapa. La belleza ha dejado de ser piramidal, con lo mejor en la punta de pirámide. Kim Kardashian ha conseguido que esa pirámide se convierta en un plano infinito, hay millones de cánones de belleza ahora.

Eso está muy relacionado con Instagram, tú ves a un montón de gente subiendo fotos 'shamelessly' [sin vergüenza] de sí mismos, eso es muy importante. Como antes solo estaba representado un único modelo de belleza, tú veías eso, no te parecías y creías que eras fea, y eso es muy doloroso.

Y de repente empiezas a ver un montón de gente súper dispar, cada uno de una manera. Ahora todos nos atrevemos a publicar fotos de nosotros como nos da la gana: medio en pelotas o muy tapadas… y ya no nos da vergüenza, yo soy así y ya está. El mensaje que lanza Kim Kardashian no es "tú tienes que ser como yo para ser guapa", es "tú tienes que ser como tú". Pero fíjate que al mismo tiempo también está diciendo que si hay algo de ti que no te gusta, lo puedes cambiar y no pasa nada.

P. En un vídeo dijiste: "Yo no soy ni de izquierdas ni de derechas, soy de MTV". ¿No te interesa la actualidad política en absoluto?

R. A mí me interesa mucho la política, pero no me interesan los políticos. La política me interesa desde el punto de vista sociológico, histórico, antropológico… por qué la sociedad de EEUU es distinta a la de España, por ejemplo. Pero los políticos no me interesan. Digo lo de "ni de izquierdas ni de derechas" porque eso me suena a posicionarme con un partido concreto. Pero yo sí me posiciono en cuestiones políticas. Yo no pienso "son todos iguales" porque no es así. Por ejemplo, el PP quería volver a la antigua ley del aborto. Pero en general me cuesta ver cómo afecta la política a mi vida. Todavía estoy esperando que aparezca un político que yo lo escuche y diga: "¡Claro que sí, joder!".

P. Por ejemplo un tema en el que sí te has pronunciado es la igualdad de género, como cuando proclamaste: "Que no os engañen, no hay un feminismo bueno y otro malo".

R. Es que en el feminismo hay muchos caminos. Hay feministas que están a favor de abolir el trabajo sexual y hay otras que creen que tú puedes ser feminista siendo prostituta o actriz porno. Hay unas que creen que el papel del hombre es muy importante en el feminismo y otras que piensan lo contrario. Lo que para mí es la base del feminismo es que no nos llevemos mal entre nosotras, que hablemos y dialoguemos, porque hay un bien común que buscamos todas.

Foto: Enrique Villarino.
Foto: Enrique Villarino.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios