polémica en el festival de cannes

¿El Uber de los cines? Netflix amenaza con matar las salas: "Les ciegan los algoritmos"

La plataforma de 'video on demand' deja de lado a las salas en su estrategia comercial. Los exhibidores españoles lamentan la postura

Foto: Bright, la película de Will Smith para Netflix, se encuentra en el centro de la polémica. (Netflix)
Bright, la película de Will Smith para Netflix, se encuentra en el centro de la polémica. (Netflix)

Deberían ir de la mano, pero Netflix y los exhibidores de cine andan a la gresca. ¿El motivo? La polémica suscitada por el festival de Cannes, que a partir del año que viene vetará la participación de películas producidas por la plataforma de vídeo 'online' si estas no se estrenan también en salas comerciales. Los últimos en sumarse al debate, Pedro Almodóvar y Will Smith, lo hacen desde posturas enfrentadas y en España los exhibidores no se muestran nada contentos.

"Netflix ha ayudado a que mis hijos tengan un mayor conocimiento del cine", ha expresado Smith desde Cannes, localidad que estos días acoge la 70 edición del certamen cinematográfico más importante del año. Almodóvar, por contra, cree que las películas que optan a los premios de un festival de cine deberían proyectarse en las salas comerciales. "Sería una enorme paradoja", ha expresado el realizador, que la cinta que gana un festival no se proyecte en la gran pantalla. De fondo, sin hacer mucho ruido, Netflix se defiende. "El 'establishment' nos está provocando una encerrona", ha escrito Reed Hastings en Facebook. Teknautas se ha puesto en contacto con la plataforma, pero no ha recibido respuesta al respecto.

La polémica ha surgido a raíz del aterrizaje de Netflix en la cita francesa. 'Okja' y 'The Meyerowitz Stories', los últimos trabajos de Bong Joon-ho y Noah Baumbach, se proyectarán en la sección oficial del festival y optarán a la Palma de Oro, hecho que ha provocado la reacción airada de los exhibidores franceses. Los cines galos creen que esta política de Netflix, la de estrenar directamente en la plataforma sin pasar por las salas de cine, no sólo pone en peligro su modelo de negocio sino que tendrá un peaje sobre la calidad de las producciones de los años venideros.

Will Smith y Pedro Almodóvar han escenificado en Cannes las dos posturas enfrentadas en la polémica entre Netflix y las salas de cine. (EFE)
Will Smith y Pedro Almodóvar han escenificado en Cannes las dos posturas enfrentadas en la polémica entre Netflix y las salas de cine. (EFE)

El festival se ha cubierto las espaldas y de cara al año que viene ha anunciado una nueva medida: todas las películas que compitan en Cannes tendrán que estrenarse en salas comerciales antes de hacerlo en una plataforma de 'video on demand'. "Yo tampoco concibo que una Palma de Oro no se pueda ver en la pantalla grande. En ese sentido, Amazon es más sensata y sí permite la exhibición cinematográfica de los títulos que adquiere", explican a Teknautas fuentes del sector de la exhibición en España.

Ramón Colom, presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles (FAPAE), se postula más cerca de Will Smith que de Pedro Almodóvar. "Entre no ver una película o verla en Netflix, prefiero Netflix. No hay salas para ver determinadas cintas, sobre todo si vives en Ciudad Real, Cáceres o Zaragoza. Y es un problema que las plataformas, de alguna manera, resuelven", admite.

Entre no ver una película o verla en Netflix, prefiero Netflix. No hay salas para ver determinadas cintas en Ciudad Real o Badajoz

El caso de Amazon muestra la voluntad del gigante 'online' de llevarse bien con las salas de cine (a a las que necesita para poder colar sus producciones en las temporadas de premios). El año pasado anunció una ventana de 90 días entre el estreno en salas y la exhibición en Prime Video para que el espectador tuviera un acicate a la hora de pagar por una entrada. 'Manchester Frente al Mar' es uno de esos ejemplos de película que se ha proyectado en salas y que a principios de mayo llegó a la plataforma online, aunque sólo en Estados Unidos.

"En España, por ley, no hay ventanas", aclara Borja de Benito, portavoz de la Federación de Cines, que recuerda que no existe una legislación que obligue a las productoras a esperar un tiempo concreto entre el estreno comercial y el estreno en Netflix. "Suele estar en torno a los cuatro meses pero la ley que lo regulaba ha quedado obsoleta ya que no contemplaba las nuevas plataformas", aclara de Benito.

'Okja', de Bong Joon-ho, es una de las cintas a concurso en Cannes que produce Netflix.
'Okja', de Bong Joon-ho, es una de las cintas a concurso en Cannes que produce Netflix.

"No están por la labor y se mantienen en la verdad absoluta de que lo suyo sólo lo emiten ellos", lamenta Colom. El presidente de FAPAE cree que es un problema que se podría arreglar "con sensibilidad" ya que la solución al problema "es más fácil de lo que parece". Adoptar el modelo de Amazon, y estrenar un par de meses de manera exclusiva en cines, sería la forma de tener a todos los actores contentos.

Confrontación y falta de transparencia

Desde las salas de cine, las fuentes consultadas por Teknautas lamentan varios aspectos. Uno de ellos es la ausencia de diálogo por parte de Netflix —"ni siquiera contemplan el estreno simultáneo en salas"— que ha llevado a situaciones paradójicas como el estreno de 'Ya no me Siento a Gusto en Este Mundo', cinta que ganó el Gran Premio del Jurado del pasado festival de Sundance, y cuyo estreno pasó sin pena ni gloria. "No dudo del valor que que pueda tener en un futuro Netflix como productora o compradora de títulos que cuesta financiar, pero no debería dejarse cegar por sus números y algoritmos y abrazar un poco el lado romántico del cine".

De Benito también acusa a Netflix de no ser transparente en la medición de las audiencias. El portavoz cree que sería interesante que se sometiera a la plataforma de vídeo online a las mismas mediciones: "Nadie conoce las audiencias de sus películas o sus series. Es un mundo en el que vas a ciegas. En el cine tienes todos los datos de asistencia en la web del ministerio de Cultura. Sabes dónde está cada espectador y qué ha ido a ver".

Netflix se hizo con los derechos de una de las ganadoras del último Sundance que proyectó pocas semanas después

El portavoz de la Federación de Cines también señala un punto, a su juicio, importante: la paradoja de que una compañía cuyo negocio se basa en el cine y las series se niegue a proyectar películas en su formato natural, el de la sala de cine. "Desde un punto de vista industrial, es una paradoja. Si lo miras con un prisma corporativo, es lo ideal para ellos aunque no lo sea para la industria. Todos formamos parte de ella y tenemos que coexistir".

En la actualidad, la legislación francesa establece un periodo de 36 meses entre el estreno en cines y la exhibición en plataformas de 'streaming' lo que obligará a Netflix a tomar una decisión de cara a las próximas ediciones del festival: pasar por el aro de la cita más importante del año en el circuito de festivales o renunciar a la publicidad que supone estrenar en el lugar donde se han forjado algunas de las mayores leyendas de la historia del séptimo arte.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios