Es noticia
Menú
'Software' con sentido del humor, o cómo crear memes automáticos (y graciosos)
  1. Tecnología
y lo sabes

'Software' con sentido del humor, o cómo crear memes automáticos (y graciosos)

Investigadores estadounidenses han conseguido crear un algoritmo que vincule imágenes virales con las palabras clave de chistes humanos. Un primer paso para que la inteligencia artificial cree humor

Foto: Grumpy Cat
Grumpy Cat

¿Nunca te has preguntado de dónde puede salir el ingenio suficiente para hacer tantísimos chistes con el “y lo sabes” de Julio Iglesias o el Batman que abofetea a Robin? Detrás hay gente con mucha inventiva o tiempo libre. Es decir, cerebros, con su materia gris, sus neuronas y un poquito de inspiración de musas. Entonces, ¿es posible que una máquina cree humor viral?

En esas andamos. Dos investigadores de la Universidad Carnegie Mellon acaban de presentar sus primeras conclusiones sobre una máquina que sea capaz de generar memes de forma automática y que, por supuesto, provoquen risa. El Forever Alone, el Gato Químico o el Batman que abofetea a Robin, dispuestos para expandirse por los muros de Facebook de todos los cuñados del mundo.

“No hay aún mucho trabajo sobre entender los memes”, explica a Teknautas William Yan Wang, el investigador que ha desarrollado este invento junto a Miaomiao Wen. “Los memes son muy interesantes como fenómeno web”: la gente los descarga de páginas creadas ex profeso y los comparte alegremente en su muro de Facebook o en el grupo de WhatsApp de la familia. Que levante la mano quien no haya recibido uno.

William y Miaomiao empezaron a investigar cómo conseguir “captar la esencia del humor en las imágenes”. La idea es que la imagen no es graciosa sin el texto. Hay que buscar cómo generar esos textos y que casen a la perfección con un superhéroe furioso o con un gato que da lecciones de catedrático. Manos a la obra.

Estos investigadores descargaron más de 260.000 imágenes con texto de webs como I Can Has Cheezburger (un verdadero repositorio de imágenes virales, donde los gatitos juegan un papel importante) o Meme Generator. Las subieron a la búsqueda inversa de imágenes de Google, esa en la que mandas una foto y el servicio te muestra enlaces relacionados. Al devolverlos, informaba también de las palabra clave. Por ejemplo, el Gato Químico, Chemistry Cat, tendría por lo menos dos: chemistry y cat. Probablemente, en la mayoría de chistes se repetirían otros términos como elementos químicos o herramientas de laboratorio. En el Forever Alone, sucede lo mismo con vocablos vinculados a la soledad.

Los resultados de cada imagen se combinan. La máquina los ordena en una especie de clasificación por puntos, para determinar cuáles son las palabras más adecuadas y, por tanto, más proclives a generar el efecto cómico.

El “primer paso”

Sin embargo, esto es tan solo “el primer paso”, tal y como lo describe William. El algoritmo que han diseñado él y Miaomiao puede encontrar memes escritos por humanos pero no generar los suyos propios “palabra por palabra”. De momento. William espera que, en un futuro, los ordenadores puedan crearlos “completamente exclusivos”.

Hasta entonces podemos ver cómo vinculan chistes de humanos con imágenes. Los resultados que han mostrado son dispares. En el estudio se ilustra con la siguiente imagen:

En la columna de la izquierda, vemos memes generados por humanos. En las otras dos, textos realizados por la máquina. Sin embargo, en la columna del medio no hay juegos de palabras o chistes, pero la máquina ya ha sido capaz de determinar cuáles son algunas de palabras más adecuadas para cada fotografía: “química”, “Batman”...

La máquina los ordena en una clasificación por puntos, para determinar cuáles son las palabras más proclives a generar el efecto cómico

En la última columna se obra el milagro: la máquina ha conseguido ir más allá y que juegos de palabras creados por humanos vayan a su meme correspondiente. En el caso del Chemistry Cat, podemos ver, gracias a la combinación de términos que se repiten en otros memes, que recupera un chiste protagonizado por este minino: “Ven a la taberna del Gato Químico: precios diarios geniales y aún mejores nitratos”. No está mal. El del Forever Alone también ha acertado, con los fallos gramaticales en el original en inglés (“Crea un meme de Forever Alone. No tiene a nadie a quien mostrárselo”).

En el tercero, ya han sido capaces de crear un chiste automático, aunque, como vulgar tuitstar, se lo han robado a otro: si bien se incluyen las palabras “Batman”, “Robin” y “bofetada”, pistas para que el algoritmo escogiese la que podría ser la imagen idónea, el chiste fue creado originalmente para la Novia Psicópata (Overly Attached Girlfriend): “¡Guau! ¿Viste a Batman abofetear a Robin? ¿Hay alguien a quien quieras abofetear?”.

“Estamos haciendo que las máquinas sean capaces de generar humor para nosotros”, concluye William emocionado. Él y Miaomiao trabajan para que la inteligencia artificial sea capaz de crear los chistes virales del mañana, y de momento parecen ir por buen camino. ¿Serán capaces de lograrlo?

¿Nunca te has preguntado de dónde puede salir el ingenio suficiente para hacer tantísimos chistes con el “y lo sabes” de Julio Iglesias o el Batman que abofetea a Robin? Detrás hay gente con mucha inventiva o tiempo libre. Es decir, cerebros, con su materia gris, sus neuronas y un poquito de inspiración de musas. Entonces, ¿es posible que una máquina cree humor viral?

Inteligencia Artificial Humor
El redactor recomienda