costará entre 750 y 900 euros

Dos ingenieros madrileños crean un sistema para transformar cualquier bici en eléctrica

La 'startup' Ebike 75 acaba de firmar un acuerdo con la cadena de tiendas In Bicycle We Trust para vender el kit en sus establecimientos. El invento es compatible con el 95% de las bicicletas

Foto: Dos ingenieros madrileños crean un sistema para transformar cualquier bici en eléctrica

“Al principio era casi como un juego”. Javier Reguero y Bruno Fernández rememoran así el origen de su aventura. No hablamos de ningún proyecto que incorpore un sofisticado algoritmo ni de una startup revolucionaria que prometa cambiar el día a día de la gente, aunque bien pensado, tal vez sí que lo haga. ¿Por qué no convertir la bicicleta convencional en eléctrica? Dicho y hecho: han creado el kit Ebike 75 y ya se distribuye a nivel nacional.

La bicicleta eléctrica no es nueva, desde luego, pero la posibilidad de convertir cualquier bici en una con propulsión abre un nuevo horizonte a esta pequeña startup que ha firmado un acuerdo con la cadena de tiendas In Bicycle We Trust, mediante el cual el dispositivo puede adquirirse ya en sus establecimientos. El acuerdo consolida una aventura en la que ambos emprendedores llevaban años invertidos.

El conjunto se compone de un motor, su correspondiente batería, una rueda que sustituirá a la existente, y una pantalla para gestionar el sistema

“Empezamos a trabajar en un prototipo, vimos que funcionaba y a nuestros familiares y amigos les encantaba, y en poco tiempo nos centramos por completo en este proyecto, que pensamos que tenía un enorme potencial y que estaba aún por explotar”, explica Javier Reguero detallando una odisea emprendedora en la que llevan invertidos 400.000 euros. El retorno de esta inversión está a un par de pedaleadas: si las previsiones no fallan, en un año facturarán medio millón de euros, recuperando el desembolso y borrando los números rojos de la cuenta.

Las bicis 'transformer'

El kit desarrollado por estos ingenieros podrá ser instalado, como explican, “en el 95% de modelos de bicicletas del mercado”. Sí, en un abrir y cerrar de ojos nuestra bici de toda la vida se transformará en un medio de transporte motorizado que nos ayudará a superar cuestas y sobre todo, evitará que lleguemos al trabajo con aspecto de haber subido el Tourmalet. Aunque la motorización de la bicicleta no saldrá barata: Ebike 75 costará “entre los 750 y 900 euros”, una barrera de entrada que dejará fuera a muchos usuarios, pero que sin embargo lo sitúa como una alternativa real para el comprador de la bicicleta eléctrica convencional.

Precisamente, una de las grandes ventajas del kit creado por los madrileños es que cada usuario puede comprarse el modelo de bicicleta que más le guste y después incorporar el kit, cuya instalación “es bastante sencilla, y además reversible”, explican sus creadores. El conjunto se compone de un motor, su correspondiente batería, una rueda que sustituirá a la existente, y una pantalla para gestionar el sistema.

No sorprende descubrir que el usuario dispondrá también de una app para gestionar el sistema desde el móvil, y desde la cual en un futuro se podrá conecta a los sensores y cadencia para explotar a posteriori toda la información que proporcionen. El cliente podrá adquirir online el kit, aunque sus creadores recomiendan instalarlo en alguna de las tiendas de la cadena, donde además podrá personalizar la instalación a voluntad. Una apuesta ambiciosa en la que nadie quiere mirar atrás: “hemos dejado nuestros trabajos”, sostienen sus creadores como mejor aval de futuro.

Este par de madrileños se enfrentaban a la pesadilla diaria de los atascos: el tiempo y dinero que perdemos tras el volante ha pasado a ser un auténtico problema que afecta a la economía y a la salud de los usuarios. ¿Por qué limitar el traslado al trabajo al coche o al metro? La bicicleta es un medio de transporte que se encuentra en plena eclosión (con un crecimiento en ventas que rozó el 12% en 2014) y las perspectivas son todavía mejores. Sin embargo, la bici en las ciudades se enfrenta a un gran problema: las cuestas. Porque tampoco es cuestión de llegar chorreando al trabajo. 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios