una bici eléctrica casera o un coche solar

Cinco ingenios paquistaníes que demuestran que inventar no es una cuestión económica

Desde un ventilador que funciona a gas en vez de con electricidad hasta carromatos equipados con wifi, estos inventos demuestran que la innovación está al alcance de cualquiera que tenga ingenio

Foto: Cinco ingenios paquistaníes que demuestran que inventar no es una cuestión económica

Alan Adler, ingeniero, profesor retirado de ingeniería mecánica en la Universidad de Stanford e inventor, publicaba en Teknautas una columna el pasado mes de abril con el inspirador título Tú también puedes inventar. En su opinión, basta con trabajar duro y ponerse en la piel de la gente a tu alrededor para pensar qué necesitan, qué podría hacer sus vidas mejores, más cómodas o más entretenidas. "Un buen invento no es solo una forma diferente de hacer algo. Es una forma mejor".

Esa, decía, es la base de la innovación, una palabra que asociamos siempre con grandes empresas, países a la cabeza del desarrollo mundial o universidades punteras. Pero como decía el profesor Adler, inventar está al alcance de cualquiera dispuesto a darle a la cabeza y a trabajar duro.

No es habitual hablar de Pakistán en las noticias de tecnología, ya que rara vez son protagonistas de la escena de la innovación y el desarrollo, pero eso no quiere decir que no haya entre sus ciudadanos mentes agudas con grandes ideas por las que están dispuestas a apostar todo lo que tienen, por poco que sea. Se trata básicamente de remediar problemas de sus conciudadanos. Desde aquí miramos esos inventos con sorpresa y diversión, pero detrás de ellos hay buenas dosis de ingenio y superación de dificultades.

1. Un ventiladores a gas

Acostumbrados a tener la electricidad al alcance del enchufe, quizá no caigamos en la cuenta de que la situación no es así en otros países. En en algunos (muchos) de ellos, además, hace mucho, mucho calor.

Pakistán es uno de esos casos, así que uno de sus ciudadanos, Waheed Babar, se puso manos a la obra hasta perfeccionar su invento: un ventilador a gas. Funciona tanto con gas natural como con gas licuado de petróleo, y puede estar en marcha hasta 400 horas con solo un kilo de fuel, lo que significa que por apenas 6 rupias (unos pocos céntimos de euro), los paquistaníes pueden aliviar el calor durante todo el día.

El trabajo de invención de Babar le ha llevado nada menos que 25 años hasta que perfeccionó su obra. "Si a la primera no lo consigues, lo intentas otra vez, y otra vez, y otra". Babar no tiene una educación formal, sino que aprendió viendo trabajar a su padre, que inventó años atrás un ventilador que funcionaba con queroseno, una opción mucho más inestable, peligrosa y cara que el gas natural. 

2. Una bicicleta eléctrica hecha a mano

Naeem, sin estudios de ingeniería más allá de lo que aprendió de los libros de su hermano mayor, es admirado por los amantes de las bicicletas eléctricas de todo el mundo. Con sus manos y menos de 200 dólares, y en 12 años, construyó su propia bicicleta eléctrica que, vale, no es muy bonita, pero es eficiente, rápida y fácil de manejar. 

El corazón de la bicicleta es el motor de un ventilador marca Toyota modificado por Naeem hasta conseguir que alcanzase el voltaje y la eficiencia necesaria. Con piezas sacadas de coches y desguaces construyó el resto del mecanismo. El resultado es una bicicleta que alcanza los 60 kilómetros por hora en terreno plano, manteniendo la estabilidad y sin desmontarse por el camino, lo que ya tiene su mérito. 

Según Electric Bike, Naeem siempre quiso construir un vehículo así, antes incluso de conocer internet y de saber que existían las bicicletas eléctricas. En realidad, lo que deseaba era un coche eléctrico, algo muy difícil de alcanzar para la gente de a pie en Pakistán.

Tampoco tener una bicicleta eléctrica ha sido fácil. El día que completó su construcción, después de adquirir la pieza más cara, una batería de plomo-ácido, tuvo un accidente con la bici que no solo se causó lesiones de moderada gravedad, sino que destruyó la batería. El suelo de Naeem se retrasó varios meses más, mientras ahorraba para una nueva. 

3. Un coche aerodinámico

Cinco meses de trabajo intensivo, un esfuerzo colectivo, casi 5.000 euros de inversión... Y el resultado: un coche aerodinámico y respetuoso con el medioambiente construido para un solo pasajero. Es la obra de un equipo de estudiantes y profesores del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad COMSATS, en Islamabad. El vehículo representó a Pakistán en el Salón Internacional del Auto de Manila en abril de este año.

El vehículo tiene un motor de 70cc y ha sido construido con fibra de vidrio para hacerlo más ligero. Mide unos tres metros de lago, 1,2 de alto, pesa 200 kilos y pude cubrir unos 60 kilómetros con un litro de combustible. 

Como muestra de entusiasmo y de orgullo por su trabajo, el equipo bautizó al coche como Rush, que significa prisa o acelerón. Desde luego, el diseño no tiene nada que envidiarle a los más coches futuristas de las series ochenteras.

4. Un coche con paneles solares

Si no renunciarías a una comida gratis, ¿renunciarías a un trayecto en coche gratis? Lo mismo pensó Aslam Azad cuando decidió sustituir la carrocería de este coche por paneles solares: que no necesitase más combustible que la luz solar para circular.

Hace aproximadamente una década, se podían ver circular por Pakistán miles de coches equipados con kits de gas natural comprimido, un sustituto más limpio y sobre todo más barato de la gasolina. Se convirtieron en uno de los países con más presencia de este combustible, en parte porque el gobierno del país estaba detrás de una campaña de apoyo que animaba a los ciudadanos a utilizarlo.

Las cosas han cambiado desde entonces: la materia prima escasea y la oferta no cubre la demanda de gas natural comprimido. Como resultado, su precio es mucho más alto y muchos pakistaníes no pueden llenar el depósito. Asi que Azad, un empresario de Islamabad, se ha propuesto resolver el problema, gastando alrededor de medio millón de dólares de su bolsillo para construir un coche solar.

Su vehículo se encuentra en fase de pruebas, de momento exitosas. Además de cargarse con el sol, el motor funciona como generador cuando el coche va a velocidad de crucero. También puede cargarse con una fuente de electricidad directa. 

5. Carromatos con wifi

Llamados rickshaws, estos pequeños vehículos con tres ruedas son una de las formas de transporte público más populares de Pakistán. Se utilizan desde hace décadas, pero últimamente se han actualizado con una importante innovación: incorporarán acceso wifi para sus pasajeros así como posicionamiento por GPS.

Es parte de una campaña de marketing puesta en marcha por Ufone, una de las operadoras de telecomunicaciones más grandes del país, que además ha rediseñado los vehículos, dándoles una forma ovalada y pintándolos de plateado, lo que hace que se parezcan mucho al coche autónomo de Google. 

Puede parecer algo frívolo el hecho de trabajar para ofrecer conexión a internet en un país con otras necesidades más apremiantes, pero lo cierto es que llevar la red allí donde no la hay es una de las formas de potenciar el desarrollo, ya que da a los ciudadanos acceso a información sobre temas importantes como la salud y la salubridad, ciencia, innovación, alimentación, educación, etc. 

Sin embargo, en el caso concreto de los rickshaws, no han faltado voces que han señalado que quizá, antes de ponerles wifi, habría que haber empezado por hacerlos algo más seguros, ya que se trata de vehículos sin puertas y ciertamente inestables en el que el pasajero puede terminar por los suelos en medio del intenso tráfico de las grandes ciudades de Pakistán.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios