de la mano del estudio creativo near future

Un 'catálogo de Ikea' de ciencia ficción muestra el futuro de la tecnología

Este muestrario futurista contiene artículos como una manta que cambia de color según las emociones de tu gato y unas gafas “protectoras de muchedumbre” que te aíslan de las masas

Foto: Un 'catálogo de Ikea' de ciencia ficción muestra el futuro de la tecnología

Una vez instalado en el retrete, MeWee analiza las muestras biológicas humanas para medir parámetros como la concentración de hormonas, nitritos y leucocitos, así como su pH y su color. Los más atrevidos (y menos pudorosos) pueden compartir esta información con su familia y amigos a través de las redes sociales.

Sin salir del baño, nos dirigimos a la ducha para hablar de las prestaciones de Mood Swaddle, una toalla inteligente que te ayuda a entender a tu mascota. Ya tengas un gato o un cordero, una oveja o un cerdo, la prenda detecta las feromonas que desprende el animal para determinar su estado de ánimo.

¿Te interesa alguno de estos novedosos productos? Si quisieras adquirirlos, antes de echar mano a la cartera o incluso de empezar a ahorrar, tendrías que aguardar pacientemente a que salieran al mercado. Si es que llegan a inventarse algún día...

Ambos forman parte de un catálogo ficticio que incluye otros 164 artículos tecnológicos, entre los que se incluye el VacationBot, un programa que se encarga de llenar tus perfiles en las redes sociales de maravillosas fotografías de los sitios donde no has ido de vacaciones. Si existiera, podrías ser la envidia de tus seguidores sin moverte de casa.

De compras por el futuro cotidiano

Quizá la ciencia aún no haya conseguido que puedas encontrarlos en las tiendas, pero no les falta utilidad ni razón de ser. Están pensados para satisfacer necesidades cotidianas. “En el TBD Catalogue representamos el futuro cercano con sus inevitables fallos y teniendo en cuenta los aspectos más ordinarios y normales de la vida y la tecnología”, explica a Teknautas uno de los responsables de la obra, Fabien Girardin.

Este informático es uno de los fundadores de Near Future Laboratory, el estudio que está detrás de este inventario de productos del mañana. Según afirma, se dedican a “diseñar ficción”. Se adelantan en el tiempo para pensar en el futuro “como si fuera ahora” y especular acerca de las posibilidades de un mundo digital inexistente pero realista.

'No descartamos nada porque una tecnología hoy sea muy cara o imposible ¿Qué pasa si en un futuro hay un cambio revolucionario?'

“Pensamos en las implicaciones sin hacer pronósticos. Diseñamos elementos sin ser demasiado concretos con los detalles”, explica Girardin. Su objetivo no es que los prototipos que idean se acaben fabricando, sino abrir debates sobre los desarrollos que están por venir. “Nuestro trabajo sirve para acercarnos a conceptos todavía embrionarios y poder así descartarlos, mejorarlos o reconsiderar lo que hoy en día damos por sentado”.

En este caso, han plasmado sus ideas en un catálogo impreso al presagiar un futuro “donde las pantallas estarán tan saturadas y desbordadas de información que habrá que recurrir a otros medios como el papel”, afirma el informático.

Sin embargo, en Corner Convenience, otro de sus proyectos, han diseñado un periódico para mostrar una tendencia que les resulta evidente: cualquier desarrollo tecnológico, hasta los más innovadores, acaban integrándose en los artículos más sencillos de la tienda de la esquina.

Para Wining Formula también han elegido el soporte de un diario. En esta publicación ficticia plasman las posibles consecuencias de la innovación aplicada al deporte. Sus páginas hablan del rendimiento de los futbolistas en base a los datos tomados por sensores y de partidos saboteados mediante ataques informáticos. También anuncian métodos de selección genética para obtener un “hijo ganador” como si fuera una marca de cereales.

Ficción realista

“Queremos que nuestros diseños se hagan realidad en cierto modo y existan como si fueran parte de ese mundo que estamos describiendo”, sostiene Girardin. Sus ideas provienen de su propia experiencia y del diálogo que mantienen con expertos en diferentes campos, desde makers hasta académicos, artistas y escritores.

“Normalmente empezamos con algo breve”, señala. “Pueden ser unas cuantas frases que describan una investigación o una idea”. A la hora de plasmarla en un boceto, cuentan con la ayuda de una guía, el Product Design Work Kit, que han puesto a disposición del público para que cualquiera pueda hacer sus propios diseños.

Tras seleccionar el tema, conversan sobre las preocupaciones que les sugiere, las ambiciones, los miedos, y las necesidades de la sociedad en torno a él. “Tenemos en cuenta la evolución de los modelos productivos, la dinámica de la creatividad, las leyes, los valores estéticos y culturales”, detalla Girardin. Finalmente, utilizan todas las aportaciones como punto de partida para idear prototipos prácticos y funcionales.

Le dan menos importancia a la parte técnica porque no quieren ponerle barreras de este tipo a su imaginación. “No descartamos nada porque una tecnología hoy sea muy cara o imposible”, asegura el cofundador de Near Future Laboratory. “¿Qué pasa si en un futuro hay un cambio revolucionario o se eliminan los límites que impiden cierta innovación?”, se pregunta.

Lo cierto es que aún no existen MeWee ni Mood Swaddle, pero el internet de las cosas avanza a gran velocidad y pronto podríamos tener un producto tan descabellado como estos en todas nuestras casas. 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios