Es noticia
Menú
Google se une a la búsqueda del monstruo del Lago Ness con Street View
  1. Tecnología
el buscador cambia su criterio de algoritmo

Google se une a la búsqueda del monstruo del Lago Ness con Street View

Es uno de los misterios más populares a nivel mundial, y ni siquiera las nuevas tecnologías han podido dar una afirmación contundente sobre lo que se esconde (o no) en la masa de agua de Inverness

Foto: El monstruo del Lago Ness, ¿leyenda o realidad?
El monstruo del Lago Ness, ¿leyenda o realidad?

No se cumple un aniversario exacto, pero Google ha querido homenajear a uno de los misterios más universales el mismo día que cambia su criterio de búsqueda. El gigante tecnológico introducirá este martes un nuevo algoritmo de búsqueda para modificar las recomendaciones de los sitios web en los smartphones, de forma que tengan prioridad las páginas adaptadas para dispositivos móviles sin afectar a ordenadores de mesa ni tablets.

Para inaugurar esta nueva etapa –bautizada por los expertos como Movilgeddón–, los de Sillicon Valley han creado un doodle en el que puede verse al monstruo del Lago Ness impulsado por tres alienígenas.

Con el trío de extraterrestres, Google hace alusión a las mil y una teorías sobre la existencia o no del famoso Nessie. Más de 80 años después de que se iniciara la búsqueda de este animal, todos los años al menos una persona asegura haber visto una sombra extraña sobre las aguas de este lago escocés o haber presenciado movimientos sinuosos bajo las frías corrientes del pantano de Inverness. Incluso en 1934 dos personas llegaron a afirmar haber visto al monstruo en lugares diferentes del lago, algo que podría explicarse según las suposiciones que apuntan hacia que el fabuloso ser es una hembra que vive acompañada por un macho y una cría.

La primera imagen de Nessie se consiguió hace 82 años, concretamente en 1933. Hugh Gray fue el afortunado que inmortalizó al monstruo que volvía locos a los aficionados a los misterios, aunque esta instantánea no salió a la luz hasta tiempo después. No fue hasta un año más tarde –el 21 de abril de 1934– cuando el gran público avistó al animal después de que el Daily Mail británico publicara la fotografía de Robert Kenneth Wilson que se ha convertido en una de las más famosas de este espécimen acuático. Después, en 1975, The Sunday Telegraph desveló que la imagen estaba trucada.

Google también se apunta a la búsqueda

Las teorías que no se creen la veracidad de las leyendas indican que, en realidad, Nessie podría ser una onda acuática, un tronco flotando sobre la superficie del agua, la estela de algún barco, una anguila de las que habitan en el lago o un efecto óptico que ha desencadenado en una serie interminable de secretos y enigmas en torno a él. Para intentar desvelar el misterio, Google situó varias cámaras en las proximidades del lago.

Buzos y expertos colaboran con la tecnología Street View para capturar toda la información posible del lago. Tanto la superficie como el entorno submarino estarán disponibles para todo aquél que quiera indagar en la morada de Nessie. Lo más llamativo de la colección de imágenes es el avistamiento de un objeto extraño flotando sobre el agua. “Nos llamó la atención observar eso”, afirmó un portavoz de Google sobre una de las fotos. “¿Será un pájaro, o quizá el monstruo?”, se pregunta dejando en el aire la cuestión que lleva sin resolverse más de un siglo.

Nessie ‘apareció’ en Google Maps

placeholder Imagen ampliada de la zona en la que ha aparecido la figura (Google Maps)

En 2009, un guardia de seguridad británico afirmó haber visto a Nessie navegando por las aguas del Lago Ness. Jason Cooke se convirtió así en la primera persona que avistó a la criatura sin estar en las proximidades de Inverness, puesto que la aparición del monstruo la tuvo desde el ordenador de su casa a través de Google Maps.

A través de las coordenadas 57°12'52.13"N, Longitude 4°34'14.16"W, el buscador de Google –que recoge el 88% de las búsquedas a nivel mundial y a partir de este martes dará prioridad a las páginas web adaptadas para móviles–, mostraba una mancha blanca en mitad de la masa de agua a unos 500 metros de la orilla. Los más escépticos apuntaron a que se trataba de un barco, aunque también hubo quien se aferró a la idea de que por fin la tecnología había descubierto a este ser que podría ser un plesiosario (un tipo de dinosaurio acuático).

No se cumple un aniversario exacto, pero Google ha querido homenajear a uno de los misterios más universales el mismo día que cambia su criterio de búsqueda. El gigante tecnológico introducirá este martes un nuevo algoritmo de búsqueda para modificar las recomendaciones de los sitios web en los smartphones, de forma que tengan prioridad las páginas adaptadas para dispositivos móviles sin afectar a ordenadores de mesa ni tablets.

Escocia
El redactor recomienda