onewheel debutó en el pasado ces 2015

Un monopatín inteligente que hará que te olvides de ‘Regreso al futuro’

Mientras esperamos el 'hoverboard' de la película de los 80, una empresa ha lanzado una tabla con una sola rueda que puede configurarse a través de internet

Foto: Un monopatín inteligente que hará que te olvides de ‘Regreso al futuro’

Miles de fans de Regreso al futuro suspiran por un monopatín volador como el de la película, del que existen un sinfín de proyectos. 2015 es el año al que viaja el protagonista de la cinta, Marty Mcfly, en la segunda parte de la saga. Mientras este vehículo de ciencia ficción sigue sin salir de la pantalla, un proyecto mucho más realista mantiene los pies en el suelo. O mejor dicho, la rueda.

Onewheel nació como una campaña de Kickstarter que, en enero de 2014, pedía 85.000 euros para fabricar un monopatín de una sola rueda que se equilibra automáticamente, toma las curvas con la suavidad de una tabla de snowboard y recuerda al hoverboard de Regreso al futuro. No es de extrañar que lograra más de medio millón de euros.

Un año después, los asistentes al CES2015 pudieron probar por sí mismos este invento, que incorpora un motor de cubo a su única rueda con el que se alcanzan velocidades de hasta 20 km/h, y sensores que se encargan de equilibrar la tabla automáticamente.

El éxito ha sido tan arrollador que ya hay lista de espera, y aunque en febrero se empezarán a entregar los primeros modelos, la fecha de envío estimada es de unas ocho semanas. La peor noticia se encuentra, sin duda, en el precio: los ya considerables 1.500 dólares se transforman en 1.500 euros por culpa del envío internacional.

Sus principales limitaciones se encuentran en la duración de la batería y en su precio de 1.500 euros

¿Cómo es conducir un monopatín más mono que nunca? “Lo primero que notas al subir es que es a la vez familiar y diferente a todo lo que has montado antes”, explica Kyle Doerksen, fundador y director ejecutivo de la empresa tras Onewheel , Future Motion.

El empresario asegura que su conducción es mucho más suave que la de un monopatín: “Tomar las curvas recuerda a una tabla de snowboard o de surf”. Y es que el control es sencillo, basta con inclinarse hacia adelante para avanzar y hacia atrás para detenerse. Y los giros se llevan a cabo apretando con el talón o la punta de los dedos, según corresponda.

En cuanto a su única rueda, se trata de una adaptación –a menor escala– de un neumático de fórmula 1. Según Doerksen, esto permite llevar a cabo más trucos de los que las pruebas iniciales permitían imaginar, así como desplazarse por muchos tipos de terreno, desde asfalto hasta tierra.

Cuando se presentó el prototipo en el CES de 2014, Onewheel todavía tenía sus limitaciones, y en The Verge comentaban cómo las sacudidas del motor eran demasiado grandes. Tras probar la versión definitiva este año, la misma revista alabó el rediseño de la parte electrónica de la tabla.

Conectado a internet y configurable mediante una 'app'

Quizá lo más innovador de este vehículo todoterreno se encuentre en su conectividad digital. El internet de las cosas ya asoma tímidamente la cabeza por el horizonte, y Onewheel no ha perdido la oportunidad de conectarse a la red.

Basta con inclinarse hacia adelante para avanzar y hacia atrás para detenerse; y apretar con los pies para girar

Junto a su debut en la pasada convención de Las Vegas, Onewheel también presentó su propia app, que se conecta al monopatín por Bluetooth. Gracias a ella es posible monitorizar el vehículo y personalizarlo. Por ejemplo, es posible cambiar los sensores de la configuración clásica a otra extrema, perfecta para los más aventureros que quieran probar velocidades mayores.

Con ella también es posible controlar la iluminación LED de la tabla y comprobar el estado de la batería, que se carga en unos 20 minutos y dura casi 10 kilómetros, una autonomía que podría resultar insuficiente para algunos usuarios. Y por supuesto, la aplicación también incluye vídeos de tutorial para los novatos. No sólo eso, sino que es posible actualizar el software del monopatín a través de la app, de forma similar a los coches Tesla.

Onewheel no flota, ni falta que le hace. Los vídeos y comentarios de aquellos afortunados que han podido probar la tabla permiten conjeturar que el vehículo es tan divertido y cómodo de utilizar como aparenta. Sus principales limitaciones se encuentran en la duración de la batería, ese clásico del siglo XXI y, sobre todo, en su elevadísimo precio, que supera al de muchas bicicletas 

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios