El hombre que habló con el hielo para estudiar el cambio climático
  1. Tecnología
Richard Alley, Premio fundación bbva

El hombre que habló con el hielo para estudiar el cambio climático

Este geólogo estadounidense es uno de los mayores climatólogos, y su estudio de los glaciares le permitió encontrar pruebas de los cambios climáticos bruscos

Foto:

"El hielo nos habla de la historia del clima, y es tan sensible al cambio climático que permite generar modelos sobre el futuro con mucha seguridad", explica a TeknautasRichard Alley (Ohio, 1957). Este geólogo estadounidense es una de las mayores autoridades mundiales en materia de climatología, y ahora acaba de recibir el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento por su trabajo para entender el cambio climático.

Alley es el hombre al que el hielo le susurraba. Ha leído en los glaciares la historia del clima, incluidos sus cambios abruptos. "Los núcleos de hielo nos dan un registro perfecto de cómo y por qué el clima cambia, y esto permite generar modelos sobre el futuro con mucha seguridad", explica.

Este glaciólogo ha leído el hielo como si de un archivo climático se tratara. Así ha podido revelar cómo era la atmósfera hace miles de años. Su investigación es tan precisa que ha logrado reconstruir la historia del clima de Groenlandia año a año. Hasta que llegó Alley se ignoraba que los cambios climáticos abruptos existieran, pero su trabajo mostró como las temperaturas medias en grandes zonas del planeta han variado, en los últimos 12.000 años, hasta una decena de grados en menos de tres años.

Gracias a investigadores como Alley es posible comprender cómo fue el clima hace milenios, y teorizar sobre los cambios en años próximos. No en vano, el geólogo está convencido de que nuestro conocimiento sobre el clima "es realmente bueno". Por eso puede asegurar que el cambio que provoca el ser humano sobre la atmósfera "es grande", lo que afectará al clima "y por lo tanto a nosotros también".

A la hora de elegir entre luchar contra el cambio climático o adaptarse a él, Alley lo tiene claro: ambas opciones son imprescindibles y necesarias. "Escoger sólo una u otra opción sería económicamente peor que unir las dos", asegura. La clave, para él, consiste en planificar la estrategia según el conocimiento científico que existe sobre el cambio climático.

Como la absoluta mayoría de la comunidad científica, Alley no tiene duda alguna que "la mayor parte del cambio climático actual es culpa nuestra", aunque acepta que una pequeña parte tenga un componente natural. Sin embargo, es cierto que todavía existen bastantes negacionistas que no aceptan estos hechos. El investigador considera que, cuando la ciencia medioambiental choca con aquello en lo que la gente cree o le hace ganar dinero, "empiezan las discusiones".

¿Hay que preocuparse? Alley considera que sí, porque si el cambio climático aumenta demasiado las consecuencias serán graves. Pero deja abierta una puerta hacia el optimismo: "Todavía no es muy grande, y podemos utilizar este conocimiento para construir un futuro mejor". Y advierte que las decisiones que se tomen no sólo afectarán al medioambiente, sino también a la economía.

Cambio climático
El redactor recomienda